Los militares brasileños, sus crímenes y la tentación autoritaria – Por Roberto Amaral

1.105

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Por Roberto Amaral(*)

Al comandante general del ejército no le gustó el artículo “En la pandemia, el ejército vuelve a matar brasileños”, de Luiz Fernando Viana, y envió al jefe general de la central de medios del ejército a contestar la revista. El subordinado cumple estrictamente el mandato del jefe, y, al mejor (aunque torpe) estilo del viejo y depurado florianismo, o recordando los tiempos del grotesco mariscal Hermes da Fonseca, más que defender a la corporación, supuestamente insultada, al periodista acusado de blasfemia e intenta intimidar a la revista.

Es decir, invierte contra la libertad de prensa: “(…) el Ejército brasileño exige la retractación inmediata y explícita de esta publicación, para que Revista Época elimine cualquier sospecha de complicidad con la conducta repugnante del autor y de haberse convertido en un mero panfleto parcializado e intrascendente”.

El segundo general, por costumbre, ciertamente se expresa como si estuviera dando órdenes a un subordinado. Ahora, señor, no hay “retractación inmediata” en democracia: el comandante general que busca en los tribunales un posible remedio, en los términos de la ley, como puede hacerlo cualquier ciudadano. Ahora, hagamos conjeturas. Y si la revista no está llena de miedo y pusilanimidad, ¿qué harán los dos generales?

Si tal es la pena que pesa como espada de Damocles sobre el periódico, ¿cuál quedará reservada para el escritor? Si fuera en el Estado Novo, dictadura impuesta al país por las tropas del ministro de Guerra, general Eurico Gaspar Dutra, los militares cerrarían la revista y el coronel Filinto Muller arrestaría al periodista en los allanamientos del DOPS en Río de Janeiro.

Durante la dictadura de 1964,los uniformados quitarían los derechos políticos del escritor y lo confinarían en Fernando de Noronha, como hicieron con Hélio Fernandes. Pero, ¿qué hacer ahora, cuando el régimen aún es democrático y constitucional? Amenazan la libre expresión del pensamiento, principio de las democracias occidentales incorporado a nuestro orden constitucional como derecho fundamental desde el primer texto republicano.

Renuncian al derecho de réplica, que implica impugnar los alegatos, y entran en el campo fácil de las amenazas y la intimidación, un recurso muy cómodo, aunque sea de cedro, para quienes pueden utilizar la espada como último argumento.principio de las democracias occidentales incorporado a nuestro orden constitucional como derecho fundamental desde el primer texto republicano.

Renuncian al derecho de réplica, que implica impugnar los alegatos, y entran en el campo fácil de las amenazas y la intimidación, un recurso muy cómodo, aunque sea de cedro, para quienes pueden utilizar la espada como último argumento. En resumen: además de arrogantes, los dos generales atacan la Constitución, lo que constituye un delito, para lo cual deben ser representados por el Ministerio Público.

Pero el texto de los generales, además de no responder al artículo nominado, repito, contiene una serie de inexactitudes, o falsedades, que, al repetirse tantas veces, adquieren formas reales. Les comento algunos de ellos. No es seguro, por ejemplo, que debamos nuestra unidad territorial a los militares. La expansión es obra de mamelucos, negros esclavizados, indios, y la acción genocida de pioneros paulistas, pero también de Bahía, Pernambuco, Maranhão, Pará y Amazonas.

Sigue el asentamiento del interior, obra del pueblo, del que informa Capistrano de Abreu. La integridad territorial, en cambio, fue obra de los nororientales, en la colonia, y de los gauchos en la colonia y el imperio en guerras que consumieron miles de vidas. En el Imperio fue obra de la Regencia, confirmada y consolidada en la república por la diplomacia del Barón de Rio Branco.

Es cierto que nuestros soldados fueron a los campos de Italia, al final de la guerra (1944), para combatir a las tropas del Eje, pero es igualmente cierto que fuimos a la guerra contra la persistente resistencia de los generales Eurico Gaspar Dutra, Ministro del Ejército, y del todopoderoso general Góes Monteiro, jefe de Estado Mayor de la fuerza, como está abundantemente documentado. De hecho, en la reunión ministerial (27 de enero de 1942) que resolvió la beligerancia, la propuesta fue presentada por el civil Getúlio Vargas, en contra de la opinión del Ministro de Guerra.

Por otro lado, hay ciertas e incómodas verdades que los generales no comentan, como la “guerra del Desterro” (1894) y el “juicio final” del sanguinario coronel Moreira César, ya que no tienen ni una sola palabra sobre la cobarde masacre de los beatos. Antônio Conselheiro, para proteger los intereses de los terratenientes en Bahía. Aún en la República, en 1937, recuerdo el bombardeo del Caldeirão, en Ceará, contra los campesinos del beato Lourenço, hecho olvidado a derecha e izquierda. No sé si la marina registra con orgullo la revuelta de Chibata de 1916.

Estamos hablando de hechos republicanos recientes. Pero el papel del ejército en el imperio no fue diverso, sofocando, a costa de mucha sangre, los intentos de independencia y republicanismo que caracterizaron, por ejemplo, a la Confederación del Ecuador (1824), aplastada, como la Revolución Praieira (1849), con la la misma furia que había sobrevenido la Revolución de Pernambuco de 1817 y que terminó con el fusilamiento de Frei Joaquim do Amor Divino Rabelo, quien pasó a la historia como Frei Caneca y hoy es llorado como santo y héroe.

El escritor de la  temporada  no lo hace, pero la historiografía seria descalifica cualquier entusiasmo cívico por nuestro papel en la Guerra del Paraguay.

Los militares mantuvieron, hasta el agotamiento, en nombre de los grandes propietarios, dos imperios, cuyas bases estaban enraizadas en la esclavitud y el estancamiento, una de las raíces del atraso actual. Siempre han preferido un país estrecho de miras, analfabeto y mal alimentado, desheredado de la tierra, para tocar los privilegios de la clase dominante, ya sean los viejos terratenientes del Imperio, o los grandes agricultores de la primera república, o los rentistas, improductivos, nuestros dias.

El progreso se considera una amenaza porque puede desestabilizar  status quo  del comando secular.

Y el ejército brasileño, a quien la nación le debe otros servicios, nunca se destacó en la defensa de la democracia. En la República han sido golpeados repetidamente desde las dictaduras de los mariscales Deodoro da Fonseca (1889-1891) y Floriano Peixoto (1891-1894) hasta la actualidad.

Vea el golpe de 1937, diseñado por Góes Monteiro y operado por Eurico Dutra; el golpe de 1954 operado por las tres fuerzas y que tuvo al general Juárez Távora como uno de sus comandantes; el intento de golpe contra las elecciones de 1955 (que incluyó al general Canrobert Pereira da Costa y al brigadier Eduardo Gomes); el atentado de 1961, encabezado por los tres ministros militares y el jefe de Estado Mayor del Ejército, general Cordeiro de Farias.

Además, el golpe de 1964, que nos legó 20 años de dictadura, con su lista de juicios políticos por derechos políticos, detenciones, torturas y asesinatos, muchos realizados en dependencias militares, como el asesinato de Mário Alves Alves de Souza Vieira, en el cuartel general de la policía del ejército en Río de Janeiro, y de Stuart Angel, en la base aérea de Galeão.

Siempre defendiendo el orden (defendido por todos los privilegiados), los intereses de la gran propiedad de la tierra, la burguesía y el capital internacional, frente al surgimiento de los intereses populares, frenando el proceso histórico.

El caso es este: hasta el día de hoy, no se han llevado a cabo las reformas necesarias para transformar la nación en un país soberano, como la reforma agraria solicitada desde el primer imperio por José Bonifácio. De hecho, por defender “reformas básicas” un presidente de la República fue depuesto e implantado, por los militares, una dictadura, una pesadilla que aún nos acecha.

Las democracias no mueren de enfermedades congénitas. Jóvenes o maduros, son asesinados, y solo hay un arma capaz de matarlos: la espada, ya sea blandida por sedición o por golpe de Estado. En Brasil y en el mundo, el golpe de Estado es la vía que tienen las fuerzas dominantes para llegar al poder evitando los percances de las elecciones. O se da directamente por las fuerzas armadas o se lleva a cabo con el consentimiento de sus cómplices. Pero, en todo caso, ningún golpe de Estado puede sostenerse sin poder militar. En Brasil, fue el agente de todos los golpes de Estado exitosos.

Y fue él quien allanó el camino para la insidiosa aventura del capitán, y hoy le brinda protección. Los militares, por tanto, en la medida en que apoyen y participen en el mando del gobierno,incluso (y con escandalosa ineptitud) en la administración de la salud (donde puntúa la estupidez del general general), se solidarizan con todos sus errores y delitos, incluidos los de injuria, como la política exterior que nos convierte en aliados subordinados del imperio del Norte y sus intereses.

No pueden escapar de esta obviedad histórica. Nos queda suponer que las Fuerzas Armadas aún conservan -porque no todos los generales ocupan sinecuras en el gobierno- capacidad de reflexión y, antes de que sea irremediablemente tarde, revisar el papel que están jugando, frente a la historia que pretenden representar, frente a los intereses. del país y su gente, contra la vida y la esperanza.

(*) Periodista, escritor, docente y ministro de Ciencia y Tecnología en el primer gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva (PT)


VOLVER

Más notas sobre el tema