Uruguay: gremio de la salud inicia ocupaciones de hospitales

Tras un largo ultimátum, los funcionarios de la salud resolvieron profundizar el conflicto y hoy comenzarán con las ocupaciones. El centro de salud de Jardines del Hipódromo será el primero y el Vilardebó el próximo. Amenazan con la huelga.

Las medidas habían sido resueltas por una asamblea y anunciadas el 12 de julio. Ese día los funcionarios no médicos de la salud pública se declararon en conflicto pero dejaron en stand by cualquier acción hasta hoy. El jueves 1° de agosto vencía el plazo para que las autoridades sanitarias enviaran alguna señal que desactivara el plan de medidas. En todas estas semanas no hubo respuestas.

El martes pasado hubo una última reunión en el Ministerio de Trabajo con las autoridades sanitarias y de Economía y tampoco llegaron a un acuerdo. Ayer los funcionarios esperaron hasta las 19 horas antes de anunciar definitivamente que intensificarán el conflicto.

Después de tanta espera, la Federación de Funcionarios de Salud Pública (FFSP) comenzarán hoy con las ocupaciones de los hospitales y policlínicas.

La huelga, que es otra acción que los trabajadores tienen gatillada para presionar aún más en caso de ser necesario, será discutida por un plenario nacional de delegados el próximo miércoles.

El secretario general de la FFSP, Pablo Cabrera, avisó ayer que no es una medida que quieran tomar pero están lejos de descartarla.

Ocupación.

 

El centro de salud del barrio Jardines del Hipódromo, ubicado en la calle Malinas, será el primer hospital ocupado por los funcionarios. La semana que viene está previsto que el gremio tome el centro psiquiátrico Vilardebó y un hospital en el departamento de Mercedes.

El gremio aseguró que se buscará resentir lo menos posible la atención de los pacientes durante la ocupación. Si bien es probable que se suspendan algunas consultas en policlínicas la idea es que se atiendan los casos de urgencia y emergencias y que también se expidan medicamentos como si fuera un día normal.

En otras ocupaciones -el año pasado hubo varias- la Policía desalojó a los funcionarios en el mismo día.

Reclamo.

La principal reivindicación del gremio de la salud en este conflicto es un salario base de 10 Bases de Prestaciones Contributivas (BPC), que suponen unos $ 25.980, por 30 horas semanales. El planteo es ambicioso si se tiene en cuenta que lo que se paga hoy como sueldo inicial en los hospitales públicos son unos $ 13.000.

Además de esta aspiración salarial se aprovechará el escenario de conflictividad para agitar viejas reivindicaciones como mejores condiciones laborales, más seguridad en las policlínicas periféricas y que no existan más trabajadores tercerizados.

Otra de las plataformas de conflicto consiste en pedirle al gobierno un “adelanto de dinero del Fonasa” para “solucionar las inequidades” que existen en ASSE, explicó en su momento la presidenta de la FFSP, Beatriz Fajián.

La dirigente sostuvo que exigirán la creación de un fideicomiso con fondos que “saldrían del Fonasa” que, consideran, “le ha dado millones de dólares a La Española y el Casmu a través de fideicomisos para salvarlos”.

“Queremos que se adelante lo que corresponde de Fonasa a través de un fideicomiso a devolver en un cierto tiempo”, dijo Fajián.

Los funcionarios no se plantearon un plazo para sus movilizaciones. La idea es mantener el conflicto durante toda la discusión del proyecto de rendición de Cuentas en el Parlamento. La propuesta enviada por las autoridades sanitarias incluye la creación de nuevos cargos y el aumento en la dotación de recursos humanos en varios programas prioritarios para el gobierno. Sin embargo no el gremio no lo considera suficiente.

Reacción.

El vicepresidente Danilo Astori se refirió ayer al conflicto. “Nosotros los respetamos y los entendemos (a los funcionarios). Pero también señalamos que estamos adoptando una conducta fiscal prudente, cautelosa”.

Además, destacó que la prudencia del gobierno se basa en “el momento que está viviendo el país hoy, donde tiene que tener un cuidado fiscal muy grande”, así como en que “la trayectoria salarial pública y privada así como el ingreso de las familias durante todos estos gobiernos desde que el Frente Amplio asumió en 2005 ha sido extraordinariamente ascendente”.

Esencialidad.

El año pasado, el gremio sostuvo un largo conflicto con continuas ocupaciones a hospitales y policlínicas que obligó al gobierno a emitir un decreto de esencialidad de los servicios.

En aquella oportunidad se reclamaba básicamente por el ingreso de más funcionarios, algo que se terminó concretando pero que no aún no satisfacen las expectativas del gremio de la salud pública.

Marcha con “Bebés”

Antes de activar el conflicto, un numeroso grupo de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública (FFSP) marchó desde el Hospital Pereira Rossell hasta el Ministerio de Salud Pública con una inusual consigna. La mayoría de los trabajadores cargaba en sus brazos muñecos que simulaban ser niños recién nacidos. La idea era simbolizar que el conflicto que están llevando adelante es para “mejorar la salud de los hijos de los uruguayos”. Cuando el gremio de la salud llegó hasta las puertas del Ministerio de Salud hubo espacio para encendidos discursos e incluso se vivieron momentos tensos en la propia interna del gremio. La presidenta de la FFSP, Beatriz Fajián, fue cuestionada por funcionarios del Saint Bois.

 

http://www.elpais.com.uy/informacion/gremio-salud-inicia-ocupaciones-hospitales.html