Elecciones en Ecuador | Qué haría cada candidato con el acuerdo firmado con el FMI

808
Contexto de Nodal
El domingo 7 de febrero se realizarán las elecciones generales en Ecuador. Más de 13 millones de personas están habilitadas para votar por la renovación del Poder Ejecutivo y el Legislativo. Por la presidencia competirán 15 candidatos y una candidata. El correísmo postula a Andrés Arauz, exministro de Rafael Correa. El oficialismo lleva a Ximena Peña como candidata presidencial por Alianza País. El empresario Guillermo Lasso, el expresidente Lucio Gutiérrez y el dirigente indígena Yaku Pérez son otros de los principales candidatos. De los 137 asambleístas a elegir, 15 son nacionales, 116 provinciales y 6 para organismos internacionales. Además se votará por 5 parlamentarios andinos.

¿Cumplirá el acuerdo firmado con el FMI? Aquí las respuestas de los 16 candidatos a la Presidencia de Ecuador

Casi todos los candidatos aseguran que van a renegociar el acuerdo que el gobierno de Lenín Moreno firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Además exponen sus ideas sobre cómo financiarán el déficit fiscal.

Ecuador firmó en septiembre pasado un acuerdo financiero con el Fondo Monetario por $ 6.500 millones de financiamiento para 27 meses.

Este Diario presenta las propuestas que tienen los 16 presidenciables en diez temas puntuales. Uno de ellos: ¿Cumplirá usted los términos del acuerdo con el FMI, que pasan por ajustes en el gasto y aumento del IVA o reformas tributarias? Si la respuesta es no, de dónde financiará el déficit fiscal?

A todos se les hizo la misma pregunta y estas fueron sus respuestas.

Andrés Arauz: No cumpliré, tendré mi propio plan
El candidato de Unión por la Esperanza (UNES), listas 1-5, Andrés Arauz, dice que se ha reunido con representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI) para decirles que, de llegar al poder, no cumplirá con el acuerdo suscrito por el actual Gobierno, sino que presentará su propio plan basado en la reactivación del consumo.

“Les hemos dicho que la recuperación de la contabilidad pública sí la haremos paulatinamente, pero respetando la dignidad de las familias ecuatorianas. Y ellos han dicho que es algo racional, que es lo que está haciendo todo el planeta, pero aquí han privilegiado los intereses de ciertos banqueros”.

Lucio Gutiérrez: Presentaré otras alternativas
Lucio Gutiérrez, candidato del partido Sociedad Patriótica (SP), lista 3, no cumplirá el acuerdo con el FMI “porque presentaré alternativas que son mucho más efectivas y no de castigo para el pueblo ecuatoriano, como lo hice en mi primer gobierno”.

Esta alternativa es la creación de un centro logístico, tecnológico y financiero internacional. “Logístico para convertir al Ecuador, que tiene una ubicación estratégica, en una inmensa bodega de lo que se produce en el mundo; en lo tecnológico hay que atraer a todas las empresas de tecnología, dándole facilidades, y financiero con la banca internacional. Esto significará generación de empleos”.

Gerson Almeida: Las imposiciones no son viables
El aspirante presidencial Gerson Almeida, del movimiento Ecuatoriano Unido, lista 4, respondió por escrito lo siguiente: “La deuda legítima se debe pagar.

Las imposiciones no son viables y para eso se debe generar una nueva forma de financiar a las necesidades del país sin recurrir a la ya mala costumbre de recurrir siempre a préstamos para las necesidades internas de gasto corriente generalmente”.

Isidro Romero: El fondo no puede condicionarnos
El candidato por Avanza, lista 8, Isidro Romero, asegura que al Fondo Monetario Internacional (FMI) le tiene respeto, en tanto es institución multilateral de crédito, pero que en este momento no puede condicionar a los países. “Más ahora que hemos caído en muy malas manos (se refiere al gobierno de Lenín Moreno), al habernos endeudado en miles de millones con el FMI por varios años”.

Agrega que si ese dinero hubiera sido para reactivar la economía habría alguna justificación, pero que perdió su sentido al ser destinado “a pagos de deuda y sueldos de la burocracia”. Por ello, anuncia que renegociaría los términos.

Carlos Sagnay de la Bastida: Voy a sentarme con ellos a negociar
El candidato de Fuerza Ecuador, lista 10, Carlos Sagnay de la Bastida, dice que no cumplirá con los términos acordados por el Gobierno con el Fondo Monetario, sino que se sentará a negociar.

“Tengo que sentarme de nuevo con ellos. Pero yo les voy a decir, yo estoy ahorrando $ 9.000 millones, está hablando con un presidente competente, así que hablemos en otros términos, pero no voy a subir el IVA, pero voy a bajar el déficit, voy a eliminarlo, voy a bajar la deuda, si es que ellos no quieren buscaré alternativas, no creo, sí querrán porque hablo el mismo idioma de ellos…”.

“Con China también me voy a sentar a renegociar. Esos créditos son carísimos”.

Xavier Hervas: Subir impuestos sería criminal
“Cumpliré con todas las obligaciones adquiridas por el Estado ecuatoriano”. Es la respuesta de Xavier Hervas, candidato de la Izquierda Democrática, lista 12, al ser consultado sobre el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Sin embargo, aclara: “En este momento podemos decir categóricamente que no podemos aumentar ningún impuesto; de hecho, en el compromiso hecho con el FMI hay una sugerencia de aumentar el IVA, lo que sería criminal en este momento”.

Comenta que de los países que han entrado en recesión económica, los que más rápido han salido son aquellos que no han topado el tema tributario.

Pedro Freile: Se negoció sin tener plan económico
Pedro José Freile, aspirante del movimiento Amigo, lista 16, opina que el Gobierno actual se sentó a negociar el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sin tener un plan económico.

Por ello, indica que de llegar a Carondelet renegociará con el organismo multilateral “a partir de explicarles nuestro plan de trabajo”.

“Vamos a proponer una renegociación en el instante que tengamos dinero propio, subiendo las exportaciones de petróleo y pagando la deuda con el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social para dinamizar la economía, y así lograr mejores condiciones”, indica.

César Montúfar: Ecuador debe respetar acuerdo
El acuerdo con el FMI le da un respiro enorme y no se puede desaprovechar, considera el candidato presidencial por la Alianza Partido Socialista-Movimiento Concertación, lista 17-51, César Montúfar, quien cree que se debe revisar y renegociar ciertos términos del acuerdo como próximo gobierno.

No es partidario de subir el IVA, pero sí de una reforma tributaria. Y para enfrentar el déficit se tiene que hacer un trabajo fuerte en la calidad del gasto y achicar el Estado. En términos generales señala que el Ecuador tiene que promover y respetar el acuerdo, pues el FMI será clave para las renegociaciones y reestructuración de deuda con otros acreedores.

Yaku Pérez: No estamos para esas condiciones
El acuerdo entre Ecuador y el Fondo Monetario Internacional (FMI) será revisado, dice Yaku Pérez, candidato presidencial por Pachakutik, lista 18.

Si bien es un compromiso asumido por el Estado, explica que el país no está en capacidad de cumplir “con condiciones que son completamente erradas”.

Por ejemplo, asegura que el eventual incremento del IVA del 12 % al 15 % no es viable. “No vamos a someternos a elevar los impuestos. Es más, nuestra propuesta es bajar el IVA al 10 % para que haya más dinero fresco y pueda reactivarse el aparato productivo”. Se revisarían todos los términos del acuerdo, agrega.

Giovanny Andrade: Voy a demostrar al FMI que bajando IVA voy a recopilar más fondos
“No vamos a aumentar el IVA (impuesto al valor agregado), eso es negado, vamos a bajarlo”, responde el candidato de Unión Ecuatoriana, lista 19, Giovanny Andrade. Y asegura que “le voy a demostrar al Fondo Monetario Internacional que bajando el IVA voy a recopilar más fondos. Lo que necesitamos es renegociar estos pedidos que ellos tienen”.

A la par dice que va a “respaldar los créditos que ya se han dado para Ecuador, no podemos dejar de pagar los créditos, pero sí necesitamos renegociar urgente las deudas ecuatorianas. Si seguimos así vamos a desaparecer el Ecuador, por eso es que necesitamos unirnos”.

Gustavo Larrea: Subir recaudación pero no impuestos
Gustavo Larrea, candidato presidencial del movimiento Democracia Sí, lista 20, manifiesta que comparte las sugerencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) de equilibrar las finanzas públicas y tener un presupuesto financiado.

“Aumentar la recaudación tributaria es una necesidad, vamos a impulsar ese proceso, pero no vamos a aumentar impuestos; además, disminuiremos los gastos innecesarios, por ejemplo, no renovaremos contratos de tiempo parcial, no contrataremos nuevo personal del Estado cuando se jubile, haremos la obra pública con alianzas público-privadas…”, indica el presidenciable.

Guillermo Lasso: No vamos a aumentar el IVA
El presidenciable de la alianza CREO-PSC, listas 21-6, Guillermo Lasso, reitera: No vamos a aumentar el IVA. Su propuesta frente al déficit es duplicar la producción petrolera en el mediano plazo.

“Ecuador tiene 4.800 millones de barriles de petróleo en reservas probadas y produce 500.000 barriles diarios, Colombia tiene la mitad de reservas, y produce el doble… Es realista plantearse a mediano plazo duplicar la producción para con esos ingresos solucionar el déficit fiscal sin aumentar impuestos, sin seguir endeudando al país”.

No tendrá problema en conversar con el FMI, “pero el FMI seguirá lo que vamos a hacer, no nosotros haremos lo que diga”.

Guillermo Celi: Se renegociará el acuerdo con FMI
El acuerdo con el FMI hay que renegociarlo, es la promesa de campaña que realiza el candidato presidencial Guillermo Celi, por el movimiento SUMA, lista 23, pues a su criterio es un acuerdo hecho por un gobierno saliente que está divorciado de la realidad nacional que vive en su burbuja de confort; por ello, dice que bajará el IVA del 12% al 8%, porque es la única forma de poder salvar a la familia ecuatoriana; además anuncia que pedirá un crédito de $ 6.500 millones a Estados Unidos para cubrir la brecha fiscal del 2021, pero creará un fondo financiado para meter capital de trabajo a las micro, medianas y pequeñas empresas.

Juan Fernando Velasco: Hay que hacer ajustes
“Nosotros vamos a revisar los términos del acuerdo con el FMI y pondremos énfasis, sobre todo, en que el dinero del crédito vaya en beneficio de la mayor cantidad de gente, a los más pobres”, anota el candidato de Construye, lista 25, Juan Fernando Velasco.

Explica que se trata de “una carta de intención que ha presentado el gobierno de Lenín Moreno para obtener un préstamo que ha sido muy necesario, pero que se puede revisar”.

En ese sentido, dice, “evidentemente habrá que hacer los ajustes necesarios”, con el fin de no comprometer la capacidad de pago del país.

Paúl Carrasco: Una moratoria en el pago de deuda
Todo lo que significa deudas y compromisos con organismos internacionales como el Fondo Monetario hay que cumplirlos, señala el candidato presidencial por el movimiento Juntos Podemos, lista 33, Paúl Carrasco, aunque aclara que es nacionalista y que primero está el país, por ello anuncia que planteará una revisión de los acuerdos y que en su gobierno planteará una moratoria en el pago de la deuda externa por lo menos de un año.

Lo que no se pagará durante un año por concepto de deuda externa con los organismos internacionales de crédito se invertirá en la generación de empleo y producción.

Ximena Peña: Vamos a revisar y renegociar
Una mesa para transparentar todo acuerdo y recomendación del Fondo Monetario Internacional (FMI) propone la candidata de Alianza PAIS, lista 35, Ximena Peña.
“Queremos revisar ese acuerdo, plantear una mesa de transparencia, si la recomendación es achicar al Estado y si achicar significa despedir más maestros y personal de salud, definitivamente no. Debemos procurar fuentes de financiamiento que comprendan la realidad que tenemos como país. Hay que sentarnos, dialogar, renegociar mejores condiciones y de no haber esas mejores condiciones tenemos que buscar otras fuentes de financiamiento con otra multilateral”.

El Universo


‘Traspasaré un país en orden y no una emboscada’, asegura Lenín Moreno

A menos de dos semanas de las elecciones en su país, el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, mantiene un férreo distanciamiento del proceso electoral y asegura que traspasará el Gobierno con “las cuentas en orden” y no como “emboscada” como la que, asegura, heredó de su predecesor en 2017.

Moreno, que no concurre a los comicios del 7 de febrero, recibió a Efe en una semana de “alivio”, cuando el país andino empezó a recibir las primeras vacunas contra el covid-19, enfermedad que -reconoce- le hizo pasar momentos muy duros y de “frustración” entre marzo y abril de 2020.

Y poco antes de iniciar este lunes 25 de enero del 2021 una nueva visita a Washington, esta vez para apuntalar la relación con la Administración de Joe Biden, después de que su antecesor, Donald Trump, le haya extendido un amplio apoyo político y financiero.

Política exterior

En tres años ha dado un golpe de timón a las relaciones exteriores de Ecuador, sobre todo, con EE.UU. Es una relación que contrasta con la de su predecesor Rafael Correa y su vínculo con China, Venezuela y Cuba.

Desde el inicio de mi gestión, incluso antes, había manifestado que íbamos a refrescar nuestras relaciones internacionales. ¿Cómo no hacerlo con el principal socio comercial del Ecuador, EE.UU.? ¿Con Europa, con Japón?
Amigos de todo el mundo, absolutamente todos, pero con cierta preferencia por aquellos que tenemos una mejor relación de continuidad humana o comercial.

Nos habíamos acercado exageradamente a países (..) a los cuales no vendíamos ni un banano, en los que no habitaba un solo ecuatoriano, no como EE.UU. que tenemos, que sé yo, dos o dos millones y medio de migrantes.

¿Una diplomacia pragmática?

Emocional e ideológica sí, para pensar, para (charlas) de café como lo hacíamos antes cuando tirábamos piedras con la mano izquierda. Para salvar el mundo y conversar, encantado. Pero nuestra relación comercial con aquellos países con los cuales tenemos mutuamente mayores intereses.

Elecciones

No ha manifestado apoyo a ningún candidato. ¿Qué le parecen las alternativas políticas? Pareciera que el centro se ha diluido y el panorama de crispación entre correístas y no correístas es similar al de 2017, cuando encabezaba usted a los primeros…

Cualquiera que sea el candidato que el pueblo elija, sabremos respetarlo. No me he manifestado, ni me voy a manifestar a favor de ninguno. Lo que sí les pido, en términos generales, es que no hagan ofertas exageradas que después no puedan cumplir, porque lastimosamente luego se vuelve un lastre, y se lo digo porque me ha pasado a mí.

A lo largo de su Gobierno ha tenido un choque frontal con el movimiento que le aupó a la Presidencia. ¿Qué le parece Andrés Arauz? ¿Diría que es un delfín para ejecutar instrucciones de Rafael Correa como, por cierto, se decía de usted en 2017, o será un gobernante autónomo?

El hecho de que vaya a recibir órdenes y de que vaya a convertirse en una persona que cristalice aquellos objetivos del correísmo, es una cosa que no lo digo yo. Lo ha dicho él y lo ha dicho Correa, pero con respecto a otras características prefiero no manifestarme. Los gobernantes debemos dejar de opinar acerca de los candidatos y ser completamente imparciales.

La ruptura con el correísmo

Su gestión se ha caracterizado por el desmantelamiento de estructuras y del ideario correísta a nivel gubernamental, económico y hasta legal. ¿Por qué rompió con Correa?

Cuando el (entonces) presidente me visitó en 2016 para proponerme a la Presidencia, ante una pregunta mía me dijo textualmente: “Lenín, vas a poder gobernar a tu manera. Yo me iré a Bélgica a preocuparme de mi esposa, hijos y familia, que ya los he descuidado diez años”.

Y cuando le leí la carta que había enviado sobre dialogar con todos los movimientos políticos, inclusive, los adversarios, sobre mejorar nuestra relación con los indígenas y otros sectores, es decir, abrir el espectro del diálogo con todos, estuvo completamente de acuerdo. Incluso con lo de mejorar las relaciones internacionales con aquellos países que se habían descuidado.

¿Por qué habla entonces de “emboscada”?¡Me encontré con la mentira! Me encontré con que se había dejado un país que no era un país, que no era un Gobierno. Era una emboscada, y una emboscada que no estaba preparada para mí pero que me cayó a mí.

Yo no iba a ser candidato y tenían a otro (Jorge Glas), pero las encuestas decían que perdería. (Es decir que), si fueron a buscarme no es porque tenían mucha confianza en mí, sino porque sabían que era el único que podía ganar.
Dejaron 650 obras mal hechas, cargadas de corrupción, y una deuda que había prácticamente quintuplicado su valor. Nosotros la hemos aumentado un 20-25%… ¡Ellos la quintuplicaron! y, además, estaba cargada de corrupción.

¿Cuándo empezó la ruptura?

Desde el primer momento empezaron a criticar (mi) gestión. Desde el discurso inicial (de investidura), cuando él (Correa) se retiró del Parlamento y empezó una ráfaga de críticas que, al principio, yo le prestaba algo de atención, (pero) en adelante dejé de preocuparme.

O sea, ¿su primer día como presidente?

Sí, por parte de él. Y por parte mía cuando me encontré un país que, mentirosamente, él decía que lo había dejado en otras condiciones.

¿No conocía usted las cuentas del Gobierno?

Siempre se sospecha, por las críticas que se oían, pero yo francamente creía en la palabra del presidente.

No se olvide que, cuando yo realicé mi gestión (como vicepresidente) me dediqué exclusivamente a lo que se me había encargado, y lo hice de manera excelente. (Ahí están) los premios por mi gestión a nivel internacional.

Se nos dijo que dejaban el país con la mesa servida y no fue verdad. Yo confiaba en la palabra del presidente y en que las condiciones en las que él decía que dejaba el país eran las verdaderas, (pero) no fue así. Cuando me encontré con la verdad, me acordé de una frase de Friedrich Nietzsche que decía: “Donde otros ven ideales, yo veo únicamente lo humano, demasiado humano”.

Institucionalidad y corrupción

En paralelo a esa ruptura en los primeros meses, se abrieron procesos judiciales por corrupción contra dirigentes correístas, es el caso, por ejemplo, de su vicepresidente Jorge Glas, en el que sus rivales le atribuyen “persecución política”.

No es verdad.

¿Hay relación entre la ruptura y los procesos judiciales de corrupción?

Desde el primer momento de mi mandato y desde antes, dije que iba respetar la institucionalidad, que no iba a meter la mano en la Justicia como lo hizo el Gobierno anterior, y que iba a respetar la autonomía e independencia de las funciones.

Jamás la presidenta de la Corte Nacional de Justicia, la doctora Paulina Araujo, recibió una llamada mía. ¡Jamás la recibió tratando de forzar una decisión! Así como tampoco la señora Fiscal, ni el señor Contralor. Jamás han recibido una llamada mía (con ese fin). Pregúntele a ellos mismos.

¿Tampoco en el caso Sobornos 2012-2016, en el que Correa fue condenado por un delito de cohecho, como le acusan desde el movimiento correísta? ¡Nunca, nunca, nunca! Lo que pasa es que las cosas parece que resultaron extremadamente evidentes. Pero inclusive acerca de ello no quiero pelear. Las instituciones han funcionado independiente y autónomamente.

Ahora que deja el poder en mayo, ¿teme usted algún revanchismo político o judicial en caso de que el correísmo recupere el Gobierno? No, no me preocupa. Suelo preocuparme poco por el futuro. Únicamente hago lo que sea correcto. Con el futuro lo único que le queda a uno es administrar la incertidumbre, nada más.

Miembros del correísmo han anunciado que, si ganan, harán una revisión de los procesos judiciales de estos últimos años, y han advertido de que se investigarán conductas dentro del actual Gobierno.

Si quieren investigarme bienvenidos sean. Lo que sí recomiendo es no romper la institucionalidad. No volver a meter la mano en la Justicia. No hay nada más desesperante para un ser humano que no creer en la institucionalidad, en aquellas instituciones que han ido creciendo a lo largo del tiempo e, independientemente de los errores, se van solidificando y perfeccionándose.

Planes futuros

¿Cuáles son sus planes a futuro?

Lo que venía haciendo antes: escribir. Antes de la primera candidatura a la Vicepresidencia, yo daba charlas de humor y vendía mis libros de humor. Lo hice porque me encontré en un momento en que el humor tenía efectos analgésicos. Tenía un dolor terrible que me obligó a pasar cuatro años tirado en una cama después de que me dispararon. Cuando descubrí su efecto analgésico, me enamoré del humor.

¿Cuál sería su Ecuador ideal, el país que tanto como presidente, como ciudadano, querría ver de aquí a diez años?
Un Ecuador que tenga mejores gobernantes y que, también, tenga mejores ciudadanos. Ese es el Ecuador que quiero ver.

El Comercio


NOTA RELACIONADA | Ecuador | Guillermo Lasso, candidato presidencial: “Hay que desterrar de una vez por todas el modelo fracasado del socialismo del siglo XXI”


Nuevo impuesto del 2% a microempresarios será revisado por Andrés Arauz, asegura expresidente Correa

Como una «barbaridad» calificó el expresidente Rafael Correa al nuevo impuesto del 2% a microempresariso como parte de la Ley Orgánica de Simplificación y Progresividad Tributaria, que empezó a regir desde este mes de enero de 2021.

En un conversatorio con medios de comunicación digitales, el exmandatario indicó que caso de que el binomio por la alianza Unión por la Esperanza (UNES) conformado por Andrés Arauz y Carlos Rabascall llegue a la Presidencia revisarán este nuevo impuesto.

«Andrés Arauz dice que va a revisar esa barbaridad. Yo le propongo: cobrémosle el 2% a ciertas grandes empresas que ni siquiera pagan el 1% de su total de ventas», dijo Correa y agregó que «se está imponiendo a los microempresarios, lo que no imponen ni siquiera a las grandes empresas”.

Agregó que Andrés Arauz empleará un paquete económico de USD 8.475 millones que tiene como objetivo la reactivación del empleo, la economía y el pago de haberes con las diferentes entidades a las que el Gobierno actual adeuda.

Dentro de la propuesta está previsto entregar USD 3.000 millones a cooperativas y banca, para financiar la economía popular y solidaria; USD 3.000 millones se entregarán a los Gobiernos Autónomos; así como USD 475 millones que se destinarían para recontratar a empleados públicos que fueron despedidos durante la emergencia sanitaria.

Correa aclaró que este paquete se financiará, parcialmente, con «con el dinero que se financia en Suiza, pero también con otras medidas, por ejemplo, como el impuesto a las grande fortunas«.

Por otro lado, el exjefe de Estado señaló que se debe examinar la situación de los medios públicos y destacó la existencia y necesidad de estos medios de comunicación que fueron liquidados en mayo de 2020, por el Gobierno del presidente Lenín Moreno.

Agregó, además, que si bien en un posible gobierno de Arauz existirá la independencia de funciones, el Ejecutivo impulsará por medio de la Unidad de Análisis Financiero y Económico (UAFE) las investigaciones en torno a temas de corrupción y propuso que se debería monitorear a la cuenta radicada en Panamá como INA Investment que, de acuerdo a denuncias públicas, es de propiedad del hermano del presidente Lenín Moreno.

Sobre el área judicial, Correa reiteró que se deberá investigar el reparto de hospitales, en medio de la emergencia sanitaria a causa de la Covid19, así como el reparto de carnés de discapacidad hacia varios funcionarios y asambleístas para evadir impuestos.

Pichincha Comunicaciones

Más notas sobre el tema