En pandemia, hay que poner los derechos humanos como base para la acción de los Estados

255

La Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS), la Sede subregional de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en México y la Organización Panamericana de la Salud (OPS) inauguraron la primera sesión del curso virtual titulado :”Derechos humanos de las personas mayores: Conocimientos para el análisis y para la acción”, que consta de 12 sesiones y tiene por objetivo contribuir al ejercicio efectivo de los derechos humanos de las personas mayores durante la etapa de respuesta y recuperación de la pandemia por COVID-19.

Durante la primera sesión: ”La doctrina internacional de derechos humanos a 75 años de la Carta de las Naciones Unidas”, Gibrán Ramírez Reyes, Secretario General de la CISS, aseguró que la pandemia ha puesto un reto a todos los sistemas de seguridad social, no solo de salud, sino a todo lo concerniente a la reducción de riesgos sociales como el empobrecimiento, lo cual nos enfrenta una situación crítica de la protección.

Reconoció que ha habido un gran avance con la firma y ratificación de la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores, pero queda mucho por hacer, por lo que este espacio será un llamado para que aquellos países que aún no lo firmaron o ratificaron, lo hagan.

“Esta contingencia representa un momento de coyuntura que puede cambiar el rumbo en la forma de hacer las cosas en nuestros países, es una oportunidad para replantearnos la necesidad de fortalecer las capacidades del Estado en la provisión de bienestar, así como su papel de rector y regulador en ámbitos como la recaudación de impuestos, las relaciones laborales o el gasto social. En la etapa de respuesta a la pandemia, habrá que poner los derechos humanos como base para la acción de los Estados con soluciones estructurales”, dijo.

En su participación, María Castro Masariejos, directora adjunta de la sede Subregional en México de la CEPAL, aseguró que la emergencia sanitaria no sería tan seria si la salud no se hubiera mercantilizado.

“El curso virtual busca cambiar el concepto de persona vulnerable, porque una persona en sí, no es vulnerable, sino que son sujetos de derechos y ese es el objetivo, ver a las personas como sujetos de derechos y la aplicación de políticas públicas en función del ciclo de vida de los seres humanos con necesidades distintas, reducir la discriminación por la edad y evidenciar el abandono de estas personas”, explicó.

La primera sesión estuvo a cargo de Alejandro Morlachetti, especialista en derecho internacional y derechos humanos, e introdujo a los participantes a los principios y estándares básicos del derecho internacional de derechos humanos y la evolución de la protección general de grupos específicos de población.

Las 11 sesiones restantes tocarán temas como la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores; Discriminación por edad, discriminación múltiple y medidas de ajuste razonable; La Década del Envejecimiento Saludable 2020-2030 y la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible; Atención de la salud de las personas mayores durante la pandemia por COVID-19, incluyendo la salud mental; El derecho a la vida en la vejez y las medidas de protección de la dignidad e integridad; El derecho a la seguridad social y el ingreso vital básico para todas las edades; Cuidados de largo plazo en el contexto de confinamiento físico; Justiciabilidad de los derechos civiles y políticos, y los derechos económicos, sociales y culturales; El abandono de las personas mayores y una vida libre de violencia en la vejez y el derecho a la participación de las personas mayores y su reforzamiento durante la pandemia.


VOLVER

Más notas sobre el tema