El reconocimiento del trabajo doméstico remunerado necesita que los gobiernos redoblen los esfuerzos y garanticen mayor acceso a derechos

903

“La crisis derivada de la pandemia del Covid-19 agudizó problemáticas de desigualdad social que ya estaban presentes en la región, siendo las trabajadoras del hogar remunerados uno de los grupos más perjudicados ya que o perdieron sus empleos o redujeron sus horas de trabajo. En la Conferencia Interamericana de Seguridad Social (CISS) abogamos por el reconocimiento de la seguridad social como un derecho humano que no debe estar adscrito a las condiciones laborales de las personas, ni de sus condiciones migratorias, ni de género, ni de clase; por ello pensamos que la crisis no debe ser vista como una fatalidad, sino como una oportunidad para transformar las desigualdades por medio de la dignificación de los trabajos”.

Lo anterior, lo aseguró Leyla Acedo Ung, Jefa de Oficina de la Secretaría General de la CISS, durante el primer día del Foro Virtual “Jornadas de experiencias interamericanas para la incorporación de trabajadoras del Hogar a la Seguridad Social”, que organizó este organismo internacional y en donde participaron funcionarias y funcionarios de Argentina, Chile, Costa Rica y Ecuador, quienes compartieron las rutas que siguieron para brindar seguridad social a los y las trabajadoras del hogar.

“Esta crisis puso en evidencia la debilidad de los sistemas de seguridad social y la importancia de construir nuevas rutas para afianzar el estado de bienestar poblacional. El reconocimiento del trabajo doméstico remunerado como un trabajo digno, necesita que los gobiernos redoblen los esfuerzos a corto y largo plazo para garantizar un mayor acceso a derechos. Por ello, es fundamental impulsar un diálogo que nos permita conocer y comparar las experiencias exitosas más importantes en el continente con el fin de enriquecer los programas que hoy en día se están impulsando en la región para mejorar las condiciones laborales de este sector”, explicó.

En su oportunidad, Marina Moretti, Subdirectora Ejecutiva de la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES) de Argentina, informó que hace 60 años se habla del servicio de trabajadoras del hogar con el fin de garantizar derechos y fue entre 2005 y 2014, cuando se incorporó a 3 millones de mujeres a un sistema de cobertura de seguridad social. Además, en 2013 se instauró el Régimen Especial de Contrato de Trabajo para Personal de Casas Particulares, la cual incorporó a todas las trabajadoras, incluyendo derechos como licencia de maternidad, cobertura por riesgos de trabajo, entre otros.

Grace Atiencia, subdirectora Nacional de Afiliación y Cobertura del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) explicó que desde 1965 se creó la modalidad de afiliación para las trabajadoras domésticas y actualmente se trabaja en socializar los derechos que tienen garantizados a través de campañas de difusión, y señaló que algunos de los problemas para la afiliación de las trabajadoras del hogar es la falta de conocimiento de sus derechos, desconocimiento de las sanciones para empleadores que no las afilien y la norma no específica respecto al servicio doméstico, por lo que uno de los retos es contar con un sector totalmente capacitado en sus derechos y obligaciones cerrar la brecha de no afiliación, además de generar mayor cultura de afiliación por parte de las trabajadores domésticas.

Por la Subsecretaría de Previsión Social del Ministerio de Trabajo de Chile, Pedro Pizarro, señaló que desde 1833 la legislación hace mención de empleados domésticos, sin embargo, contenía limitaciones discriminatorias que no permitían contar con derechos plenos; es hasta 1931 donde establecen formalidades contractuales y ciertos derechos, sin embargo, hoy en día las trabajadoras y trabajadores de casa particular cuentan con un seguro de desempleo, la cual tiene el objetivo de incorporarlos a este seguro y dar acceso a la ley de protección del empleo y mantener las cuentas individuales.

Finalmente, por la Caja Costarricense de Seguridad Social (CCSS, Luis Diego Calderón, Gerente Financiero, señaló que las y los trabajadores del hogar tienen derecho a todos los servicios de seguridad social, sin distinción con otras ocupaciones, cumpliendo con el Convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), sin embargo, sigue trabajando en el fomento de la cultura contributiva, entre otros para brindar mejor atención y bienestar a este sector.

Conferencia Interamericana de Seguridad Social


VOLVER

Más notas sobre el tema