Ciberseguridad y su impacto en distintos sectores – Por Javier López Casarín

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Esta semana se dio a conocer que China comenzará a probar pagos con una nueva moneda digital en cuatro de sus ciudades principales a partir de la próxima semana. El desarrollo del e-RMB, la primera moneda digital operada por una potencia económica se vio fuertemente acelerado frente al impacto que ha ocasionado en la economía mundial la pandemia del Covid-19.

Si bien, ya hemos comentado que muchas de las transacciones en dicho país se realizan a través de sus smartphones en plataformas como Alipey o WeChat Pay, en esta ocasión la forma de pago a través de una moneda digital será adoptado en los salarios de empleados de gobierno y servidores públicos a partir de este mes. Sin duda, esta decisión significará un parteaguas en la economía de China y del mundo.

Ciberseguridad

Esta noticia nos lleva a la siguiente reflexión, mucho hemos platicado sobre la importancia de la ciberseguridad y de implementar medidas efectivas que protejan nuestros datos personales y dispositivos; la importancia que tiene la innovación en este tipo de tecnologías que a diario va encontrando nuevos y desafiantes retos. Ahora, más que nunca con medidas como la que anuncia China, se convierte en primordial.

Básicamente, la ciberseguridad es la aplicación de tecnologías, procesos y controles para proteger sistemas, redes, programas, dispositivos y datos de ataques cibernéticos. Estos asaltos pueden diseñarse para acceder, extorsionar con el mal uso o eliminar los datos confidenciales de una organización o una persona. Organizaciones médicas, gubernamentales, corporativas y financieras pueden poseer información personal vital sobre un individuo, por lo que un ataque podría perjudicarlas al máximo.

Elegir contraseñas seguras, verificar archivos adjuntos, realizar copias de seguridad de datos, contar con la tecnología esencial que brinde herramientas capaces de identificar ataques, protejan los sistemas, detecten y respondan a amenazas, son algunos de los puntos que debemos cuidar tanto a nivel particular como general. Los ciberataques cuestan a las organizaciones miles de millones de pesos y pueden causar graves daños; las empresas afectadas pueden perder datos confidenciales, poner en riesgo vidas, enfrentar grandes multas, así como daños irreparables a su reputación.

Desde el momento en que una empresa se encuentra conectada a través de computadoras a la red, es vulnerable a ciberataques. Ahí radica la importancia de considerar adoptar las medidas de seguridad necesarias, que las empresas vean a la ciberseguridad como una inversión no como un gasto. Verlo de modo contrario es lo que ha ocasionado que los ataques cibernéticos se encuentren entre las primeras 10 amenazas de mayor impacto para la economía mundial.

Gobierno

Para el gobierno, la ciberseguridad no es solo un desafío, también representa un gran inconveniente para la tan esperada transformación digital. Hay mucho en juego, el acceso a la información del sector público podría poner en peligro la seguridad de todo un país y la confianza de sus ciudadanos quienes también deben recibir una capacitación previa sobre la importancia de este tema.

En este rubro hay mucho por hacer en temas de conciencia, conocer cuáles son los riesgos reales y desarrollar un plan de ciberseguridad, implementarlo e ir renovándolo conforme a las necesidades gubernamentales.

Es fundamental complementar los diseños de varios programas de ciberseguridad basados en el riesgo y establecer e identificar los estándares para infraestructuras vitales. Existe ya una iniciativa para buscar perfeccionar las estrategias de política pública y mejorar la ciberseguridad de todos los sectores productivos del país; sin embargo, el presupuesto es una limitante.

Sector médico

Hay pocas industrias que necesitan una fuerte seguridad cibernética tanto como la industria de la salud. Los pacientes a menudo se enfrentan a condiciones que ponen en peligro su vida, intercambian importantes cantidades de dinero e información financiera, y exponen su privacidad cuando se trata de registros médicos. Es por ello que la atención médica sigue siendo uno de los objetivos más llamativos para los ciberdelincuentes.

Las infracciones de datos le cuestan a la industria de la salud aproximadamente 5.6 mil millones de dólares cada año y afectan a millones de pacientes en el mundo. Al igual que en los otros sectores, a medida que los dispositivos médicos se conectan a internet se enfrentan a las mismas vulnerabilidades que otros sistemas informáticos.

Existen muchas amenazas en la ciberseguridad del sector médico que aún no han logrado ser resueltas y que van desde un inadecuado cifrado de información en la nube, sitios web falsos con direcciones similares a las oficiales, control a distancia de dispositivos individuales, servidores o incluso redes enteras, o hasta el envío de correos de fuentes aparentemente confiables para obtener información de usuarios.

Para mejorar este aspecto, el sector médico debe comenzar a adoptar formas más avanzadas de tecnología para proteger los datos de los pacientes y evitar que sus sistemas se vean comprometidos. Algunos de estos pueden incluir software más avanzado, mejores sistemas de monitoreo, tecnologías innovadoras como la biometría, encriptar con mayor seguridad sus redes e informar más y mejor a su personal.

El Economista


VOLVER