José Mujica: «El pensamiento crítico sirve para corregir nuestros errores y hacer frente a nuestras deudas sociales»

2.971

José ‘Pepe’ Mujica: “La vida es hermosa y vale la pena vivirla con causa”

Por Alfredo Alfonso*

José “Pepe” Alberto Mujica Cordano, expresidente de Uruguay, recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Quilmes. Con el análisis y la sabiduría que lo distingue, el hombre de 87 años reflexionó sobre la importancia del conocimiento como herramienta de avance social y el papel de las nuevas generaciones. A través de su optimismo como marca registrada, uno de los líderes de la integración regional del siglo XXI afirma: “Hay que apostar a que siempre habrá jóvenes capaces de jugar la aventura de vivir, de luchar por el conocimiento y de sembrar su vida detrás del sueño de construir un mundo un poquito mejor”.

-¿Hay lugar para el pensamiento crítico en América Latina?

-Si no hay lugar, hay que hacerlo. El pensamiento crítico sirve para corregir nuestros errores y hacer frente a nuestras deudas sociales, viviendo y aprendiendo. Vivir significa tropezar, equivocarse y aprender. Triunfar en la vida no es llegar a ningún lado, porque al final del viaje, el lugar donde llegamos es un pozo.

-Entonces, ¿qué significa triunfar?

-Es levantarse y volver a empezar cada vez que uno cae, es una actitud afirmativa frente a la vida. En la aventura de vivir, hay que tener el coraje de empezar de nuevo cada vez que uno fracasa, porque vinimos de la nada y vamos a la nada. La aventura es estar vivo, nada más y nada menos.

-¿Cuál sería el rol del conocimiento en el futuro?

-El conocimiento es la acumulación ordenada de la esperanza de los humanos como género. A la larga, es la expresión más fina de solidaridad de la especie. En realidad, todo el progreso que se acumuló en el transcurso de la civilización es el formidable capital que recibimos cuando nacemos y no nos damos cuenta. Desde aquellos que descubrieron el fuego y la rueda a los jóvenes que están trabajando en la biología molecular, hay toda una acumulación que nos permite avanzar y eso es obra de vivir en comunidad. Lástima que a veces no nos damos cuenta ni le damos el valor que tiene.

Probar, equivocarse y soñar

-Y los jóvenes de América Latina, ¿qué protagonismo tienen en ese futuro?

-Ser joven es el camino apresurado para ser viejo, es una antesala y tiene la hermosura de que el organismo anda bien. Probablemente, durante la juventud tomamos las decisiones con el cuerpo y luego la conciencia encuentra los argumentos. Nadie aprende por consejo, lo hace por fracasos y tropezones, no por lo que te dicen. Los jóvenes tienen que ver, probar, equivocarse y soñar.

-¿Con qué puede soñar la juventud en un contexto como el actual?

-El problema no es de la juventud en sí, sino de la época que nos toca vivir, porque ellos no tienen nada de qué enamorarse. Eso no es culpa de los jóvenes, es culpa de nuestro tiempo y nuestra época. La juventud necesita sueños, porque si no soñás cuando sos joven, estás condenado. Hay que apostar a que siempre habrá jóvenes capaces de jugar la aventura de vivir, de luchar por el conocimiento y de sembrar su vida detrás del sueño de construir un mundo un poquito mejor que aquel en el cual hemos nacido. Porque, si nos falta eso, nos falta la esperanza y nos quedamos sin sentido de la vida.

-Si tuviera que pensar qué le diría al Pepe Mujica que a los 26 años fue al paraninfo de la Universidad de la República y lo vio al Che presentado por Allende. ¿Cómo siente que pasó su vida?

-Mi vida es hermosa. Entre otras cosas aprendí que siempre se puede estar peor y que sin embargo se puede resucitar. Los humanos somos mucho más fuertes de lo que parecemos, no nos tenemos que tener lástima a nosotros mismos. Si los humanos antiguos fueran tan débiles como son muchos contemporáneos, no hubiéramos llegado hasta acá. La gente tiene mucha fuerza dormida adentro y, si se despierta y la sabe utilizar, es un torrente de energía. Es mucho lo que hay que hacer, pero es mucho lo que pueden hacer los jóvenes del mundo.

-¿Y qué falta para eso?

-Tienen más medios que nunca, pero deben tener coraje de vivir; no esperar a que le den todo arregladito, sino empezar una y mil veces porque lo imposible cuesta un poco más. Por eso tengo una visión crítica pero optimista a la vez, porque cuando llegue la muerte, si estoy despierto, le voy a decir ‘por favor señora, sirva otra vuelta que la vida es hermosa pese a todo’.

-Podría ser su legado…

-Esto lo dice un viejo que estuvo un montón de años tirado en un calabozo, la vida es hermosa y vale la pena vivirla con causa. Es lo que trato de contagiar a los muchachos: que tengan el coraje de cometer los errores de su tiempo.

(*) Rector de la Universidad Nacional de Quilmes

Agencia UNQ


“Pepe” Mujica recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Quilmes

Por Luciana Mazzini Puga

El expresidente José “Pepe” Mujica recibió el título de Doctor Honoris Causa de la Universidad Nacional de Quilmes por su trayectoria política y militante en favor del pueblo uruguayo y la integridad latinoamericana. Durante su discurso, destacó la importancia de vivir “por una causa” e invitó a los y las jóvenes a “no olvidar la deuda social” . “Tienen el privilegio de estudiar y hay generaciones que hicieron posible eso, algo le tienen que devolver a la sociedad y a los que vienen“, sostuvo.

“Tienen la disyuntiva de elegir o no un rumbo en la vida, de seguir una causa o que el camino lo maneje el mercado haciéndonos pagar cuota tras cuota de todas las cosas que nos da. Los que deciden buscar un rumbo optan por la ciencia, por el arte, u otros intentamos que la sociedad en la que nacimos sea un poco más justa“, enfatizó el expresidente del país vecino a la comunidad universitaria.

Por su parte, el rector Alfredo Alfonso afirmó a la Agencia de Noticias Científicas de la UNQ que “reconocer a ‘Pepe’ Mujica es enarbolar las banderas de, por un lado, el conocimiento, el humanismo y el protagonismo de los jóvenes, y por el otro, de la transformación de los países y sus pueblos, las oportunidades y la voluntad política de achicar desigualdades y pensar diversidades”. Y agregó: “Para nuestra Universidad es muy importante la ética que mantiene Mujica en todo su trabajo y su vida al defender siempre a los humildes, los que menos tienen y a los países que necesitan desarrollo”.

Además, la vicerrectora Alejandra Zinni comentó a la Agencia: “Es fundamental reconocer la figura de Mujica desde una universidad del conurbano bonaerense. Él sabe interpretar los signos de la política contemporánea y leer el tablero regional y mundial. Además, lleva un mensaje diferente e inspirador a los jóvenes, que son los que tienen el potencial para cambiar este mundo atravesado por mensajes de odio y la inmediatez que generan las redes sociales. Estoy convencida que Mujica tiene una mirada que aporta a la solución de los problemas que enfrenta la humanidad”.

El evento, que se realizó en el Aula Magna de la Universidad, contó con la presencia del rector y la vicerrectora de la UNQ, la exvicepresidenta de Uruguay y esposa de Mujica, Lucía Topolansky, la intendenta de Quilmes, Mayra Mendoza, y otras autoridades universitarias, municipales y uruguayas.

Una vida de luchas y logros

Nacido en Montevideo el 20 de mayo de 1935, José “Pepe” Alberto Mujica Cordano dedicó su vida a la actividad política en pos del bienestar del pueblo uruguayo. “Vivo como la mayoría de mi pueblo y no como la minoría privilegiada. Amo la sencillez, la soledad, la libertad”, subrayó.

Su causa política le costó trece años de arresto durante la dictadura cívico-militar (1973-1985). Tras su liberación, fundó el Movimiento de Participación Popular (MPP), espacio político con el que integraría el Frente Amplio, y ocupó varios cargos de gobierno, como diputado en 1994, senador en 1999 y ministro de Ganadería, Pesca y Agricultura en 2005.

“Pepe” Mujica, el rector y la vicerrectora de la UNQ, Alfredo Alfonso y Alejandra Zinni. Créditos: Magalí Sánchez / Agencia de Noticias Científicas de la UNQ.

Finalmente, en 2009 asumió como presidente de la República Oriental del Uruguay con casi 48 por ciento de los votos en primera vuelta y el 52 por ciento en la segunda. Durante su gobierno, se obtuvieron logros en materia económica, de derechos humanos, educativos y civiles entre los que destacan la disminución en un 12 por ciento de la pobreza y también del desempleo que alcanzó su mínimo histórico en 5,6 por ciento.

Asimismo, se alcanzaron los niveles más bajos de desigualdad del país por medio de aumentos del salario mínimo, la ampliación de la cobertura jubilatoria y el robustecimiento de las asignaciones familiares y pensiones. Por otra parte, se creó la Universidad Tecnológica del Uruguay (UTEC) y se sancionó la Ley N°18.987 de interrupción voluntaria del embarazo y la N°19.075 que posibilitó el matrimonio igualitario.

Argentina y un mensaje de esperanza
Como presidente y también durante su militancia política promovió entre los jóvenes el mensaje de construir sociedades en las que el bienestar del conjunto esté garantizado. Además, trabajó en pos de la integración y unidad de los países latinoamericanos. En este sentido, el rector de la UNQ resaltó que “es una persona que estuvo trece años aislado y no salió lleno de rencor, sino que siempre miró hacia adelante tratando de mejorar las condiciones de su pueblo. Representa la figura de un Mandela latinoamericano”.

Actualmente, en sus intervenciones Mujica insiste en que las sociedades mantengan un pensamiento crítico al cuestionar los principales problemas que atentan contra el mundo, como la crisis ambiental, el consumismo, el desprestigio de la solidaridad o la concentración de la propiedad de los bienes socialmente producidos.

En este sentido, se refirió a la situación sociopolítica que vive Argentina: “Vi durante cincuenta años caerse y levantarse a esta nación, no deben desmoralizarse. Tengan esperanza y crean, se van a levantar y deben hacerlo“, sostuvo. Consultado por la proscripción que vive la vicepresidenta, manifestó que se debe crear “una nueva institución”: “La justicia no debe politizarse porque la terminamos pudriendo, necesitamos algo intermedio donde se resuelvan los líos de la política. Es un problema que está pasando en toda América Latina”.

Y continuó: “Estamos sometidos a una ansiedad propia de nuestro tiempo y esperamos de los gobiernos mucho más de lo que pueden dar. La cultura es funcional a la acumulación, si no fuéramos feroces compradores impulsivos que tenemos que pagar y pagar, no se acumularía la torta que se está acumulando arriba. No es que hay más pobres, hay una distancia cada vez más grande con los ricos“.

Con estas líneas y con la invitación a la comunidad de trabajar en pos de una Latinoamérica que valore su producción de conocimiento y sus voces científicas “para afrontar el mundo que se viene”, Pepe Mujica pasó a ser parte de la comunidad de la Universidad Nacional de Quilmes.

Agencia UNQ

Más notas sobre el tema