Presidente electo define primeros nombres de su futuro gabinete

El presidente electo Salvador Sánchez Cerén va delineando a cuentagotas quienes conformarán su gabinete y fiel a la idea de “continuidad de los cambios” de su campaña electoral, los primeros nombres confirmados y las funciones que desempeñarán en su gobierno reflejan de entrada un patrón que no distará demasiado del manejado por el actual presidente Mauricio Funes.

Cuando en 2009 Funes asume la presidencia del país, eran latentes los temores que el gobierno salvadoreño viraría 180 grados a priorizar relaciones con Venezuela a tal grado de copiar sus medidas como nacionalización de sectores económicos y reformas constitucionales en lo referente a formas de participación ciudadana. En cinco años el primer gobierno de izquierda disipó esas dudas y sobre esa ruta es la que aparentemente andará el próximo presidente.

Resaltando las buenas relaciones cosechadas en la región centroamericana, territorio en el cual empezó este viernes una gira oficial, Sánchez Cerén anunció que el actual secretario del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), Hugo Martínez, regresará a ser el jefe de la diplomacia salvadoreña a partir del 1 de junio.

Martínez, quien dejó dicho cargo el 1 de julio del próximo año, dijo sentirse honrado por la designación que le hace un “compañero a quien aprecio y respeto mucho” y afirmó que trabajará por ampliar las relaciones con todo el mundo.

El próximo funcionario precisó que se establecerán y profundizarán relaciones con naciones que aun no se habían contemplado, sin dejar de lado los “socios estratégicos”, en este caso los Estados Unidos.

Previo a esta designación, el presidente electo informó el jueves que el actual Secretario de Asuntos Estratégicos, Franzi Hato Hasbún , como su secretario de Diálogo para establecer los enlaces con los  diversos sectores de la sociedad, principalmente la oposición.

Esta función no es nueva para Hasbún, ya que en su función de secretario para Asuntos Estratégicos era el encargado de la “negociación política” del gobierno de Funes. Pero además estaba encima de otras subsecretarías como Transparencia y Anticorrupción, Desarrollo Territorial y Modernización del Estado.

El nuevo cargo que le extiende Sánchez Cerén parece comprender de funciones más específicas, considerando que el presidente electo ha enarbolado la bandera del diálogo y la concertación con la oposición política y el escéptico sector empresarial, desde que se confirmó su victoria en las urnas.

Aparte de Hugo Martínez y Hato Hasbún, otra designación confirmada desde la campaña presidencial es la del actual ministro de Obras Públicas Gerson Martínez, aunque no se sabe cual cartera ocupará el próximo gobierno.

Con estos nombres, El Salvador apuntaría a mantener un equilibrio en las relaciones  exteriores en las que se exploraría mayores acercamientos al cada vez más pujante sur del continente, pero sin descuidar a Estados Unidos, en donde viven y trabajan alrededor de 2,7 millones de compatriotas.

Asimismo, la designación de una Secretaría presidencial para el diálogo iría en consonancia con las intenciones manifiestas del próximo gobernante de priorizar el diálogo político, principalmente en una coyuntura en la que ARENA expresó agrias críticas al FMLN y a instituciones como el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ante el resultado tan estrecho suscitado en las elecciones, llegando a amenazar con que “no habría estabilidad” en los próximos cinco años.

“Las lógicas son de cambio y continuidad, porque si usted solo apuesta por la continuidad se expone a tener los mismos resultados (…) No se trata de decir que la continuidad es mala, pero no es suficiente”,Roberto Cañas, Analista.

Un punto a favor de los recientemente confirmados funcionarios es que ambos pertenecieron durante el conflicto armado a las Fuerzas Populares de Liberación (FPL), organización cuyo líder principal era Salvador Sánchez Cerén y que al final de la guerra terminó siendo la más grande de las cinco organizaciones que integraron el FMLN.

Pese al mensaje de moderación que parece enviar Sánchez Cerén con estas designaciones, hay otros que no dejan de ver con cierta preocupación que  esto solo suponga una mera continuidad del modelo dejado por Funes y sus vicios como la constante confrontación con el empresariado y la oposición política.

“Las lógicas son de cambio y continuidad, porque si usted solo apuesta por la continuidad se expone a tener los mismos resultados (…) No se trata de decir que la continuidad es mala, pero no es suficiente”, sostuvo el analista y firmante de los Acuerdos de Paz, Roberto Cañas.

Cañas además valora que si se continúa con la designación de personas orgánicas al FMLN en el gabinete, es posible que el partido oficial no pueda repetir su dinámica de las adhesiones que realizó en 2014.

No obstante concuerda que los cinco años del próximo gobierno, al igual que el quinquenio que está por terminar, no se parecerán en nada a un modelo como el venezolano.

http://www.contrapunto.com.sv/politica/primeros-nombres-del-nuevo-gabinete-reafirman-discurso-de-continuidad