Costa Rica: presidente asegura que Canal Interoceánico de Nicaragua impulsará la economía

El presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, afirmó hoy que si Nicaragua logra construir un canal interoceánico, supondría un acicate para que su país mejore la infraestructura portuaria y aproveche las oportunidades del comercio internacional.

“No sería la primera vez que una construcción de esta magnitud no se concreta, pero si se concretara (…) no veo riesgo ni amenaza alguna para Costa Rica, sino un estímulo, un acicate para que Costa Rica mejore su infraestructura”, expresó Solís en una conferencia de prensa en la que habló de diversos asuntos.

El mandatario costarricense afirmó que su Gobierno desconoce la información técnica, plazos de construcción e inversión del proyecto del Canal, el cual, dijo, “de momento es solo una aspiración” de Nicaragua.

Solís recordó que hace unos días la Cancillería costarricense envió una nota al país vecino pidiendo estudios ambientales y garantías de que la obra no afectará territorio costarricense.

El gobernante comentó que con el aumento en los volúmenes de comercio internacional que se prevén para los próximos 100 años, los países están en la búsqueda de nuevas formas de intercambio entre el Pacífico y el Atlántico.

Aseguró que Costa Rica debe mejorar su infraestructura, especialmente portuaria, para aprovechar las oportunidades que surjan de nuevas rutas comerciales como el eventual Canal nicaragüense, así como con la ampliación del Canal de Panamá.

En una nota diplomática, Costa Rica exigió la semana pasada a Nicaragua estudios que acrediten que la construcción del canal no afectará territorio costarricense ni el volumen de agua de sus ríos, así como información sobre las previsiones ante eventuales accidentes como derrames de petróleo.

El proyecto del canal actual, que ejecuta la empresa de origen chino HKND Group, tiene planificado unir el océano Pacífico con el mar Caribe con una ruta húmeda de 278 kilómetros de longitud.

El plan incluye dos puertos, un aeropuerto, una zona de libre comercio, un complejo turístico y carreteras de complementos, además de dos exclusas, un lago artificial y fábricas de cemento y acero.

El Gobierno nicaragüense calcula que el valor de la obra será de 40.000 millones de dólares, que requerirá 50.000 trabajadores de la construcción y ofrecerá 200.000 empleos.

Costa Rica y Nicaragua mantienen frías relaciones desde el año 2010 debido a problemas limítrofes que se están dirimiendo en un juicio en la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Costa Rica interpuso este año una nueva demanda contra su vecino ante la CIJ por presuntamente ofertar bloques de exploración y explotación petrolera como suyos en el Caribe y el Pacífico costarricense.

http://www.elpais.cr/frontend/noticia_detalle/1/93580