Todo lo que dejó la cumbre virtual de los presidentes del Mercosur

El libre comercio y Bolivia separaron otra vez a Argentina del resto del Mercosur

Por Marcelo Falak

Un poco por la distancia impuesta por su inédito carácter virtual, debido a la pandemia del nuevo coronavirus, y otro por el modo en que unos y otros ya tienen asumidas las diferencias ideológicas y programáticas, los líderes del Mercosur protagonizaron este jueves la 56a cumbre del bloque con un tono moderado. La forma, sin embargo, no ocultó las diferencias de fondo, que se arrastran desde hace tiempo, parecen sin remedio mientras los actuales jefes de Estado estén en sus cargos y se centraron en dos tópicos: la apertura comercial del bloque y la situación de Bolivia.Durante la cumbre en la que Paraguay le pasó la presidencia pro tempore a Uruguay, realizada por videoconferencia por primera vez en la historia, el presidente argentino, Alberto Fernández, señaló que “pensar el Mercosur significa entender que estamos absolutamente obligados a buscar un destino común porque los pueblos nos exigen que así sea”.Enfatizar la integración “absoluta” de la región fue su modo de aludir a lo que para la Argentina es su prioridad: que la apertura se dé dentro del bloque y no de modo ingenuo frente al resto del mundo, algo que, de llevarse adelante, complicaría los planes de reconstrucción económica y social después de la pandemia.Lo mismo, aunque de modo más directo, había dicho el canciller, Felipe Solá, en su segunda intervención durante la Reunión Ordinaria del Consejo del Mercado Común. “Conectarse más y mejor, para nosotros, no es ni abrirnos inocentemente ni cerrarnos anacrónicamente. Consiste en no obligarse, por razones ideológicas, a una posición u a otra, sino en mirar estrictamente los objetivos nacionales y los objetivos del conjunto, los objetivos del grupo”.

Sin embargo, el brasileño Jair Bolsonaro insistió en su vieja idea de reducir drásticamente el arancel externo común del bloque, lo que equivaldría a una apertura unilateral que la Argentina bloquea. Además, este y el uruguayo Luis Lacalle Pou abogaron por completar los pasos pendientes para la aplicación del tratado de libre comercio ya cerrado con la Unión Europea (UE), avanzar en el que se negocia con Corea del Sur –motivo de una reciente disputa con la Argentina, que reclamó garantías para su industria bajo la amenaza de retirarse de esas tratativas– y, de acuerdo con lo dicho por el oriental, hacer lo propio con Estados Unidos y China. Firmar el libre comercio con estos últimos dos países equivaldría a emitir un certificado de defunción para la industria nacional y regional.

Cada uno de esos temas merece una puesta en contexto.

Para que el acuerdo con la UE rija es necesario que, además de ser aprobado por los congresos del Mercosur, también lo sea por el Consejo Europeo, que está compuesto por los jefes de Gobierno o Estado de todos los países miembros, entre otros actores. La aprobación allí debe ser por unanimidad, algo al parecer imposible dado el veto ya anunciado por el francés Emmanuel Macron, además de las severas observaciones adelantadas por Austria y los Países Bajos, entre otros países.

Las objeciones de Macron pasan por las políticas agresivas contra el medio ambiente amazónico de Bolsonaro, lo que obligó este jueves a este a pronunciar un discurso leído y moderado, destinado, según dijo, a despejar “opiniones distorsionadas sobre Brasil”. Curioso: el principal impulsor de ese entendimiento es su mayor obstáculo.

Conocedor de esos enjuagues, el Gobierno se evita el mal trago de presentar objeciones a un acuerdo negociado –mal, en su opinión– por Mauricio Macri y simplemente deja que los europeos sean quienes lo traben.

Si el entendimiento pasara por el Consejo Europeo, aún debería ser aprobado por el Parlamento comunitario y, finalmente, por los parlamentos nacionales en su tramo político.

En lo que hace a la negociación con Seúl, la Argentina ya aclaró que seguirá en la mesa de las negociaciones, pero que reclamará salvaguardas ante un país altamente desarrollado y muy agresivo en su política exportadora.

Respecto de Estados Unidos, cabe recordar que el secretario de Comercio estadounidense, Robert Lighthizer, afirmó el 18 de junio que, en lo que respecta a Brasil, “lo que estamos haciendo es intentar que abra su economía, pero por el momento no tenemos planes para un acuerdo de libre comercio”. Abrir el mercado de su país no es la mayor vocación de Donald Trump.

En lo que hace a China, la Cancillería también se sienta y espera. Por motivos que a esta altura son un misterio, Paraguay sigue reconociendo como representante de ese Estado a Taiwán y ni siquiera tiene lazos formales con Pekín. Esa rémora, que se sostiene incluso a pesar de los deseos del presidente Mario Abdo, impediría cualquier avance con el gigante.

El otro gran motivo de enfrentamiento en la cumbre fue la situación de Bolivia. Bolsonaro no solo respaldó a la presidenta de facto Jeanine Áñez sino que esta participó, con discurso y todo, de la cumbre. Cabe recordar que Bolivia tiene completados casi todos los trámites para convertirse en socio pleno del Mercosur desde la administración del depuesto Evo Morales.

En lo que supuso todo un gesto de protesta ante un doble patrón que mantiene a la Venezuela chavista suspendida pero a Bolivia participando de las cumbres antes de normalizar su institucionalidad en elecciones, Alberto Fernández salió de la videoconferencia cuando habló Áñez y la membresía de Bolivia no fue ni siquiera mencionada en el comunicado final.

El comunicado final refleja el tenor de los desacuerdos, dada su vacuidad y la falta de mención –siquiera ambigua– a esos ítems controvertidos. Que el texto no hable de libre comercio, del golpe en Bolivia ni de la situación en Venezuela, pero que sí aluda a los planes de la Conmebol para retomar las copas Libertadores y Sudamericana, así como las eliminatorias para el Mundial de Catar es suficientemente elocuente del vaciamiento del proyecto regional. El Mercosur está fatalmente congelado y el invierno recién comienza.

Ámbito


Presidentes del Mercosur coinciden en política regional en respuesta al Covid-19

Paraguay entregó este jueves la presidencia pro témpore del Mercosur a Uruguay en una histórica cumbre virtual marcada por la pandemia de coronavirus. Tras la reunión, los mandatarios del bloque y sus estados partes emitieron un comunicado con 34 puntos.

El comunicado conjunto de los presidentes del Mercosur y sus Estados Miembros, destaca que los mandatarios “coincidieron” en la importancia de buscar mecanismos que permitan articular políticas conjuntas para hacer frente a los retos económicos y sociales derivados de la pandemia de Covid-19.

Como parte de estas políticas, destacaron la necesidad de adoptar políticas públicas para dar respuestas oportunas y apropiadas a la crisis sanitaria mundial en la vida de las mujeres y las niñas. Además, se comprometieron a intensificar las medidas sanitarias en el ámbito penitenciario, con el objetivo de precautelar la salud de las personas privadas de libertad.
Políticas para paliar el impacto de la pandemia

Descargar (PDF, 115KB)

Los países miembros del Mercosur, en el ámbito de la Reunión de Altas Autoridades de Derechos Humanos, se comprometieron a velar por todos los derechos humanos de todas las personas en su respuesta a la pandemia, sin discriminación alguna.

Los presidentes también señalaron que es de gran importancia y reafirmaron el compromiso de los países en el marco de la pandemia de “impulsar políticas activas para el sostenimiento del empleo decente y formal, la reactivación económica que permita la reincorporación efectiva de trabajadores, la formación profesional para la reconversión laboral, el desarrollo de herramientas que permitan nuevas modalidades laborales y una efectiva inserción”.

En el comunicado conjunto, los mandatarios de la región “reiteraron” su compromiso con la vigencia plena de la democracia, las garantías fundamentales y el Estado de derecho, así como con la protección y la promoción de los derechos humanos de las personas.

Además, subrayaron la necesidad de construir un sistema de comercio justo e inclusivo, que garantice la participación plena y efectiva de las mujeres en toda su diversidad y la igualdad de oportunidades.

En su comunicado conjunto, los mandatarios del Mercosur y sus Estados Miembros, también tomaron nota de un protocolo sanitario de la Conmebol, para el regreso del fútbol. Asimismo, reiteraron la vigencia de varios acuerdos y destacaron el avance de medidas adoptadas.

Además de los mandatarios, formaron parte de la reunión virtual el representante de la Unión Europea, del Banco Mundial y el titular de la Conmebol.

La cumbre tuvo como tema central la pandemia, además del acuerdo comercial con la Unión Europea, que se espera pueda firmarse a finales del 2020.

Última Hora


Cumbre del Mercosur: portazo virtual de Alberto Fernández cuando empezaba a hablar la boliviana Jeanine Añez

Como nunca había ocurrido en una cumbre del Mercosurlos presidentes de la región sesionaron este jueves de manera remota, por videoconferencia. Eso impidió ver algunos detrás de escena. Sin embargo, con el correr de las horas, la decisión de Alberto Fernández ​de irse sorpresivamente fue tomada por el resto como un desplante. Fue la comidilla del mediodía.

Según pudo reconstruir este diario, los televisores de la Argentina se apagaron justo después de que Luis Lacalle Pou terminara de hablar y justo empezaba a hablar la presidente provisional de Bolivia, Jeanine Añez. Si estuvieran juntos en persona, eso es como si el presidente se levantara y se fuera del salón de sesiones. Bolivia como Chile –Sebastián Piñera ​también habló en la Teleconferencia- son Estados asociados-.

Consultada una fuente en Presidencia señalaron a Clarín que efectivamente, “el Presidente se levantó del plenario por considerar que Bolivia es un gobierno de facto”. 

El gobierno de Fernández no reconoce al de Añez, por considerar que asumió tras un golpe de Estado contra Evo Morales, a quien dio refugio apenas asumió el poder. Jair Bolsonaro lamentó este jueves que Bolivia no pudiera participar de la previa de la cumbre. Una fuente diplomática señaló que Argentina se oponía, pero Clarín no pudo confirmarlo.

En los dos documentos finales se acordó que no estuvieran incluidos ni Venezuela ni Bolivia para evitar opiniones encontradas​.

Por su parte, Añez, cuyo gobierno ha protestado en determinadas oportunidades por el trato argentino, saludó a Fernández igual que al resto, este jueves. En su discurso reafirmó la realización de los comicios generales en su país el 6 de septiembre próximo.

Bolivia hará los comicios buscando ponerle fin a una crisis que explotó tras el manejo electoral que hizo Evo Morales en octubre del año pasado. Estas fueron anuladas y el jefe del Ejército del propio Morales le pidió que renunciara para frenar los enfrentamientos en las calles, que dejaron decenas de muertos.

La votación estaba prevista el 3 de mayo, pero fue aplazada sin fecha hasta que en esta jornada el órgano electoral confirmó el 6 de septiembre.

“Permítanme remarcar la convicción y el compromiso firme de mi gobierno por resguardar el proceso democrático y electoral”, apuntó Áñez y aseguró que  “la nación boliviana trabaja para consolidar la democracia como convivencia solidaria entre ciudadanos libres e iguales”.

La irrupción del virus ha puesto en evidencia las debilidades de los sistemas sanitarios al mismo tiempo que “nos ha recordado que hay héroes en los barrios, en las comunidades, en las ciudades y en el campo”.

Jeanine Añez.

Jeanine Añez.

El presidente participó de su primera cumbre y de su primer encuentro con Bolsonaro con el que tiene una mala relación y con quien nunca habló. Aún así la cumbre pareció correr en armonía más allá de las diferencias que tienen Bolsonaro, Mario Abdo Benitez y Lacalle Pou con Alberto F. Diferencias en la búsqueda de acuerdos de libre comercio, también repecto a Bolivia y Venezuela. Pero todos lo nombraron con respeto. El presidente argentino en cambio se concentró en Abdo Benitez, Lacalle Pou y el jefe de las relaciones exteriores de la Unión Europea Josep Borrell.

Clarín


Lacalle asumió presidencia pro tempore y dijo que Uruguay apostará “al Mercosur real y no al del papel”

El mandatario Luis Lacalle Pou asumió este jueves la presidencia pro témpore del Mercado Común del Sur (Mercosur) y expresó que en esta gestión lo que Uruguay va a buscar es apostar a que el bloque sea “real y no de papel” así como que se termine lo empezado y “no avanzar en acuerdos que no estemos realmente dispuestos a terminar”.

“Ponemos fin a la cumbre, al trabajo y adelante”, indicó el mandatario uruguayo quien agradeció no solo a su par paraguayo sino a aquellos profesionales que están detrás ayudan a “entrelazar los intereses” de los países.

Desde el piso 11 de la Torre Ejecutiva, el mandatario está acompañado por Carolina Ache, quien tomó el lugar ante la salida de Ernesto Talvi y a la espera de la llegada Francisco Bustillo, y la ministra de Economía Azucena Arbeleche.

Uruguay ocupará dicha posición durante el segundo semestre del año. La posición del país, según expresó ayer Talvi, se basará en el concepto de “unidad con flexibilidad” para “avanzar en una intensa agenda de negociaciones comerciales” y por otro, la “modernización del funcionamiento interno del bloque”.

El presidente de Colombia, país asociado al Mercosur, Iván Duque también enfatizó en la pandemia de coronavirus y en la importancia de realizar acciones en conjunto para lograr mejores objetivos.

También, al igual que el presidente Piñera, Duque consideró que la pandemia deja la utilización de la tecnología como una herramienta que puede ser usada para la acelerar los pasos.

“Europa y América Latina son hoy dos de las regiones más afines del mundo”, indicó Josep Borrell, alto representante de Política Exterior de la Unión Europea y admitió: “Debo reconocer que América Latina no está suficientemente alta en la lista de la Unión Europa (…) no tiene la importancia que merece”.

“Nos encontramos en una crisis global que no tiene precedentes y que va a ser una prueba de resistencia”, dijo y aseguró que desafortunadamente el resultado será la afectación de los más vulnerables, lo que lleva a que la cooperación sea elemental.

Borrell expresó que “América Latina es un continente clave”, algo que debe ser comprendido por todos los europeos, según expresó, así como la importancia de los vínculos.

El País


Paraguay deja la presidencia del Mercosur pidiendo el fin de las barreras no arancelarias

Paraguay entrega a Uruguay la presidencia del Mercado Común del Sur (Mercosur) en una histórica cumbre virtual marcada por la pandemia del coronavirus, que tiene como su epicentro a la región.

En su discurso inicial, desde la sede del Banco Central del Paraguay (BCP), el presidente Mario Abdo Benítez, destacó que pese a la presencia del Covid-19, el bloque regional pudo llevar a cabo su agenda.

Sostuvo que “la realidad imperante nos obliga a repensar la integración desde la lucha contra el Covid-19 y el periodo pospandémico, para generar respuestas tempranas a futuro con un costo menos significativo para la salud y el bienestar de nuestra sociedad”.

Abdo Benítez aseguró que durante la presidencia paraguaya en el Mercosur, se impulsaron diversas acciones y se dio énfasis a la articulación de acciones sobre vigilancia epidemiológica y asistencia en Salud.

El titular del Ejecutivo destacó “la coherencia de los estados partes del bloque regional en cuanto a medidas comerciales y de facilitación del comercio, que permitieron la continuidad del intercambio comercial, garantizando el abastecimiento de nuestros mercados, principalmente de medicamentos, alimentos, combustibles y productos de primera necesidad”.

Mario Abdo Benítez afirmó que para el Paraguay, el Mercosur constituye la “piedra angular” de su política exterior, representando la principal plataforma para su inserción al mundo.

“En ese marco, reiteró la firme voluntad del Gobierno paraguayo de impulsar una plena integración regional, basada en la complementariedad, potencialidad y competitividad en favor del desarrollo sostenible”, dijo.
Mayor integración

El presidente paraguayo aseguró que, si bien queda mucho por mejorar dentro del bloque regional, el comercio interbloque sigue aumentando y generando interdependencia económica entre los estados miembros.

“Las dificultades de la pandemia, traducidas en una menor demanda interna y externa, hicieron que el comercio exterior del Paraguay se contraiga en un 21% y a pesar de ello, el Mercosur representó casi el 70% de las exportaciones. Observamos que las cifras de los socios son similares a las nuestras, lo que demuestra la relevancia del Mercosur”, describió.

En ese sentido, Abdo Benítez abogó por “el fortalecimiento de la política comercial común, la eliminación de las barreras no arancelarias y por sobretodo la profundización de los temas para la unión y consolidación de la unión aduanera en línea con los compromisos adoptados en materia de relacionamiento externo”.

También dijo que el Mercosur necesita de una verdadera integración productiva, aprovechando las capacidades y ventajas de cada país. “El sector automotor es un claro ejemplo donde todos los países contribuyen en la cadena de producción y consumo, por lo que se justifica su inclusión dentro del esquema comercial del bloque”, señaló.

Paraguay destacó las acciones emprendidas como presidente pro témpore del Mercosur. Citó entre ellas a la agenda digital, el comercio electrónico, la adecuación del sector automotor, la convergencia regulatoria, la continuidad del Focem y la revisión del arancel externo común que tiene más de 25 años.

Además, resaltó que se finalizó el capítulo político para el histórico acuerdo Mercosur-Unión Europea.

Última Hora


La advertencia de Alberto Fernández a Bolsonaro en la cumbre del Mercosur

El presidente Alberto Fernández hizo un fuerte llamado a la unidad dentro del Mercosur , pero también le envió una advertencia a Jair Bolsonaro , a quien no nombró, en medio de la tensión entre la Argentina y Brasil por las diferencias en torno a las medidas comerciales de la región.

“Guardo por todos los líderes el respeto que se merecen aunque no pienso igual a muchos. Sé que mi paso por la historia argentina es un paso y no tengo derecho a frustrar la aspiración continental que tenemos de unirnos y crecer juntos simplemente porque no pienso igual. Estoy aquí para que nos unamos. La historia nos ha dado al oportunidad de revisar lo que se ha hecho y hacerlo de otro modo”, dijo el mandatario en un discurso.

Fernández aseguró que la pandemia de coronavirus obligará al mundo a repensar los procesos económicos, aunque admitió que la “globalización es un hecho consumado”. El Presidente pidió unirse para “enfrentar el desafío” de un modo que deje de lado a quienes “buscan su suerte individualmente”. El mensaje de Fernández apuntó al gobierno de Brasil, que promueve una liberalización acelerada de la economía del grupo.

El mensaje no obtuvo respuesta de Bolsonaro cuando le tocó hablar, al término del discurso de Fernández. El brasileño no respondió a las palabras del Presidente, pero en su discurso -que fue el mas breve de todos- insistió en que es “necesario” reformular las medidas estructurales del Mercosur para agilizarlo, como el Arancel Externo Común (AEC), cuyos niveles tan altos convierten hoy al bloque regional en uno de los más cerrados de mundo. La exhibición de las posturas opuestas que provocaron una fuerte crisis interna en el Mercosur hace apenas dos meses vuelve a dejar al bloque frente a un futuro incierto.

El Presidente tuvo hoy su debut en la cumbre del bloque regional desde que asumió la Presidencia. Fue, también, la primera vez que se cruzó en la misma mesa (virtual) con el presidente de Brasil, con quien mantiene una mala relación. Los mandatarios no solo no hablaron, sino que Fernández lanzó palabras elogiosas para todos los partícipes de la cumbre, menos a Bolsonaro. Llamó “querido amigo” al presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y “Marito”, al presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez. También llamó “amigo” a Josep Borrell, jefe de la diplomacia de la Unión Europea (UE).

“Hay que entender que la unión de nuestros pueblos precede a nuestra condición de gobernantes ocasionales. América Latina, por origen y destino, está llamada a ser una región unida y absolutamente integrada. Las diferencias que puedan surgir pasan a un segundo plano a la hora de entender que son los pueblos que se vinculan más allá de los gobiernos”, sostuvo el Presidente. Y amplió: “Más allá de lo que nosotros pensemos estamos obligados a buscar un destino común porque son nuestros pueblos los que nos exigen que así sea”.

En tanto, el Presidente habló del “camino iniciado” con respecto al acuerdo del Mercosur con la UE y dijo que hay un desafío para corregir las “asimetrías” del pacto.

Tras el discurso de Fernández y de Bolsonaro -que habló menos de cinco minutos-, Lacalle Pou retomó las palabras del Presidente y, aunque pidió avanzar con las negociaciones de libre comercio con países como Corea del Sur, admitió que “es mejor no avanzar” si los países “no están dispuestos a terminar el proceso”. “No deben existir alineamientos políticos del bloque. Somos gobernantes circunstanciales”, dijo el uruguayo, cuyo país asumirá hoy la presidencia pro témpore del bloque.

Abdo Benítez, en tanto, insistió en su discurso con la reformulación del Arancel Externo Común (AEC) del grupo, uno de los temas que genera disidencias entre la Argentina y el resto de los socios. Mientras que Brasil, Uruguay y Paraguay reclaman una reducción contundente de esos aranceles al comercio exterior, el gobierno de Fernández se opone. El plan, impulsado con fuerza por Bolsonaro, pretende bajar el arancel del 14% actual en promedio a otro alrededor del 5%.

El llamado de Fernández a la unidad regional llega semanas después de que se registrara la mayor crisis interna del Mercosur, provocada por una decisión de la Argentina de suspender su participación en las negociaciones externas del bloque, una medida que finalmente no se concretará.

La Nación


Bolsonaro vê ‘opiniões distorcidas’ e diz ao Mercosul que protege Amazônia e populações indígenas

O presidente Jair Bolsonaro afirmou nesta quinta-feira (2) que o governo brasileiro busca “desfazer opiniões distorcidas”sobre a atuação do Brasil na proteção da floresta amazônica e dos povos indígenas. Ele disse ainda que o governo tenta mostrar as ações que vem adotando nessas áreas.

Bolsonaro deu a declaração durante reunião de cúpula dos chefes de Estado do Mercosul (Brasil, Argentina, Paraguai e Uruguai), realizada por videoconferência em razão da pandemia do novo coronavírus.

“Nosso governo dará prosseguimento ao diálogo com diferentes interlocutores para desfazer opiniões distorcidas sobre o Brasil e expor a preservação, as ações que temos tomado em favor da proteção da floresta amazônica e do bem-estar das populações indígenas”, disse Bolsonaro.

Bolsonaro deu as declarações um dia depois de novo registro de alta das queimadas na floresta. O número de queimadas na Amazônia em junho foi o maior observado para o mês desde 2007, segundo o Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Inpe).

Com base em imagens de satélite, o Inpe registrou aumento de 19,6% nas queimadas em comparação com o mesmo mês no ano passado. Em junho de 2020, foram 2.248 focos ativos; em 2019, 1.880.

De acordo com o Inpe, a média histórica para junho é de 2.724 focos ativos de queimadas no bioma Amazônia. Em junho de 2020, o índice ficou 17% abaixo da média dos últimos 21 anos, mas o número não passava dos 2 mil desde 2007, quando houve 3.519 pontos de incêndio na floresta.

Acordo com a União Europeia

Bolsonaro abordou a preservação da floresta e o “bem-estar” dos indígenas ao defender acordos comerciais do Mercosul com outros blocos comerciais, como o de livre comércio com a União Europeia.

O Brasil tem sido criticado por políticos, ativistas e organizações não-governamentais em razão da sua política ambiental, o que surge como um empecilho a acordos de livre comércio. Nesse contexto, Bolsonaro afirmou que seu governo tentará expor as medidas adotadas para preservar a Amazônia.

“Apelo a todos os presidentes para que, como eu mesmo fiz, instruam seus negociados a fechar os textos. Atuemos com firme propósito de deixá-los prontos para assinar neste semestre”, afirmou o presidente.

“Ao mesmo tempo, nosso governo dará prosseguimento ao diálogo com diferentes interlocutores para desfazer opiniões distorcidas sobre o Brasil e expor a preservação as ações que temos tomado em favor da proteção da floresta amazônica e do bem-estar das populações indígenas”, completou.

O acordo de livre comércio entre Mercosul e União Europeia foi concluído em 2019, depois de 20 anos de negociações. Para começar a vigorar, o acordo precisa ser aprovado pelos parlamentos dos países envolvidos. Alguns países europeus vêm alegando que a posição do governo Bolsonaro com relação ao meio ambiente é um empecilho para a ratificação do acordo.

No mês passado, deputados holandeses aprovaram uma moção contra a ratificação, por causa da preocupação com a situação da Amazônia, entre outros aspectos.

Mercosul

Em sua fala, Bolsonaro ressaltou que o Mercosul é o “principal veículo” para a inserção do Brasil no comércio mundial.

A declaração contrasta com outros momentos em que o presidente pôs em dúvida a permanência do Brasil no bloco. Em novembro de 2019, após a vitória de Alberto Fernández na corrida presidencial da Argentina, Bolsonaro foi questionado por jornalistas sobre a permanência do Brasil no Mercosul: “Tudo pode acontecer”, respondeu. Bolsonaro apoiava o rival de Fernández, o então presidente Maurício Macri.

Durante a reunião desta quinta, o Paraguai passou ao Uruguai a presidência temporária do bloco.

G1