Asamblea de la ONU | Lula alertó que «el neoliberalismo agravó la desigualdad» y Petro propuso un “Plan Marshall” global ante la crisis climática

3.022

Naciones Unidas | Asamblea General 2023 – En Vivo


Agenda del 78° periodo de sesiones de la Asamblea General de la ONU


Lula da Silva alertó sobre el peligro del neofascismo mundial

Por Darío Pignotti, desde Brasilia

Lula volvió a la ONU, después de 14 años de ausencia, para alertar sobre la amenaza neofascista que acecha al mundo. «El neoliberalismo agravó la desigualdad económica y politica que hoy asola a las democracias. En medio de los escombros surgen aventureros de extrema derecha que niegan la política». Es urgente «romper con la disonancia entre la voz de los mercados y la voz de las calles».

A caballo de la desinformación y sacando ventaja de la desesperación de una multitud de «desheredados y excluidos», sostiene Lula, los extremistas abogan por un «nacionalismo primitivo, conservador y autoritario».

En esa caracterización, Lula seguramente se refería a su predecesor Jair Bolsonaro y al ex mandatario estadounidense Donald Trump. Y es posible que también haya apuntado indirectamente al «exótico» Javier Milei.

De alguna manera, el pronunciamiento de este martes fue la continuidad del que hizo Lula en 2009, posterior a la crisis financiera global de 2008 iniciada con la caída del banco Lehman Brothers, cuando defendió una solución que evitara la agudización de la desigualdad y el aumento de los bolsones de miseria.

Desigualdad

«La desigualdad debe inspirar indignación, indignación con el hambre, indignación con la pobreza, la guerra, la falta de respeto al ser humano», dijo al dar inicio a las actividades de la 78ª Asamblea de la ONU. El fundador del Partido de los Trabajadores (PT) pretende lanzar una campaña global contra la exclusión y el hambre, desde su puesto como titular del G20 a partir de diciembre de este año. Es un proyecto esbozado hace años, antes de ser electo en los comicios de 2022 y sobre el cual habló dos veces con el papa Francisco en el Vaticano.

Si la crisis de 2008 disparó una espiral de concentración de riqueza y poder, la pandemia del coronavirus de 2020 agudizó esa tendencia. La dimensión de esa calamidad se resume en un par de datos citados por el mandatario: » los diez mayores multimillonarios del mundo tienen más riqueza que el 40 por ciento más pobre de la población mundial».

Sur global

En su discurso de 21 minutos, el tres veces presidente y dos veces preso político –en los años 80 durante la dictadura y en 2018 por una condena de la causa Lava Jato– asumió la vocería del sur global al denunciar al FMI por sojuzgar a los países africanos y ser dadivoso con los países ricos. Es «inaceptable» la representación «desigual y distorsionada existente en la dirección del FMI y el Banco Mundial», dijo Lula.

Es por ello que frente a los atropellos y la «desregulación» del mercado global, surgieron los «BRICS , una plataforma estratégica para promover la cooperación entre países emergentes» , desde la cual se «fortalece la lucha por un orden que conjugue la pluralidad económica, geográfica y política del siglo XXI».

En esta 78ª Asamblea, Lula es el único miembro de peso de los BRICS, debido a la ausencia de los presidentes de Xi Jinping de China y Vladimir Putin de Rusia, así como del primer ministro hindú Narendra Modi.

Lula recordó que en la reciente cumbre de Johannesburgo, Sudáfrica, el grupo de naciones emergentes de los BRICS se «amplió» de cinco a once miembros. Entre los nuevos adherentes está Argentina, cuyo ingreso fue promovido por Brasil para reforzar la presencia de miembros del Mercosur y dar un espaldarazo al gobierno de Alberto Fernández y emitir una señal de apoyo a la candidatura de Sergio Masa.

Milei, exótico

Hace un mes, durante la cumbre de Johannesburgo, Lula aludió a Javier Milei, cuando dio a entender su preocupación ante la promesa de ese candidato presidencial de no sumarse a los BRICS y desdeñar del Mercosur.

Ese embate contra Milei fue renovado este lunes en Nueva York por el ministro de Economía y hombre fuerte del gobierno brasileño , Fernando Haddad, quien declaró que existe el riesgo de la victoria de una candidato «exótico» en Argentina.

Durante un evento en la Universidad de Columbia, Haddad afirmó que el futuro del Mercosur puede estar amenazado si Argentina fuera gobernada por un extremista y recomendó firmar de inmediato un acuerdo entre el bloque sudamericano y la Unión Europea.

«I love you Donald»

Una tradición que se arrastra desde la creación de la ONU, estableció que el presidente brasileño es quien primero habla ante la Asamblea, seguido por el estadounidense. Debido a este protocolo, los gobernantes de esos países suelen cruzarse en los pasillos del palacio. Así ocurrió en septiembre de 2019 cuando Jair Bolsonaro saludó a su colega Donald Trump con la frase «I love you».

El paso del militar-presidente por la ONU es recordado por esa manifestación de genuflexión y por discursos en los que negó los incendios en la Amazonia, a la vez que disparó fake news sobre el coronvirus y los pueblos originarios brasileños.

Una de las premisas con que Lula se presentó por octava vez en la ONU (siete en sus dos primeros gobiernos) fue demostrar que Brasil dejó atrás el aislamento bolsonarista y quiere recuperar la credibilidad internacional. Antes de desembarcar en Nueva York, en sólo nueve meses de gobierno, el petista visitó 21 países y se reunió con cincuenta presidentes.

Por eso, al iniciar su discurso de este martes, afirmó: «si hoy retorno aquí en la honrosa condición de presidente, es gracias a la victoria de la democracia en mi el país».

Página 12


Petro volvió a hablar de ‘Perdón de la deuda por acción climática’ en la ONU

Por Juan Sebastián Lonbo Delgado

Este martes 19 de septiembre, Nueva York recibió a decenas de presidentes y mandatarios de todo el mundo en el marco de la sesión número 78 de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

El encuentro, que se llevó a cabo en el condado de Manhattan, contó con la presencia del presidente Gustavo Petro, quien llegó a la sede de las Naciones Unidas en compañía de su esposa, Verónica Alcocer, para lo que fue su segunda intervención como jefe de Estado ante la Asamblea General.

Paz total, cambio climático y la desvinculación de Cuba de la lista de países que patrocinan el terrorismo fueron algunos de los puntos tratados por el mandatario dentro de su discurso.

El día lunes, el presidente Petro se reunió en horas de la mañana con el Secretario General de la ONU, António Guterres; mientras que en la tarde sostuvo un encuentro con Filippo Grandi, Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.

Petro menciona a sus nietos para pedir un alto en el camino

«Quiero que mis nietos que hoy son bebés: Luna, Victoria y Luka, puedan vivir, alejados del apocalipsis y de los tiempos de la extinción, quiero que vivan en los tiempos en donde el ser humano supo dejar de matarse en el planeta y logró, entendiéndose en su propia diversidad de las culturas, cumplir su misión: expandir el virus de la Vida por las estrellas del universo»; fue el cierre del discurso de Gustavo Petro.

‘Deuda por acción climática’

El presidente Gustavo Petro volvió a hablar de su propuesta para enfrentar el cambio climático. En su enfoque de hacer un plan Marshall para enfrentarlo, reiteró la tesis de que debe aumentarse la emisión para pagar la deuda de los países y estos puedan destinar sus recursos a combatir el cambio climático.

Gustavo Petro defendió el planificar como forma de ir hacia la economía descarbonizada

«El mercado nos ayudará algo, pero no se le puede pedir soluciones a un mecanismo que se queda sin humanidad cuando fue este mecanismo el que produjo el problema. Fondos privados sí, pero serán limitados por su propia lógica; el esfuerzo a hacer vendrá de los fondos públicos y estos están hoy debilitados por la deuda», fue la tesis del mandatario.

‘Un plan Marshall para la revitalización del planeta’

El presidente Gustavo Petro reiteró que es del esfuerzo público que se superará la crisis climática. «. La mayoría de la inversión para descarbonizar la economía del mundo provendrá de los fondos públicos, del esfuerzo de las sociedades, de juntar los estados para juntar la humanidad, que ahora llaman el multilateralismo, de gobernar la tierra con la mirada de la democracia y no con la mirada del imperio», dijo el presidente colombiano.

Les propongo, acabar la guerra y reformar el sistema financiero mundial.

El mandatario reiteró dos de sus tesis básicas. Cuestionó que sea el mercado el que aborde la lucha contra la crisis climática. Sirvió de introducción para reiterar su tesis de cambiar deuda por acción climática.

Petro reiteró que debe cambiarse el enfoque de la guerra contra las drogas

El presidente retomó su crítica en contra de la guerra contra las drogas. La calificó de ser racista y clasista, puesto que nunca se persiguió a «al yuppie de Manhattan».

El presidente Gustavo Petro volvió a criticar al mercado

El mandatario cuestionó lo que ocurrió con la crisis del Covid y reiteró su rechazo a cómo se dio la venta de las vacunas. «Quién dijo que la salud tenía que ser un negocio y no un derecho. Murieron centenares de miles de viejos y de gentes porque la vacuna fue una mercancía y no un bien de la humanidad», afirmó el mandatario.

Las propuestas de conferencia de paz de Petro

«Les propongo que Naciones Unidas auspicie cuanto antes dos conferencias de Paz, la una sobre Ucrania, la otra sobre Palestina, no porque no haya otras guerras en el mundo, como en mi país, sino porque enseñarían hacer la paz en todas las regiones del planeta, porque ambas y solo ambas acabarían la hipocresía como práctica política, porque podríamos ser sinceros, virtud sin la cual no seremos los guerreros de la vida.», declaró el presidente

Petro comparó a Palestina con Ucrania

«¿Cuál diferencia entre Ucrania y Palestina?», cuestionó el mandatario a la Asamblea General. Para este, debe condenarse tanto lo que está haciendo Vladimir Putin con Ucrania como lo que está haciendo el estado israelí con Palestina.

Un año de derrotas

El presidente Gustavo Petro catalogó este año de derrotas debido a lo ocurrido en temas de migración y de la guerra en distintas zonas del mundo. «Este año que ha pasado ha sido un tiempo de derrota de los gobiernos, de derrota de la humanidad. Ha crecido el éxodo en las fronteras», acotó el mandatario.

En Colombia, en 2070, solo habrá desierto

El presidente Gustavo Petro habló de una migración desde Colombia al norte del hemisferio en búsqueda del agua debido a un proceso de desirtificación por cuenta del cambio climático.

«La crisis de la vida»

El mandatario habló de la policrisis y del cambio climático. En ese sentido cuestionó las migraciones hacia el norte del mundo debido a los problemas económicos y climáticos. «Hoy son decenas de millones, mañana según la ciencia, en el año 2070 habrán alcanzado tres mil millones, huyendo de sus lugares queridos porque serán inhabitables», dijo el mandatario.

El Tiempo


Fernández en la ONU: «La arquitectura financiera apuesta a la especulación y no al desarrollo»

El presidente Alberto Fernández se presentó este lunes ante la Asamblea General de Naciones Unidas (ONU) y realizó un discurso que incluyó críticas a la arquitectura financiera internacional y a la especulación con los alimentos, y sostuvo que los poderes económicos «sólo buscan imponer las mismas políticas ortodoxas que profundizaron la desigualdad y la miseria en el mundo».

El jefe de Estado hizo su cuarta y última aparición ante el órgano máximo de la ONU con palabras que recogieron demandas históricas de la Argentina -como Malvinas y las causas de los atentados a la embajada de Israel y la mutual judía AMIA-, a las que sumó conceptos que motivaron buena parte de sus últimas intervenciones ante diversos foros internacionales, en especial la necesidad de reforma a las entidades de crédito internacional.

«Los problemas del mundo exigen soluciones. Ya diagnosticamos los problemas. No podemos seguir hablando de ellos mientras caminamos en una cornisa», señaló el Presidente al inicio de la exposición que se inició a las 17:40 (hora de Nueva York) y que se extendió 18 minutos.

Si bien el discurso atravesó multiplicidad de temas, el núcleo central estuvo en las críticas al sistema financiero que, según entiende Fernández, «no demuestra voluntad de adaptarse a un mundo que quiere recobrar equidad perdida», sino que «sólo busca imponer las mismas políticas ortodoxas que profundizaron la desigualdad y la miseria en el mundo».

«La arquitectura financiera mundial solo sirve para concentrar el ingreso y para marginar vastas regiones del mundo. Apuestan a la especulación antes que al desarrollo. Propician la mano de obra barata antes que la dignidad del trabajo», disparó el titular del Ejecutivo nacional quien, tan sólo dos horas antes, había pedido cambiar los estatutos del Fondo Monetario Internacional (FMI) frente a la titular del organismo, Kristalina Georgieva.

Recordó que el FMI sube «sus intereses cada vez que la Reserva Federal americana sube sus tasas para contener la inflación de su país».

«En ese contexto, resulta vergonzoso que aún hoy apliquen sobrecargos a muchos países a los que ya se les vuelve insoportable cargar la mochila de la deuda externa. Irónicamente, financian a Ucrania en medio de la guerra, y en medio de la guerra le aplican sobrecargos a los intereses que le cobran. ¡Qué disparate!», alertó.

Esa no fue la única mención al conflicto bélico de Europa: dijo que Rusia «al ocupar territorio ucraniano» generó «además de las terribles consecuencias en términos humanitarios», «niveles históricos de inflación a escala planetaria, con especial impacto en el precio de los alimentos y la energía».

Fernández reiteró también lo dicho en las recientes cumbres del G20 en la India y del G77 + China en Cuba, cuando destacó que «la especulación financiera» intoxica el mercado de nutrientes y depara «una mayor renta para unos pocos e inestabilidad y miseria para millones de seres humanos».

«Debemos eliminar las distorsiones producidas por subsidios y debemos prohibir que los alimentos sean objeto de la especulación financiera. Ambas cosas desalientan las inversiones necesarias para aumentar la producción que ayude a satisfacer la creciente demanda mundial de alimentos», agregó.

En materia internacional, condenó el bloqueo estadounidense a Cuba y las sanciones económicas impuestas a Venezuela desde Washington. Dijo que la primera medida es «inadmisible» y que la segunda «solo lastimó las condiciones de vida para sus habitantes y condujo al exilio a millones que emigraron de su patria».

Asimismo, pidió que la comunidad Internacional active «los mecanismos pertinentes que garanticen el respeto al veredicto popular» en Guatemala.

También dedicó un párrafo especial a alertar los bloqueos de Azerbaiyán en el Corredor de Lachin, «que vienen provocando una crisis humanitaria que castiga nuevamente a parte del pueblo armenio».

«Precisamente hoy (por este martes), mientras esta Asamblea se celebra, las noticias dan cuenta que Azerbaiyán desató operaciones militares con el propósito de tomar el control de Nogorno-Karabaj», agregó.

Fernández también habló sobre diversos puntos de interés directo de Argentina en el plano internacional, como es el de los derechos humanos y la reciente inclusión del Museo Sitio de Memoria ESMA como patrimonio de la humanidad por parte de la Unesco.

«Represento a un país que este año celebra el 40° aniversario de la recuperación de la democracia. Un país que aprendió de su pasado histórico a decir Nunca Más a las violaciones de los derechos humanos y que ha promovido como política de Estado el derecho a la Memoria, la Verdad y la Justicia», apuntó el Presidente.

En ese sentido lanzó una advertencia: «Preservando activa la memoria que quieren ocultar los negacionistas, evitaremos que ese tiempo de dolor se repita. Frente a esos delitos de lesa humanidad nuestra salida no fue la venganza sino la Justicia».

Agregó que los derechos humanos «son integrales y no admiten ningún tipo de regresividad» ya que, de otra forma, «ganan los cultores del autoritarismo y proliferan los discurso del odio».

Fue extensa su intervención respecto de la «Cuestión Malvinas», cuando reafirmó «los legítimos e imprescriptibles derechos de soberanía de la República Argentina sobre las Islas» del Atlántico Sur y los espacios marítimos circundantes.

«Lamentamos que el Reino Unido continúe rehusándose a reanudar las negociaciones. Cuestionamos que siga desarrollando actividades unilaterales de exploración y explotación de recursos naturales en el área en disputa contradiciendo así la resolución 31/49 de esta Asamblea, así como también con su presencia militar en el Atlántico Sur», apuntó.

Además de reafirmar el compromiso argentino «con la solución pacífica de esta anacrónica situación colonial», informó que se ha propuesto al Reino Unido «una renovada agenda bilateral sobre el Atlántico Sur que supone un proceso formal de diálogo que incluya, entre otras, la cuestión vinculada a la reanudación de las negociaciones sobre la soberanía».

«También expresamos nuestra disposición a continuar con las tareas de identificación de los excombatientes, en el marco de las obligaciones que surgen del Derecho Internacional Humanitario y en aras de brindar respuesta y consuelo a las familias. Lamentablemente, el Reino Unido rechazó nuestra propuesta», añadió.

Respecto de las causas por los atentados terroristas contra la AMIA y la embajada de Israel, dijo que la Argentina sigue «luchando contra la impunidad, investigándolos» y dijo que el país quiere «que los responsables de tan atroces ataques sean identificados, juzgados y condenados».

«Una vez más, instamos a la República Islámica de Irán a que coopere con las autoridades judiciales argentinas para avanzar en la investigación, del atentado contra la AMIA. También exhortamos a la comunidad internacional a que nos acompañe en nuestra lucha evitando recibir o cobijar a cualquiera de los imputados, aun cuando gocen de inmunidad diplomática. Debemos recordar que sobre ellos pesan solicitudes de captura internacional y alertas rojas de Interpol», añadió.

En otro orden, reafirmó el compromiso argentino «en materia de igualdad de género y diversidad, como una condición indispensable para el crecimiento y el desarrollo sostenible a nivel nacional e internacional con un enfoque de derechos humanos».

«El lema de la Agenda 2030 es que nadie quede atrás. Que nadie pierda para siempre el camino de la justicia y el desarrollo. Estamos convencidos de que es un noble objetivo que vale para los individuos y vale para los pueblos. Pero por favor, no lo convirtamos en letra muerta. Después, el arrepentimiento no repara las vidas estropeadas, las vidas sin futuro, y mucho menos las vidas perdidas», concluyó.

Télam


Presidente aboga en la ONU por el multilateralismo y propone construir un nuevo pacto para el futuro

En su tercera intervención en la Asamblea de las Naciones Unidas, el presidente Luis Arce defendió este martes el multilateralismo para encontrar la paz y propuso construir un nuevo pacto para el futuro con equilibrio de tal manera de no permitir “que un niño muera hoy de hambre para asegurar la merienda de otro niño que todavía no ha nacido”.

“Bolivia estará siempre comprometida a defender y fortalecer el multilateralismo y a continuar contribuyendo al desarme cumpliendo con el Derecho Internacional, el Derecho Internacional Humanitario, desde una visión centrada en la paz con justicia social, el bienestar de las personas y la convivencia pacífica”, afirmó durante su intervención de unos 20 minutos en el 78º período de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), que dirigió el representante Permanente de Bolivia ante la ONU, Diego Pary, en su condición de vicepresidente del cónclave.

Señaló que la crisis multidimensional del capitalismo se ha desnudado en el contexto post pandemia y se ha exacerbado por los efectos del conflicto militar en el Este de Europa; y estas no son más que expresiones -afirmó- de la transición hacia la configuración de un orden mundial distinto al actual.

“En respuesta, y como nunca había sucedido antes, el sur global se levanta de manera pacífica y constructiva, a través de procesos regionales e interregionales de cooperación e integración”, destacó.

En esa medida, valoró el surgimiento de bloques comerciales como en Asia, África, Sudamérica o los BRICS, que permiten hoy día a las naciones acceder a mercados internacionales sin la necesidad de comprometer su soberanía.

Recordó que, en 2022, en el mismo foro mundial, denunció que el mundo enfrentaba una crisis capitalista que ponía en riesgo a la humanidad y a la existencia misma del planeta, pero que “lamentablemente, a un año de esa declaración, ese delicado escenario no ha cambiado”.

“El sistema capitalista, en su afán de imponer su decadente hegemonía, replica prácticas de dominación y explotación colonial que deberían estar ya superadas. Lamentablemente, muchas de las brillantes propuestas que han emergido del seno de esta Asamblea han sido desoídas, o simplemente omitidas, por intereses funcionales al salvaje sistema de explotación capitalista que prioriza la producción y reproducción del capital, antes que salvaguardar la vida de los seres humanos y la existencia del planeta”, sostuvo.

Definió el contexto actual como la precarización de la economía por los efectos de los múltiples conflictos bélicos que sacuden al mundo en la actualidad y advirtió que “la paz y la seguridad se encuentran en inminente riesgo ante la falta de voluntad de la comunidad internacional para proponer soluciones que privilegien el diálogo y pongan fin a los esfuerzos bélicos fomentados por las trasnacionales de la guerra”.

Si bien dijo que los desafíos pendientes siguen siendo numerosos y enormes, afirmó que “hoy nos encontramos ante el alba de una nueva configuración internacional”.

“Estamos convencidos que asistimos a la construcción de un nuevo Orden Mundial, situación en la que la Asamblea de las Naciones Unidas siguiendo los principios por la que fue creada, debe jugar un rol principal”, destacó.

Explicó que en este nuevo Orden Mundial estarán todos “con igualdad de derechos y obligaciones, sin imposiciones de ningún tipo, sin amos ni esclavos, sin dobles raseros para medir a unos y otros, sin sancionadores ni sancionados”

Será, dijo, “un Nuevo Orden donde prime la solidaridad, la complementación y la colaboración por encima del egoísmo y la mezquindad”.

Y para avanzar a este Nuevo Orden Mundial, Arce propuso declarar “al mundo como territorio de paz”, poner fin a la carrera armamentista y priorizar el diálogo sincero y la diplomacia de los pueblos para resolver los conflictos armados que amenazan la existencia de la humanidad.

Pero, además, “quebrantar cuanto antes el orden internacional injusto que agobia a nuestros pueblos y sentarnos ya, a debatir en el marco de las Naciones Unidas, para construir un nuevo pacto para el futuro”.

“Desde Bolivia hemos empezado a discutir la posibilidad de un Nuevo Pacto para el Futuro, pero para hacerlo debemos recordar el pasado, resolver el presente, y prepararnos para el porvenir”, señaló.

Definió como una obligación abordar las necesidades de las generaciones presentes y futuras de manera equitativa, pues dijo que no se puede “permitir que un niño muera hoy de hambre para asegurar la merienda de otro niño que todavía no ha nacido”.

Argumentó que eliminar la pobreza y las desigualdades hoy prevendrá inimaginables conflictos de distribución económica y ecológica en el futuro.

Señaló que para reconstruir la confianza es necesario abandonar intereses mezquinos y forjar la reciprocidad.

En esa dirección planteó liberar toda transferencia de tecnología que ayude a salvar vidas y restaurar la Madre Tierra y en el contexto del cambio climático, propuso acordar que cada Estado dedique recursos al Fondo de Daños y Pérdidas en proporción a su responsabilidad histórica respecto a los gases de efecto invernadero.

Sobre la Agenda 2030, afirmó que se podrá acelerar si hacemos de la paz y la solidaridad, el motor de la prosperidad.

Urgió a “transformar los gastos de guerra y muerte en inversiones para la vida. Con estos recursos se podría superar de lejos los objetivos de desarrollo sostenible”.

Datos oficiales señalan que el gasto militar en el mundo llegó a abril de 2023 a más de $us 2.24 billones de dólares en armas y en la industria de la guerra.

“Si esos recursos se invirtieran en la paz, en la mediación, el diálogo, el desarrollo de los pueblos y en la vida en lugar de la destrucción y la muerte, no nos encontraríamos al borde de una crisis que agrava las desigualdades en el mundo y que contrariamente a los objetivos que nos planteamos en este mismo escenario, profundiza la pobreza en el planeta”, aseguró.

ABI


Cuba denuncia en ONU guerra económica extraterritorial de EEUU

El bloqueo contra Cuba es una guerra económica extraterritorial, cruel y silenciosa que se acompaña de una poderosa maquinaria política de desestabilización, denunció el presidente Miguel Díaz-Canel al condenar el cerco impuesto por Estados Unidos.

El pueblo cubano resiste y vence creativamente frente a esa guerra económica despiadada, que desde 2019, en plena pandemia, escaló de modo oportunista a una dimensión aún más extrema, rechazó el jefe de Estado durante el Debate General de las Naciones Unidas.

Entre otras afectaciones, el mandatario recordó que esa política persigue y trata de cortar los suministros de combustible y lubricantes hacia La Habana al tiempo que prohíbe el acceso a tecnologías, incluso equipamientos médicos, con más de un 10 por ciento de componentes norteamericanos.

Al mismo tiempo, atenta contra la cooperación médica de la isla en otras naciones con amenazas a gobiernos soberanos por solicitar esa contribución y responder a las necesidades de salud pública de sus poblaciones.

«Amparados en esa arbitraria y fraudulenta acusación, extorsionan a cientos de entidades bancarias y financieras en todas partes del mundo y las obligan a elegir entre continuar sus relaciones con los Estados Unidos o mantener sus vínculos con Cuba», argumentó.

Washington miente y hace un enorme daño a los esfuerzos internacionales para combatir el terrorismo cuando acusa a la nación, sin fundamento alguno, de patrocinar ese flagelo, agregó.

Se trata, dijo, de un cerco real acompañado de una poderosa maquinaria política de desestabilización, con fondos millonarios aprobados por el Congreso de los Estados Unidos, para capitalizar las carencias que provoca el bloqueo y socavar el orden constitucional y la tranquilidad ciudadana.

La mayor de las Antillas no es el primer país bajo sus efectos pero es el que por más tiempo las ha soportado a despecho de la condena mundial que cada año se expresa de manera casi unánime en esta Asamblea, subrayó.

En ese sentido, el mandatario rechazó las medidas coercitivas unilaterales impuestas además a países como Zimbabwe, Siria, Irán y la República Popular Democrática de Corea.

«A pesar de la hostilidad de su gobierno, continuaremos tendiendo puentes con el pueblo de los Estados Unidos, como hacemos con todos los pueblos del mundo y fortaleceremos, cada vez más, los vínculos con la emigración cubana en cualquier rincón del planeta», enfatizó

Prensa Latina


Lacalle Pou destacó en la ONU las «finanzas ordenadas» de Uruguay y pidió «mejorar oportunidades» a nivel internacional

El presidente de la República Luis Lacalle Pou intervino este martes desde Nueva York en la Asamblea General de las Naciones Unidas, donde aseguró que «no se aplica la misma vara a las grandes potencias que a los países más pequeños», destacó aspectos económicos de Uruguay –que dijo tiene las «finanzas públicas ordenadas»– y pidió mejorar las condiciones de acceso a programas de cooperación, apelando a la «libertad responsable internacional».

Sobre Uruguay, el presidente destacó ante el auditorio ciertos aspectos del país. Por ejemplo, la «democracia plena y estable» y el «respeto institucional». También se refirió a cuestiones vinculadas a la coyuntura económica, como la recuperación de los indicadores previos a la pandemia.

«Ha mejorado el empleo, ha bajado el desempleo, una inversión pública histórica en infraestructura, ha recibido (Uruguay) una importante inversión extranjera directa y gran parte de eso ha sido reinvertido en el país, lo que marca una confianza importante», describió.

Por otra parte, indicó que en Uruguay «las finanzas públicas están ordenadas» y que la inflación es «la más baja de los últimos 18 años». «Hemos podido bajar impuestos y al mismo tiempo hemos podido hacer reformas que de larga data eran urgentes como la educativa y de la seguridad social», precisó.

Haciendo alusión a un concepto que utilizó frecuentemente en la pandemia, el de la «libertad responsable», apeló ahora a la «libertad responsable internacional».

¿Qué implica esto? Lacalle Pou afirmó que el bienestar de los países está «vinculado al bien común» y que eso supone «saberlo, aceptarlo y actuar en consecuencia».

«Desde temprano muchos jefes de Estado han referido al tema ambiental. Pertenezco a un país que se ha dado en llamar a sí mismo desde hace muchos años como Uruguay natural. Entre otras cosas, hoy las energías renovables superan el 90%, una importante reforestación, procesos productivos sostenibles y podría seguir agregando una larga lista que reafirma el concepto de Uruguay natural», dijo el mandatario.

Recordó entonces que «hace pocos meses» Uruguay emitió un bono sostenible, que «se basa en premios y castigos según se cumplan parámetros establecidos en el acuerdo de París».

«Quiero llamar la atención en el sentido de que estamos convencidos que este mismo sistema de premios y castigos debería aplicarse en los préstamos internacionales, el acceso a los mercados, en cuotas y aranceles», pidió Lacalle Pou. Y agregó: «No sólo la vocación de sancionar el incumplimiento, sino premiar a quien tiene procesos amigables con el ambiente».

Entonces introdujo el concepto de «el pecado de hacer las cosas bien», algo que consideró le sucede a Uruguay. «Nuestro país ha logrado un desarrollo humano y económico importante. Muchas veces quedamos afuera del acceso a determinada cooperación, de determinado sistema de preferencias, de determinados instrumentos de relacionamiento comercial internacional», ejemplificó respecto a los índices que tiene Uruguay y que le impiden acceder a ciertos programas.

Aunque afirmó que su intención no era cuestionar esos mecanismos, consideró que deberían ser rediseñados «porque no estimulan que los países crezcan», ya que pierden el acceso a esas condiciones.

«Uruguay acá no viene a mendigar nada ni a hacer reclamos exagerados, pero apelando a la libertad responsable internacional queremos que se actúe con justicia», expresó. «Eso significa nada más y nada menos que mejorar el acceso a oportunidades».

Condena a Rusia y a los «populismos autoritarios»

Al final de su intervención el presidente uruguayo aprovechó para condenar, una vez más, la invasión de Rusia en Ucrania y también solidarizarse con el pueblo ucraniano.

«También quiero coincidir con el secretario general de las Naciones Unidas y alzar la voz contra los populismos autoritarios que empobrecen sus pueblos, vulneran derechos humanos, condenando a las generaciones actuales y a las futuras. Una vez más, quizás en este ámbito, debamos hacer un mea culpa porque muchas veces la ausencia de una reacción contundente y eficaz de la comunidad internacional ha profundizado o no ha evitado estas situaciones», cerró el mandatario.

En el auditorio estaban escuchándolo el canciller Francisco Bustillo, el prosecretario de la Presidencia, Rodrigo Ferrés, la ministra de Salud Pública, Karina Rando, el director de la Oficina de Planeamiento y Presupuesto, Isaac Alfie, y el embajador de Uruguay ante las Naciones Unidas, Carlos Amorín.

El Observador


Discursos 78 Asamblea General De La ONU

Más notas sobre el tema