Andrés Paris, integrante de la Delegación de Paz de las FARC: “Hoy en Colombia los grandes medios de comunicación son la XI división de las FFAA”

En entrevista exclusiva parawww.pazfarc-ep.org, el comandante Andrés Paris, integrante de la Delegación de Paz de las FARC-EP, responde, contundente, sobre la necesidad de democratizar la información y los medios masivos de comunicación: “Todo será una caricatura, si no se reforman democráticamente los medios de comunicación” afirma.


SEGÚN DISTINTOS ANALISTAS Y ACADÉMICOS LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL SE HAN CONVERTIDO EN UN VERDADERO CUARTO PODER. CON SEMEJANTE INFLUENCIA EN LA SOCIEDAD CONTEMPORÁNEA ¿QUIÉN DETERMINA HOY EN DÍA LO QUE HAY QUE INFORMAR? ¿QUÉ INFLUENCIA TIENEN LOS CIUDADANOS EN LOS CONTENIDOS DE DICHOS MEDIOS?

Andres París: Es evidente que  los medios han desplazado el poder de la iglesia en la ecuación del poder burgués. En las ciudades del futuro la plaza central no estará integrada como hasta ahora por el edificio de la gobernación o alcaldía, el puesto de policía y la iglesia; en este último lugar deben instalar la sedes de CARACOL Y RCN. Lo visto en Venezuela cuando Chávez el inmortal, pulveriza los partidos COPEI Y AD, emergen en nueva forma los heraldos del poder burgués derrotado. Los medios de comunicación  ocuparon el  vacío de estas vanguardias burguesas y ejercen desde entonces la resistencia pro yanqui y capitalista al socialismo bolivariano. En este contexto los medios reflejan la información, y sobre todo, la desinformación, que suministra el ejército de hombres y mujeres tarifadas con nombre de periodistas o especialistas comunicacionales. Es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja a que una verdad de interés de la ciudadanía, del pueblo o de la sociedad, logre colarse por entre la maraña de mentiras que a diario vomitan las grandes cadenas privadas de comunicación. En Colombia el sicario dispara, el medio de comunicación calumnia, el general ordena y el gobierno se hace el  testicular ante la las centenares de miles de víctimas de la violencia oficial.


¿CÓMO PLANTEA LAS FARC-EP EL TRÁNSITO  DEL ACTUAL MODELO MONOPÓLICO PRIVADO SOBRE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN A UN NUEVO MODELO PARTICIPATIVO Y PLURALISTA?

A.P: El sentido de la pregunta sugiere que todo podrá ocurrir según las reglas de la solución política de un conflicto; por vía de la transición, la discusión y presentando modelos participativos, es decir con espíritu positivo, propositivo. Pero mentira. El ultimo privilegio que va a defender la oligarquía colombiana después de dar la batalla por los otros, es el de tener el monopolio de la Verdad. Que no es otra que la potestad de calumniar al que le dé la gana. Las FARC-EP presentó la propuesta de reforma de medios y fue silenciada, por los medios mismos. Ofrecen espacios en la comunicación del Estado; estos los ve un máximo del 10 por ciento de la audiencia nacional. Lo importante es pasar a intervenir los espacios privados que tiene capturadas a las mayorías. Acá vuelven a ofrecer migajas. Es la estatización de esta área estratégica la que se impone como vía de fondo, más no la inmediata. Medios de comunicación y poder ya están fundidos en una sola pieza de acero antidemocrático. Medios y solución política deben romper este binomio mefistofélico para que de verdad la solución política al largo conflicto social y armado sea justo y efectivo para las grandes mayorías.


PERO EN DEFINITIVA DEMOCRATIZAR EL ESPECTRO RADIOELÉCTRICO Y DISTRIBUIR EQUITATIVAMENTE LAS FRECUENCIAS DE RADIO Y TELEVISIÓN ES PONER EN TELA DE JUICIO LA PROPIEDAD DE SUS ACTUALES DUEÑOS ¿QUIERE Y PUEDE EL GOBIERNO HACER ESTO?

A.P: En Colombia si es así y el gobierno puede hacer esa reforma en aras de la paz como bien supremo.. En otros países capitalistas el sector público de las comunicaciones es fuerte y se defiende. La ola neoliberal que hunde a Europa le está metiendo el diente a canales y emisoras de radio y televisión buscando su privatización. Y ha levantado la indignación de esos pueblos. Además del espacio radioeléctrico hay que exigir el respeto a la soberanía de los satélites extranjeros que invaden nuestro espacio. Ese es otro campo de lucha. Nuestra ubicación próxima a la línea ecuatorial nos da  óptimas condiciones para modernizar las comunicaciones apoyadas por medios técnicos colocados en el espacio.


CUÁL ES LA RESPUESTA ENTONCES AL DESINTERÉS GUBERNAMENTAL DE DEMOCRATIZAR LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN?

A.P: La propuesta de las FARC-EP sobre medios de comunicación ha despertado vivo interés en los trabajadores de los medios privados y oficiales. Nos han enviado complementos que vamos a incorporar en la discusión. Los sindicatos de periodistas están invitados a la discusión. Los trabajadores que enfrentan la nueva ley de televisión pueden aprovechar el  debate de la Mesa de Conversaciones, en La Habana, para exponer sus puntos de vista. La sociedad en su conjunto debe movilizarse para imponer en la lucha una reforma democrática y patriótica que ponga la prensa escrita , la televisión y la radio al servicio de la nación y no de las trasnacionales gringas. Debemos estudiar la ley de medios en Ecuador, la de Argentina y concluir que sí es posible ingresar al sacrosanto palacio de la propiedad privada y voltearla en propiedad social al servicio de una Colombia  reformada y preparada para la paz. La profesión de corresponsal de guerra tiende a desaparecer. CNN y las grandes cadenas mediáticas del mundo van en la proa de los barcos que invaden el mundo árabe. Caracol y RCN van adelante en los grandes operativos contraguerrilleros. Estos medios calumnian la protesta social y sus líderes. Ellos quieren cambiar la historia, repitiendo  mentiras sobre inexistente victimarios con el fin de ocultar al único y verdadero responsable de la guerra interna que vive Colombia hace más de 50 años. Hoy en Colombia los grandes medios de comunicación son la XI división de las FF.AA , la X ya lo sabemos, son los paramilitares. Guerra e información son una macolla que hay que acabar, para que se consolide la paz y se abra un espíritu de reconciliación. Todo será una caricatura, si no se reforman democráticamente los medios de comunicación.