Elecciones en San Vicente y las Granadinas | El líder de izquierda Ralph Gonsalves busca un quinto mandato

1.415

San Vicente y las Granadinas decide en elecciones nuevo gobierno

El pueblo de San Vicente y las Granadinas decide hoy en las urnas al nuevo gobierno de la nación, en medio de observadores de la Comunidad del Caribe (Caricom) y bajo estrictos protocolos de bioseguridad por la Covid-19.

De acuerdo con la Oficina Electoral, 98 mil 119 ciudadanos sanvicentinos están convocados a ejercer su derecho al voto en las elecciones generales, en un incremento de más de ocho mil 500 electores en comparación con los comicios de 2015.

Los colegios abrirán sus mesas para los votantes regulares entre las 07:00 y las 17:00, hora local; mientras, poco más de 240 individuos que cumplen período de cuarentena efectuarán el voto a partir del horario de cierre tras recibir un certificado médico, confirma el sitio Searchlihtg Newspaper.

Un comunicado de la Organización Nacional para el Manejo de Emergencias señaló que todas las personas deben usar mascarilla, respetar el distanciamiento físico y desinfectar las manos durante el proceso con el propósito de minimizar el contagio por la Covid-19.

En los comicios, el primer ministro, Ralph Gonsalves y el Partido Laborista Unitario (ULP), buscan un quinto mandato consecutivo en la isla caribeña por delante del opositor Nuevo Partido Democrático (NDP) y su candidato Godwin Friday.

De 74 años, Gonsalves ha participado en todas las elecciones generales del país desde la independencia política de Gran Bretaña en 1979 y espera contar nuevamente con el respaldo popular para dominar el Parlamento de 15 miembros, refiere el sitio Witness News.

La secretaría de Caricom con sede en Guyana anunció la presencia de una misión de observadores regionales de seis personas, dirigida por Anthonyson King, miembro de la Comisión Electoral de Antigua y Barbuda, a fin de apoyar las tradiciones democráticas existentes dentro del bloque comunitario.

Bajo la guía de Gonsalves y el ULP, San Vicente y las Granadinas implementa desde su llegada al poder en marzo de 2001 una transformación socioeconómica en la isla con énfasis en la educación, la salud y el bienestar del pueblo.

Miembro activo de Caricom y de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos, la nación insular es una democracia parlamentaria que forma parte de la Mancomunidad Británica de Naciones.

San Vicente y las Granadinas asume durante este mes la presidencia rotativa del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas, para convertirse en el Estado más pequeño del mundo en ocupar esa responsabilidad.

Prensa Latina


San Vicente y Las Granadinas: Clima electoral y fortalecimiento de la Patria Grande desde el Caribe

Por Mauricio Piñero

El clima electoral sanvicentino

Cuando arrancó el año 2020 se sabía que en las Américas habría unos doce países con procesos electorales, y uno de ellos es San Vicente y las Granadinas. Quizás no sea tan relevante saber mucho sobre las internas de los comicios electorales de un pequeñísimo país de 389 kilómetros cuadrados y con una población de más de 100 mil habitantes. Pero debemos tener en cuenta que allí gobierna una gestión progresista muy interesante y que no se ha quedado callada a la hora de criticar políticas imperiales y lacayas en las Américas.

El próximo 5 de noviembre realizará elecciones para elegir nuevo gobierno. Allí se presentará el histórico líder Ralph Gonsalves. Economista de formación con doctorado en Gobierno, el primer ministro por el Partido de la Unidad Laborista administra el país de desde 2001, cuando fue electo por primera vez, y luego otras dos veces más. Carismático, orador increíble y muy popular entre los sanvicentinos, el “Camarada Ralph” se ha convertido en una especie de Juan Domingo Perón de la isla, ya que durante su gestión ejecutó medidas de gobierno a favor de las masas populares. También es un escritor, autor de seis obras, la mayoría de ellas referidas a criticar el imperialismo y al capitalismo. Su formación marxista-leninista en su juventud universitaria estuvo marcada más bien por su admiración a la Revolución Cubana de 1959, el impacto de la Revolución Granadina del 13 de marzo de 1979 y los vaivenes de la Nicaragua sandinista y el gobierno de Desi Bouterse en Surinam.

Lo cierto es que Ralph busca su quinto mandato, tratando de afianzar su postura de hermandad con Cuba, Venezuela y Nicaragua, tomando una postura muy crítica hacia la OEA y también tratando de establecer lazos con Rusia y China. El anuncio de la fecha de nuevas elecciones se produjo después de que los legisladores rindieran homenaje en el Parlamento al ex líder de la oposición Armhin Eustace, de 76 años, quien encabezó al Nuevo Partido Democrático (NDP, en inglés) a cuatro derrotas electorales. Eustace dimitió como líder del NDP en noviembre de 2016 y fue sucedido por Godwin Friday, de 61 años, un abogado que ha estado representando a las Granadinas del Norte desde 2001.

Los partidos Laborista Unitario (ULP) y Nuevo Partido Democrático (NDP), los principales del país, inscribieron aspirantes a todos los 15 escaños del Parlamento, de acuerdo con reportes oficiales. Así el país se suma a la serie de comicios celebrados este año en la región del Caribe: Trinidad y Tobago, Guyana, Surinam, Jamaica y San Cristóbal y Nieves, y a las previstas para el 11 de noviembre en Belice.

Un poco de historia

Las islas que conforman San Vicente y las Granadinas nacen en el Mar Caribe y forman parte de las Islas de Sotavento. Se ubican al oeste de Barbados, al sur de Santa Lucía y al norte de Granada. El territorio de San Vicente y las Granadinas consta de 32 islas e islotes: la isla principal, San Vicente (344 kilómetros cuadrados) y los dos tercios septentrionales de las Granadinas (45 kilómetros cuadrados). Las Granadinas son una cadena de islas pequeñas que se encuentran al sur de San Vicente y al norte de Granada, a quien pertenece el tercio meridional del grupo.

Durante miles de años pueblos caribes habitaron estas islas. Desde el siglo XVI los invasores europeos quisieron apoderarse de ellas, pero los grupos caribes arahuacos y garífunas defendieron con uñas y dientes sus tierras ancestrales. Recién en el siglo XVII los invasores europeos lograron establecer colonias pequeñas, que fueron desplazando a los pueblos originarios. Británicos, franceses y neerlandeses se disputaban las islas, mientras la población originaria sufría de esclavitud y enfermedades foráneas, mermando su número demográfico.Durante los siglos XVI y XVII llegaron a la isla varios esclavos negros, supervivientes de naufragios o huidos de las cercanas islas de Santa Lucía o Granada. Estos refugiados se mezclaron con los indígenas y fueron conocidos como «caribes negros».

Aunque los británicos fueron los primeros en reclamar un dominio estable sobre la isla de San Vicente en 1627, fue Francia la primera potencia europea que instaló la primera colonia permanente en Barrouallie en la costa de Leeward en San Vicente poco antes del año 1700. Desde 1719 los colonos franceses comenzaron a cultivar café, tabaco, añil, maíz y azúcar en plantaciones cultivadas por esclavos africanos. Por el Tratado de París de 1763, la isla de San Vicente fue cedida por Francia a Gran Bretaña, fue devuelta a Francia en 1779 y recuperada por los británicos tras el Tratado de Paris de 1783. Los británicos abolieron la esclavitud en el decenio de 1830, ante el temor del ejemplo de la revuelta esclava de Haití, sucedida entre 1791 y 1803, y que llevó a la independencia de la mitad occidental de la Isla La Española el 1º de enero de 1804.

Debido a la escasez de mano de obra resultante acudieron numerosos emigrantes portugueses durante la década de 1840 y de la India en la década de 1860. Las condiciones de trabajo eran muy duras, y la caída de los precios del azúcar a finales del siglo XIX estancó la economía hasta el siglo XX. Los migrantes portugueses se mezclaron con poblaciones negras y formaron un sector social llamado el de los “creoles lusitanos”, ancestros del premier Ralph Gonsalves. Esta mezcla de pueblos hizo muy particular a San Vicente y las Granadinas, aunque la población afro es la más representativa.

Desde 1877 fue gobernada directamente por una administración de la corona británica, y luego se creó un consejo legislativo en 1925. Se aprobó el sufragio universal en 1951, debido a la presión de los primeros grupos independentistas del país, muy influenciado por ideas comunistas. Durante este período colonial los británicos realizaron varios intentos fallidos de crear una administración unificada para las «Windward Islands» (Islas de Barlovento), entre las que se encontraba San Vicente. La idea era frenar la ola de revueltas políticas y gremiales, que se hicieron fuertes con la aparición de los laboristas, o del Partido de la Unión Obrera, en la cual participaba un joven Ralph Gonsalves. El impacto de la Revolución Cubana de 1959 y su giro al marxismo en 1961 causó admiración en los independentistas y mucho temor a la burocracia colonial y los terratenientes blancos sanvincentinos. Londres creó, pues, la «Federación de las Indias Occidentales», pero que fue disuelta en 1962, por las rebeliones obreras en aumento que exigían más libertad. San Vicente recibió la posición de “Estado Asociado al Reino Unido” el 27 de octubre de 1969, adquiriendo completo control sobre su política interior. Para entonces los laboristas eran el partido del país más popular.

El 13 de marzo de 1979 se produjo la Revolución Popular en la isla de Granada, en el Caribe Oriental, bajo liderazgo del carismático Maurice Bishop, quien se convirtió en un héroe para los movimientos izquierdistas de las pequeñas islas caribeñas anglófonas. El acercamiento de Bishop con la Cuba socialista y luego con la Nicaragua sandinista desde julio de ese año 1979, llevó a Gran Bretaña a aceptar algunas demandas de los laboristas. Tras un referéndum realizado en 1979, San Vicente y las Granadinas se convirtieron en las últimas de las Windward Islands en conseguir la independencia. El estado celebra su independencia el 27 de octubre de 1979.

Aunque llegó la independencia de la mano de los laboristas, San Vicente y las Granadinas pertenece al grupo de 54 naciones de la Mancomunidad Británica de Naciones (o Commonwealth) que reconocen a la reina Isabel II como su monarca. Esto generó una ruptura entre los laboristas, que se dividieron en “moderados” y “rebeldes”. En el decenio de 1980 los derechistas del llamado “Partido Demócrata”, muy filobritánicos, ganaron escaños y se hicieron con el poder del país, apoyando a Estados Unidos en la invasión sobre Granada del 25 de octubre de 1983. Luego vinieron las políticas de ajuste, acuerdos con el Fondo Monetario Internacional y la pobreza galopante.

La aparición del “Camarada Ralph”

Los laboristas en el decenio de 1990 hicieron las paces y decidieron unirse. Así nació el Partido de la Unidad Laborista (en inglés: Unity Labour Party), abreviado como ULP. Fue fundado el 16 de octubre de 1994 por la fusión del socialdemócrata Partido Laborista de San Vicente (los “moderados”) y el izquierdista Movimiento por la Unidad Nacional (los “rebeldes”). Si bien Ralph Gonsalves pertenecía al grupo de los “moderados”, hizo todo lo posible para que los “rebeldes” se unieran a un proyecto en común para derrotara a la derecha filoyanqui y filobritánica. La pobreza para el año 2000 llegaba al 45 % de la población, afectando a la población afro. Con un plan de gobierno progresista y obrerista, el ULP ganó las elecciones de 2001 y se convirtió en una fuerza política popular imparable, convirtiendo al “Camarada Ralph” en un gran líder de masas.

De hecho, su mandato fue revalidado en 2005, 2010 y 2015. Ya había sido el partido más votado en las elecciones de 1998, pero no logró obtener una mayoría absoluta de escaños. Fundado bajo una plataforma socialista democrática, el ULP hoy se encuentra a la izquierda del espectro político. Durante su gobierno, Gonsalves ha impulsado un acercamiento con los gobiernos de Nicolás Maduro en Venezuela, Daniel Ortega en Nicaragua y Miguel Díaz-Canel en Cuba. El partido apoya el establecimiento de una república parlamentaria con un presidente no ejecutivo en el país, en reemplazo de la monarquía inglesa de la Mancomunidad Británica de Naciones actualmente vigente. Pero esa idea fracasó en un referéndum en 2009. De ninguna manera la derecha se quedaba quieta.

San Vicente y las Granadinas es un miembro pleno y participante de la Comunidad del Caribe (CARICOM), la Organización de Estados del Caribe Oriental (OECS), la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y la Organización de los Estados Americanos (OEA).

Siendo un país pequeño, con Gonsalves a la cabeza ha tenido una política exterior muy osada. Siempre, desde 2001, apoyó a la Revolución Cubana. Las visitas de Ralph Gonsalves a su amigo Fidel Castro hacían mucho ruido entre la derecha local. También Gonsalves no dudó en crear lazos de amistad con Hugo Chávez, a quien consideró un “gran amigo”. Cuando Daniel Ortega se convirtió en presidente de Nicaragua otra vez en 2007, Gonsalves lo felicitó y de hecho hubo encuentros cumbres entre ambos mandatarios. Dentro de la OEA Gonsalves siempre apoyó a Venezuela bolivariana y votó en contra siempre de las posturas cipayonas de Luis Almagro y el Grupo de Lima. También fue artífice del ALBA y PETROCARIBE. En 2009 logró que CARICOM acepte que la OEA saque la medida de 1962 que había expulsado a Cuba del organismo hemisférico. Ante la CELAC fue un ferviente defensor de la integración latinoamericana-caribeña, convirtiéndose en un aliado firme del líder cubano Raúl Castro Ruz.

En junio de 2019, el país con Gonsalves a la cabeza fue más lejos aún. Rompió un récord mundial como la nación más pequeña electa para ocupar un asiento no permanente en el codiciado Consejo de Seguridad de la ONU por un mandato de dos años en 2020 y 2021. San Vicente y las Granadinas derrotó al otro candidato regional, El Salvador, por 185 votos contra seis. Desde allí, siempre se opuso a las medidas coercitivas contra Irán, Siria, Myanmar, Libia, Eritrea y Bielorrusia.

Lo que hay que defender

El “Camarada Ralph” llama a sus votantes a defender todo lo logrado no sólo en materia de política internacional. Desde 2001 los trabajadores sanvicentino recuperaron sus derechos sindicales (casi abolidos en el decenio de 1980 por las políticas derechistas) y en el país se cuadriplicaron las obras públicas que dieron trabajo formal a la población desempleada. También se desarrollaron planes de alfabetización con el famoso programa cubano “Yo sí puedo”. Brigadas cubanas llegaban a San Vicente y las Granadinas para mejorar el sistema de salud. Créditos blandos de Venezuela recuperaron la economía agrícola del país. Aumentos salariales, precios máximos y políticas sociales inclusivas fueron denominadores comunes en los años 2010-2019.

Si bien Gonsalves logró ser un gran líder de masas, la derecha lo tenía como una especie de “títere del castrochavismo”. Una campaña mediática desde Londres y en Estados Unidos lo demonizó. La derecha también movilizó a su gente y trató de imponer agenda. Hacia 2016 la política local de Gonsalves se moderó algo, pero no tanto. La isla vive del turismo internacional y aún mantiene relaciones comerciales ricas con la Unión Europea, Canadá y Estados Unidos. Aún así, Gonsalves jamás abandonó su proyecto progresista antiimperialista. De hecho, en las encuestas, tiene una popularidad del 60 %, algo muy gratificante para un líder caribeño.

En todo este año 2020, la pandemia también impactó en el país. Gonsalves logró una política de gran éxito sanitario frente a este flagelo actual. San Vicente y las Granadinas ocupa el puesto 197 de los países afectados. Afortunadamente aún no se han reportado muertos desde que comenzó la pandemia. En contraposición, en el país hay 66 personas recuperadas. Gonsalves sigue de cerca la situación mientras que las autoridades continúan coordinando las acciones del personal de salud de todo el país.

Junto al ALBA, el país logró coordinar una política exitosa para frenar al coronavirus. Esto fue favorable en Cuba, Dominica, San Cristóbal y Nieves y Barbados, donde los sanvicentinos colaboraron en los sistemas sanitarios. Las elecciones, de hecho, se pueden hacer el 5 de noviembre debido a un gran protocolo sanitario aprobado por unanimidad en el país, obra de un plan sanitario exitoso de la gestión del “Camarada Ralph”.

Hay mucho que defender el próximo 5 de noviembre en las elecciones de San Vicente y las Granadinas. Todo indica que Gonsalves logre su quinto mandato como primer ministro. El desafío de una nueva gestión será el de convertir al país en una República que abandone a la Mancomunidad Británica de Naciones. Hay esperanzas en el Caribe también para seguir fortaleciendo a la Patria Grande.

Revista La Trinchera


Vincentians vote for a new government on Thursday

Voters in this Caribbean Community (CARICOM) country go to the polls on Thursday to elect a new government with Prime Minister Ralph Gonsalves eyeing an unprecedented fifth consecutive term in power and his main rival, Godwin Friday, hoping to reverse the trend.

Gonsalves, 74, who has had the distinction of contesting all general elections in the country since it attained political independence from Britain in 1979, is hoping that his Unity Labour Party (ULP) will have a more comfortable margin of victory than the slender one-seat it managed in the last two general elections for control of the 15-member Parliament.

“I put my bucket down among the people in love and caring and my runs are on the tins. Those who want to beat them off have to go to the wicket of leadership, but in these difficult and perilous times, this is not a time for a trainee.

“This is not a time for an apprentice. This is the time for a seasoned warrior and a master builder who has a record of service to the people of St. Vincent and the Grenadines,” Gonsalves has said of his thrust towards his much-hoped-for “five in a row” victory.

Friday, 61, the Member of Parliament for the Northern Grenadines since 2001, is leading the main opposition New Democratic Party (NDP) into a general election for the first time, having replaced economist Arnhim Eustace a former prime minister and finance minister, who last served in government when the NDP was booted out of office in a 2001 routing that ended its 17-year stint in office.

“I know that they (ULP) want to get into our head but we have prepared the grounds for winning this election free and fair,” Friday told party supporters

Friday, speaking further at a ceremony where the two main political parties had signed the Code of Conduct, emphasised that it was “important that we understand the gravity of the process of voting.

“Those selected must reflect the will of the people” and “all actions that demean this process do not guarantee that the people are served, and are led by the party and the political leadership of their choice,” he said.

The NDP’s challenge of the electoral defeat in the last general election is still before the courts and Friday has on numerous occasions defended the decision, saying it is important for the population to be fully aware of what had transpired in the December 2015 election.

“That’s why we have been pursuing this so vigorously. Of course, we believe in the strength of our case, the petitioners believe in the strength of the case, the lawyers believe in the strength of the case. But ultimately that will be a matter for the courts to decide and we will present the best evidence that we can, the best arguments…” he said.

Barbados-based regional pollster, Peter Wickham, told the Caribbean Media Corporation (CMC) that the swing required for the ULP to lose the election would have to be “quite significant” and that the swing required by the ruling party to actually gain a seat is “quite small.

“I think on a balance of probability I am more inclined to think that the Unity Labour Party is in a position to hold on to office and could possibly gain an additional seat or two because two seats are within the swing range,” said Wickham, who has done polling in several regional countries ahead of a general election.

Deputy Supervisor of Elections, Sylvester King said the Special Voters Registration period ended on Oct. 24 and that every person who is 18 years of age or older on or before Oct. 24, was entitled to be registered as a voter, and must ensure that they complete their registration during the special registration period.

The voters list shows that 98,119 people are eligible to vote during the 10-hour period that begins at 7a.m. (local time).

The Electoral Office also indicated that special arrangements are being put in place to ensure that front line workers, such as police officers and health sector employees, can vote early when they visit the polling stations on Election Day.

King said that the front line employees must take along some form of identification so they can be easily identified on Election Day.

Like in several CARICM countries, where elections have been held this year, the coronavirus (COVID-19) pandemic has had an impact on the type of campaign here, even though it would be difficult to agree with the situation, given that both political parties were staging activities in which their supporters were hardly wearing masks, much less practicing social distancing.

Wickham says it is interesting to analyse the data from countries where general elections have been held during the COVID-19 pandemic.

“The fact that in pretty much all of the countries we have had elections, the COVID seems to have been kinder to incumbents and this has been the experience in the other elections we have had like in St. Kitts-Nevis, Trinidad and Tobago and Jamaica.

“So I would be inclined to think that if it does happen in St. Vincent and the Grenadines it would be the same situation there,” Wickham told CMC.

The Guyana-based CARICOM Secretariat said it is sending a six-person election observation mission to monitor the polls. It is headed by Anthonyson King, a member of the Antigua and Barbuda Electoral Commission.

“For CARICOM, election observation serves as a platform to support existing democratic traditions within the Caribbean Community as part of its wider policy of supporting democracy,” the secretariat noted.

Gonsalves, one of the longest serving prime ministers in the 15-member CARICOM region, says Thursday’s poll “is about protecting our Vincentian identity, jobs, land and heritage.

“It’s about the airport and the coming resorts. It’s about continuing the transformation in a way that puts Vincentians first. Let’s lift SVG higher,” he said, noting that since coming to power in 2001, his ULP has undertaken a socio-economic transformation of the island.

“The transformation is now being widened,” he said, making reference to the “education revolution” the “health and wellness revolution” as well as the plans that have been put in place to take advantage of the information, communication and technology (ICT) sector, housing, electricity.

He is adamant that St. Vincent and the Grenadines under a ULP administration would not get involve in the controversial citizenship by investment programme (CBI), through which foreign investors are provided with citizenship in return for making a significant financial investment in the socio economic development of the island.

Finance Camillo Gonsalves, who political observers regard as the heir apparent to his father, is promising that the new ULP administration will create at least 4,650 jobs.

He said that at least 3,000 jobs will be created in the hotel and hospitality sector, with the government recently signing an agreement to allow the Jamaica-based Sandals Resorts International to establish a presence here next year.

“And then we’re building a new port. We’re building a new parliament. We’re building a new courthouse. We build new houses for the people in Rose Place. We’re building roads and bridges all over the country that is going to create an additional 700 plus jobs,” he said, adding that a local call centre, will increase its staff from 200 to 750.

“And then as the economy grows, and the government grows, we will employ another 400 or so people because we have to employ people for the new hospital, we have to employ new police. We have to employ new engineers and architects,” the younger Gonsalves said.

But Friday has said that national development is about people and not about “big buildings and fancy things.

“I don’t believe that development is about big buildings and fancy things. It’s about making people’s lives better,” he told his NDP’s youth rally on Monday, adding “this ULP government, they have had all these big, shiny objects, they have big projects that they say they built and they say that that means that the country develop.

“And then when you ask, ‘How are people feeling today, are lives better off today?’ And they tell you no, because poverty is greater because the economy only grew by 0.4 per cent last year, which means it can’t create jobs, that farmers are finding it harder, that fisherfolk are finding it harder,” Friday said.

“Everybody in this country except those who have a party card, except those who are connected to the ULP (Unity Labour Party) are finding it harder.”

The NDP has released leaked information from the 2018 Country Poverty Assessment, which shows that about 36% of the population are living in poverty.

The seven-page document highlights key elements of the country’s most recent assessment of poverty and according to the document circulated by the political party, poverty among the population has risen from 30.2% in 2008 to 36.1% in 2018.

“It is a reality that the country has become poorer; that more people are in poverty than they were before; more people are unemployed than there were in 2001,” said Friday, adding that the Country Poverty Assessment is an important study as it gives a view of how poverty is affecting people here.

He said poverty is not a partisan issue and that data from such a report was helpful with planning the way forward with strategies to alleviate poverty.

The opposition leader said that the 2018 poverty assessment, data showed that not only did poverty increase in the preceding decade, but also that there was greater inequality in the country.

“It also showed that there was greater inequality in our country,” he said, adding “them who fat, they’re getting more. They are getting more. So the same people who done get, they getting more”.

But Prime Minister Gonsalves has brushed aside the 2018 poverty assessment, saying it was not done properly.

“When the study is properly done, the study will be subject to a peer review because they go and ask some people some questions and people …answer and on the basis of that, you going compile something? You have to interrogate it.

“Is a multidimensional poverty study. You think anybody can fool me with these things?” Gonsalves said, adding “anybody could tell me that on a proper analysis St. Vincent poorer than in 2001?”

Both parties have released their manifestoes ahead of the elections, promising improved socio-economic conditions and promising to bring St. Vincent and the Grenadines into a new future.

IWN


VOLVER

Más notas sobre el tema