Semana clave – Diario UNO, Perú

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

El presidente Martín Vizcarra ha dicho ayer que nos encontramos en el último tercio de ascen­so de la curva de contagios por coronavirus, la parte más alta y por lo tanto la más difícil, pero que su Gobierno está preparado para enfrentar lo que vendrá en las próximas dos semanas. El jefe de Estado ha explicado, también, que por lo observado en otros países, la evolución de la enfermedad tiene una fase de expansión, llega a un pico alto de contagios y gradual­mente comienza a descender.

De acuerdo a lo señalado por el ministerio de Salud, esta semana y, probablemente, la próxima serán difíci­les, lo cual requerirá de una respuesta contundente de la ciudadanía, pues sabemos lo que viene y por eso te­nemos que estar preparados para enfrentarlo, ¿cómo?, pues quedándonos en casa. No salgamos más que por una emergencia y, sobre todo, cumplamos todas las disposiciones. Si se respeta la inmovilización todo el día, con una semana será suficiente, ha dicho el man­datario.

Asimismo, el Gobierno ha decretado ayer que los días jueves y viernes de la Semana Santa; es decir 9 y 10 de abril, habrá inmo­vilización social obligato­ria, o sea que nadie sale de su casa (ni hombres ni mujeres). Esto significa que todos tendremos un día más –solo por esta se­mana– para quedarnos obligatoriamente en casa. Recordemos que los jueves ya estaba prohibido que salgan los varones y el viernes, las mujeres. Valdrá la pena el sacrificio si se logra reducir el número de contagios, aunque sepamos que no afecta por igual a todos. Los trabajadores independientes que viven del día a día no la están pasando nada bien como aquellos que tienen un sueldo seguro.

Tal como lo ha dicho la ministra del Ambiente, Fa­biola Muñoz, esta semana es clave, pues de la respues­ta que demos todos los ciudadanos depende el tiempo que demore en amainar el número de contagios del Covid-19. Por lo tanto, la reactivación de la economía también dependerá de ello, pues no se puede iniciar esa fase si antes no ha concluido la etapa de conten­ción. Lamentablemente, todavía haya sectores que no respetan las restricciones sanitarias. Si no fallan los cálculos del Gobierno, esta semana o a más tardar la próxima el país llegaría al punto más alto de conta­gios, para luego ir disminuyendo hasta revertirse.

Diario Uno