Lugo visita a campesinos que llevan 50 días en huelga de hambre

El senador del Frente Guasu, Fernando Lugo, y el activista por los DDHH, Martín Almada, visitaron este domingo a los presos internados en el Hospital Militar donde cumplen 52 días en huelga de hambre.

El abogado de los campesinos, Vicente Morales, informó a Efe de que los campesinos dejaron el sábado incluso de tomar agua como medida de presión “hasta que permitieran la entrada de personas de su confianza” para estar con ellos.

Las autoridades militares prohibieron el sábado el acceso a sus familiares, mientras que Morales pudo entrar al hospital por la mañana, pero no por la tarde, relató.

Sin embargo, hoy aceptaron las visitas. “Están muy débiles. Ya no pueden moverse solos”, dijo a Efe Mariano Castro, el padre de dos de ellos, quien estuvo hoy con ellos, así como otros familiares.

También lo hicieron Martín Almada, un activista de derechos humanos que fue torturado durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) y el senador Fernando Lugo, que era presidente cuando ocurrió la masacre.

Una semana después de la matanza, el Parlamento paraguayo lo cesó tras un controvertido juicio político y nombró como presidente a Federico Franco, del Partido Liberal, hasta ese momento aliado de Gobierno.

Los campesinos fueron trasladados al hospital militar en dos grupos, el viernes y el sábado, desde el penal asunceno de Tacumbú debido a su delicada situación de salud. Castro dijo que en el hospital les ofrecieron comida, que ellos rechazaron.

El próximo miércoles tendrá lugar una audiencia en la que el juez decidirá si acepta o no la petición de la defensa de que se sustituya la prisión preventiva por arresto domiciliario.

Los labriegos están acusados de tentativa de homicidio, asociación criminal e invasión de inmueble ajeno, así como otros seis campesinos que guardan arresto domiciliario.

Esas personas son los únicas imputadas por la Fiscalía de Paraguay por delitos vinculados con la muerte de once de sus compañeros y familiares y seis policías durante el desalojo de una protesta en una zona rural de la ciudad de Curuguaty, a unos 250 kilómetros al este de Asunción.

La defensa ha solicitado medidas cautelares a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con el argumento de que el proceso contra los labriegos “está plagado de irregularidades”.

La organización no gubernamental Oxfam informó hoy de que se ha unido a un grupo de entidades internacionales que han dado su respaldo a la petición presentada ante la CIDH.

El caso “resume las injusticias vinculadas al acaparamiento de tierras que se repiten en los países de la región”, dijo el director de Oxfam en Paraguay, Oscar López, en un comunicado.

“Es imprescindible que los campesinos que demandan acceso a la tierra, hoy presos y en huelga de hambre, tengan un juicio justo con todas las garantías de derechos humanos”, añadió.

Suscriben también la petición la Fundación Internacional Baltazar Garzón, que encabeza el exjuez español, el Instituto de Estudios Políticos para América latina y África (IEPALA), France Amerique Latine y la Cátedra Unesco de Sostenibilidad y Derechos Humanos de la Universidad Politécnica de Cataluña, entre otras entidades.

La defensa alega, entre otras cosas, que durante la investigación desaparecieron pruebas como casquillos de balas de armas automáticas, que demostraban, en su opinión, que los disparos contra la Policía no procedieron de las escopetas de los labriegos.

La defensa pidió a la CIDH la suspensión del juicio, convocado para el 26 de junio, hasta que se determine la titularidad de las tierras en disputa.

Morales indicó que no se les puede acusar de invadir un inmueble si no está claro a quién pertenece.

Los terrenos de Marina Cué, la hacienda de Curuguaty donde ocurrió la matanza, llamada así porque durante la dictadura de Alfredo Stroessner (1954-1989) era usada por la Marina paraguaya, son disputados por el Estado y la empresa Campos Morombí en un litigio que dura ya casi una década.

La firma pertenece a la familia del fallecido empresario Blas Riquelme, quien fue un importante cargo del Partido Colorado, la formación del actual presidente de Paraguay, Horacio Cartes.

Los campesinos invadieron las tierras para forzar su vuelta al Estado y que formaran parte de la reforma agraria.

http://www.ultimahora.com/lugo-visita-campesinos-presos-hospital-militar-n783999.html

Denuncian que campesinos presos en huelga de hambre son torturados sicológicamente

Los cinco campesinos presos por la masacre de Curuguaty y que se encuentran en huelga de hambre hace 50 días fueron trasladados al Hospital Militar en contra de su voluntad, donde están aislados y son sometidos a distintos tipos de presiones y torturas sicológicas para hacerlos desistir de la medida, denunció la Articulación Curuguaty.

Felipe Benítez Balmori,  Rubén Villalba, Arnaldo Quintana, Adalberto Castro y Néstor Castro cumplieron este sábado 50 días en huelga de hambre, pues rechazan ir a juicio oral hasta que la Corte no resuelva el litigio de la titularidad de las tierras de Marina Cue, que de acuerdo a los documentos disponibles pertenecen al Estado.

Los cinco labriegos fueron trasladados al Hospital Militar en contra de su voluntad, pues los mismos solo habían aceptado ser llevados al Hospital de Itauguá. Las fuentes señalaron que en el nosocomio castrense niegan el acceso a médicos independientes, a laspersonas que hacen acompañamiento sicosocial e incluso a los abogados de los presos por supuestamente “obstaculizar el trabajo médico”.

La organización denuncia que estas medidas restrictivas son responsabilidad de funcionarios del Ministerio de Justicia  y de la Fiscalía. Señalan como hechos de tortura sicológica que civiles se encuentren actualmente en condiciones de aislamiento en un establecimiento militar, vigilados por efectivos fuertemente armados, separados no solo entre ellos, sino del público en general y sufriendo permanente hostigamiento por parte de funcionarios del hospital y la cárcel. Afirman que los campesinos son torturados sicológicamente a través de entrevistas hechas por supuestos sicólogos o siquiatras, quienes les preguntan “si quieren comer algo rico, algo dulce, si quieren ir a sus casas, si quieren llorar”, señalaron las fuentes.

Acusan al Dr. Felipe Benítez, director general de Salud Penitenciaria del Ministerio de Justicia, de querer forzar a los campesinos a ingerir alimentos para impelirles al levantamiento de la huelga de hambre en contra de la voluntad expresa de los afectados.

VigiliaLos miembros de la articulación y los familiares de las víctimas convocan a una vigilia para la tarde-noche de este sábado frente al Hospital Militar en rechazo al aislamiento y hostigamiento que sufren los presos.

Los labriegos exigen la prisión domiciliaria hasta que se resuelva quién es el titular de las tierras, pues al ser estas del Estado quedan invalidados los cargos de invasión de inmueble y asociación criminal. Asimismo, al tratarse detierras públicas el procedimiento del 15 de junio de 2012 queda viciado y la responsabilidad de las muertes debería recaer sobre quienes ordenaron el ilegal desalojo llevado a cabo con una orden de allanamiento.

El Tribunal de Sentencia de Salto del Guairá fijó para este miércoles 9 de abril, a las 08:00 hs., la audiencia de revisión de medidas en que decidirán si otorgan o no el arresto domiciliario solicitado por la defensa de los cinco huelguistas.

http://ea.com.py/denuncian-que-campesinos-presos-en-huelga-de-hambre-son-torturados-sicologicamente/