Lula y el Brasil del futuro – Por Paulo Kliass

Foto: Ricardo Stuckert
893

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de NODAL. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Lula y el Brasil del futuro

Paulo Kliass*

La reducción de las tasas de interés, batalla que ha abanderado el presidente, es sumamente importante, pero insuficiente. Y no justifica la capacidad del Estado y las políticas públicas en la reconstrucción nacional. El silencio sobre el marco es preocupante

Existe un consenso razonable dentro de las fuerzas progresistas sobre algunas de las ausencias dejadas por los gobiernos durante los 14 años en que el Partido de los Trabajadores estuvo al frente del Estado brasileño. Es obvio que son innegables los avances y logros verificados durante los dos mandatos de Lula y los seis años de Dilma, cuyo segundo mandato fue truncado por el golpe de Estado auspiciado por las fuerzas de derecha.

Fue un período en el que la sociedad brasileña atravesó un importante proceso de reducción de sus desigualdades sociales y económicas. El desempleo se redujo a niveles nunca antes vistos y el poder adquisitivo de los salarios se incrementó significativamente. Y la lista continúa.

Brasil fue sacado del mapa del hambre elaborado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) durante el gobierno de Dilma en 2014. Por otro lado, el continuo crecimiento económico hizo que el país alcanzara la sexta posición entre los países con mayor Producto Interno Bruto (PIB) en 2011, después de ocho años de Lula al frente del Palacio del Planalto. Además, los indicadores para medir los niveles de desigualdad apuntaban a una mejora continua en el Índice de Gini, por ejemplo, en el período comprendido entre 2003 y 2014. Si bien la metodología de la ONU ya no opera con el concepto de mapa del hambre, la información del organismo en cuanto a la calidad de los alimentos empeoró mucho a partir de 2016. Y en cuanto al PIB, nuestro país bajó drásticamente en su posición relativa, llegando incluso al puesto 13 en 2021.

El gran interrogante que surge para los analistas y también para los hacedores de políticas públicas se refiere a la búsqueda de razones que expliquen el súbito y persistente deterioro de todos los avances aquí mencionados. Más de una vez, el mismo Lula mencionó el hecho de que no había prestado la debida atención a cambios más efectivos en la estructura del sistema financiero y en la organización del sistema de medios. Sin embargo, un rasgo común de estos 14 años de ejercicio del poder federal fue la más completa despreocupación por la aprobación de cambios más profundos en el ordenamiento jurídico e institucional, incluyendo garantías constitucionales para asegurar la continuidad de este importante conjunto de nuevas políticas implementadas en varias dimensiones del orden social y económico.

Lula critica política monetaria y Haddad entrega política fiscal

Por otro lado, la ausencia de incentivos para la participación directa de la población en la defensa de tales políticas contribuyó a su fragilidad política e institucional. La mayor prueba de este proceso fue la facilidad con que los gobiernos que siguieron al derrocamiento ilegal de Dilma Rousseff lograron promover profundos retrocesos en el modelo que se había instalado desde 2003. Durante los dos años de Temer y los cuatro del genocidio , el movimiento de destrucción del Estado y mediante el desmantelamiento de las políticas públicas lograron hacer tabula rasade buena parte de lo conquistado a partir de la nueva Constitución de 1988 y con las políticas realizadas desde la llegada del PT al gobierno federal.

Desde enero hasta hoy, nos estamos dando cuenta del verdadero significado del esfuerzo por reconstruir todo lo que fue derribado. Destruir es relativamente fácil y rápido. El proceso para volver a poner en pie todo lo que se ha convertido en polvo lleva mucho más tiempo y está resultando bastante complejo y costoso.

Sin embargo, uno de los puntos más oscuros de este nuevo desafío reside en la propia estrategia que ha guiado la acción del Ministerio de Hacienda. Al establecer un supuesto antagonismo entre la política monetaria y la política fiscal, el gobierno tiende a cargar toda la responsabilidad del actual escenario de la continuidad del relativo estancamiento de las actividades económicas al presidente del Banco Central.

Ahora bien, es bien cierto que el sabotaje realizado por Roberto Campos Neto a cargo del Comité de Política Monetaria (Copom) es un crimen contra la patria. Mantener el Selic en un estratosférico 13,75% desde octubre de este año, cuando se hicieron públicos los resultados electorales, tiene el significado de mantener una cuña bolsonarista dentro de la política económica del nuevo gobierno.

Sin embargo, esto no significa que la rendición voluntaria de la política fiscal esté exenta de culpa, como lo planteó Fernando Haddad al elaborar el Nuevo Marco Fiscal, si tenemos en cuenta la forma en que se diseñó la PEC 93 en cuanto a su estrategia de PEC de transición, todavía en diciembre de 2022. Contradiciendo varias opiniones de juristas y analistas políticos, argumentó con el presidente electo que la derogación del techo de gasto debería estar condicionada a la colocación de alguna regla restrictiva en su lugar.

Y así, tras largas negociaciones con el presidente del BC y con representantes de la flor y nata de las finanzas, Lula asumió como propia la propuesta de crear un subtecho para el gasto público, de inspiración y consecuencias inequívocas aún en el campo de la austeridad. .

El futuro de Brasil depende de la inversión pública hoy

Así, es posible que el legado histórico de la participación del presidente sea recordado en el futuro por una fatal contradicción. En un principio, a la hora de echar raíces profundas a los cambios progresistas implementados, Lula y Dilma subestimaron la capacidad de reacción conservadora y no pusieron los obstáculos necesarios para impedir o dificultar la retirada. En el período posterior, ahora en su tercer mandato, parece estar convencido de la necesidad de sentar las bases constitucionales que conduzcan al sueño neoliberal de reducir el Estado y seguir transfiriendo la responsabilidad de la prestación de los servicios públicos al capital privado.

Todo lo que Lula dejó de hacer para preservar las políticas progresistas de sus gobiernos, ahora corre el riesgo de apoyarlo en sentido contrario, es decir, de introducir a fondo en nuestro ordenamiento jurídico-constitucional las amarras de orientación neoliberal. Lo más grave es que el Estado se verá impedido de recuperar el papel necesario en el proceso de recuperación económica, debido a las limitaciones presentes en el nuevo marco fiscal. Según las reglas, el crecimiento del gasto público sólo puede llevarse a cabo a un ritmo de sólo el 70% del aumento observado en los ingresos. La capitalización y el fortalecimiento de las empresas estatales, incluidos los grandes bancos federales, están limitadas por la misma razón.

Haddad se negó a escuchar y negociar con sectores no alineados con las finanzas y Brasil continúa yendo en contra de lo que ha estado sucediendo en la mayoría de los países del centro del capitalismo. Tras las crisis de 2008/9 y la más reciente crisis del covid, se puso en práctica un nuevo enfoque de los efectos de la política fiscal y se consolidó un enfoque mucho más flexible del gasto público. Pero por aquí, la élite de nuestro sistema financiero no acepta tales cambios.

El nuevo tipo de plan de austeridad incorporado al proyecto de gobierno, que se discute en el Poder Legislativo, sigue mirando al pasado. Sigue guiándose por las metas de superávit primario y el área económica ni siquiera ha aceptado enmiendas de los parlamentarios para sacar áreas como la salud, la educación o el fondo constitucional del Distrito Federal de las draconianas reglas del fiscalismo.

Las inversiones y los gastos públicos son fundamentales para la reanudación del desarrollo social, económico y ambiental. Pero los dispositivos restrictivos contenidos en el PEC 93 impiden el acceso a dicho sendero. Para celebrar “40 años en 4”, como fue el lema de su campaña electoral el año pasado, Lula sabe que necesitará un plan de inversiones robusto, capaz de dejar las huellas de su nuevo paso por la Presidencia para las generaciones futuras.

El momento actual y el ciclo futuro exigen medidas de carácter contracíclico, todo lo contrario a las limitaciones del subtecho que se debate en el Congreso Nacional.

Riesgos del nuevo marco fiscal

La situación es tan grave y evidente que asesores del Ministro de Hacienda ya hablan abiertamente de retomar el sueño incumplido de Paulo Guedes: promover la desconstitucionalización del gasto mínimo obligatorio en salud y educación en un futuro próximo. Además, casi como un golpe maestro tras la puesta en funcionamiento del subtecho de Haddad, el discurso de la ministra sobre la incapacidad fiscal del Estado encuentra la «solución mágica» en la multiplicación de acciones a través del instrumento de la «asociación público-privada». .” (PPP).

Tal vez el centavo no se ha hundido por completo para Lula. Al fin y al cabo, sigue repitiendo -cada dos días también- que solo habría aceptado la responsabilidad de una tercera oportunidad si hubiera podido hacer más y mejor que en los dos mandatos anteriores. Ahora, incluso puede ganar el pulso con el Copom y obtener una reducción marginal en el Selic en los próximos meses. Sin embargo, a pesar de ser importante, la recuperación de algún grado de control sobre la política monetaria no podrá compensar el verdadero desastre en el mediano y largo plazo que significa la entrega voluntaria de la política fiscal.

Es con los ojos vueltos hacia ese Brasil del futuro que Lula debe orientar sus acciones en el presente. El verdadero balance de su legado histórico estará mucho más influido negativamente por las desastrosas consecuencias del subtecho de Haddad para el diseño del país en las próximas décadas que por cualquier victoria parcial sobre la terquedad neoliberal y coyuntural de Roberto Campos Neto respecto a el tipo de interés oficial.

Es obvio que la reducción de la tasa Selic es una medida importante. Pero esto no puede eclipsar los riesgos de aniquilar la capacidad del Estado y las políticas públicas previstas en el PLP 93. Es urgente advertir a Lula que tal estrategia ciertamente contribuirá a disminuir su contribución a un Brasil más fuerte, más justo, más desiguales y capaces de influir en el mundo con todo el potencial que aún tenemos.

*Doctor en economía e integrante de la carrera de Especialistas en Políticas Públicas y Gestión Gubernamental del gobierno federal.

Outras Palavras

Más notas sobre el tema