Argentina: detienen a dirigente popular y lo condenan a tres años y ocho meses

Con una fuerte crítica al poder judicial y un amplísimo marco de solidaridad, el líder de Quebracho Fernando Esteche llevó adelante una conferencia de prensa en La Plata poco antes de ser detenido por la condena que sufrió por el ataque al local de Sobisch en 2007.

Hasta el vice gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Gabriel Mariotto, apareció ayer para acompañar a Fernando Esteche en sus últimas horas de libertad, previas al cumplimiento de la condena a tres años y seis meses de reclusión dictada por el Tribunal Oral Federal número 3 (TOF) en 2010. Se trata de la causa comenzada en 2007 contra los dirigentes del Movimento Patriótico Revolucionario Quebracho, Fernando Esteche y Raúl “Boli” Lescano”, y otros seis militantes de la organización por el escrache que realizaron contra uno de los locales partidarios del ex gobernador neuquino, Jorge Omar Sobisch, el día siguiente del asesinato de Carlos Fuentealba. La condena fue por “daño e incendio con peligro real común de los bienes”, y su ejecución quedó firme luego de que, la semana pasada, la Corte Suprema de Justicia dictara su confirmación.

Ante esto, Esteche convocó a un amplio arco de organizaciones políticas en la Facultad de Periodismo y Comunicación Social de La Plata, su lugar de trabajo, para oponerse a la “banda de rufianes” del Poder Judicial, como la definió durante la conferencia de prensa. “Hay en Argentina un sector que trabaja para que los negros no se puedan manifestar. No para que todos los días que terminemos en la cárcel, pero sí que nos armen una catarata de causas. Hay que poner un freno a estos rufianes que quieren ir por todo, sino no se los para más”, declaró Esteche. Y un enorme arco político respondió solidarizándose con él.

Uno de los principales reclamos que se hacen sobre este caso, que unió a las fuerzas políticas presentes, tiene que ver con que el dirigente de Quebracho fue condenado como “autor ideológico” del hecho, ya que ni siquiera se encontraba en el lugar cuando se atacó la sede de Sobisch. Según el TOF, es necesaria la “imposición de una pena superior al mínimo legal para aquellos que desempeñaron un papel estratégico en la organización y desarrollo de la ejecución del hecho, que en el caso de Esteche y Lescano se observa como de fundamental importancia para el éxito de la empresa delictiva emprendida”, según puede leerse en el dictamen de 2010. Una decisión completamente opuesta a la que se tomó en el caso de Jorge Omar Sobisch, inicialmente imputado en la Causa Fuentealba por haber sido el máximo responsable de las fuerzas de seguridad durante el fusilamiento del maestro, y luego liberado de todo cargo.

“Esta detención trae una serie de arbitrios que nosotros cuestionamos”, apuntó Mariotto durante la conferencia de prensa. “Este tipo de actos represivos no van a parar la organización social. Tenemos diferencias, pero ante enemigos comunes y poderes imperiales nos encontramos del mismo lado”, agregó. A su lado, dirigentes de partidos políticos de izquierda, referentes del kirchnerismo universitario y representantes de movimientos sociales de todo el país fueron tomando la palabra de a uno para expresar su solidaridad con Esteche y Quebracho, cuestionar duramente a la “corporación judicial” y pedir la libertad inmediata de los presos políticos.

“No nos unimos por cualquier causa”, remarcó la decana de la facultad y concejal electa por el kirchnerismo, Florencia Saintout. “Nos unimos en contra de esta derecha siniestra que está en todas partes, especialmente en el campo judicial”. Vilma Ripoll, por su parte, destacó que “este es un puesto de lucha, donde estamos todos juntos y donde entendimos que teníamos que estar”, a la vez que remarcó la importancia de oponerse a la ley antiterrorista, que “multiplicaría estos casos”.

“¿Donde está la justicia para condenar a Duhalde, Atanasoff y Solá?”, preguntó entre una lluvia de aplausos Alberto Santillán, padre de Darío, que junto con Maximiliano Kostekí murió asesinado por la policía bonaerense durante la Masacre de Avellaneda en 2002. Luis D’Elía, sentado al lado de Esteche, agregó que “es una provocación de la corporación judicial que Sobisch esté en libertad y el Boli y Fernando tengan que ir presos. Lograron unirnos en una misma causa que no debe terminar hoy”. Desde la conferencia de prensa se lanzó la propuesta de generar una coordinadora por la liberación de Esteche y Lescano para obtener una amnistía a los dos militantes. “No puede ser que en la Argentina este tipo de jueces sigan impartiendo justicia. Que esto no se agote hoy, impulsemos acciones concretas por la liberación de los compañeros y contra la caterva judicial más podrida del país”, arengó D’Elía.

Todos los centros de estudiantes de la UNLP se solidarizaron con los dos dirigentes de Quebracho, y a través de la presidente de la Federación Universitaria de La Plata, Clara Condenanza, aseguraron que “seguiremos luchando para tu liberación, y esperamos que pronto vuelvas a dar clases en esta universidad”. El Frente de Izquierda y de los Trabajadores también estuvo presente. Christian Castillo arremetió contra el Proyecto X y recordó que la Corte Suprema debe ser repudiada por su confirmación del fallo. “Es una persecución contra todos los luchadores populares”, aseguró, y recordó que pronto serán dictadas las sentencias contra los trabajadores de Kraft y de Las Heras por causas contra la protesta social.

Raúl Lescano debió ser operado ayer a la noche y sus abogados pedirán por él la detención domiciliaria por su estado de salud. Pero para Esteche la orden de detención comenzó a regir en horas de la tarde, y al culminar la conferencia de prensa esperó en el estacionamiento de la facultad la llegada de los oficiales para que la hagan efectiva. Poco antes de ser trasladado, saludó a los centenares de militantes allí congregados. Ante banderas que quizás jamás se habían visto juntas, Esteche aseguró que “quieren terminar con la política hecha en las calles. Quieren que la política sea solo de los de saco y corbata. Pero nosotros seguimos del lado de lo popular. Por eso nos encarcelan”.

http://www.marcha.org.ar/1/index.php/nacionales/96-ddhh/4755-en-el-poder-judicial-tenemos-una-banda-de-rufianes