Segun la FAO, exísten 900 mil salvadoreños en grado de subnutrición en el país

La población infantil menor a los seis años es la más afectada por la desnutrición. Gobierno hace llamado para agilizar proceso de aprobación de Ley.

Al menos 900 mil personas en El Salvador no estarían consumiendo las calorías suficientes recomendadas por estándares internacionales para alcanzar un nivel óptimo de nutrición corporal, señala el último informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés).

El informe apunta que la inseguridad alimentaria sigue siendo un aspecto aún no afianzado por el Estado salvadoreño y aunque los esfuerzos por reducir los niveles de malnutrición son considerables, aún falta “elevarlos a los máximos niveles de la política nacional”

El número de afectados por niveles bajos de nutrición en el país representa el 13.5 por ciento del total de la población nacional y de acuerdo a estadísticas de la Directora Ejecutiva del Consejo para la seguridad alimentaria en El Salvador (CONASAN), Daysi de Márquez, la malnutrición está afectando sobre todo a niños y niñas menores de seis años.

Márquez señala que la sub nutrición en El Salvador no sólo responde al déficit de nutrición, sino al exceso calórico manifestado en obesidad. Este último aspecto habría aumentado al 59 por ciento en mujeres en edad fértil y al 6 por ciento en niños menores de seis años

Las estadísticas agregan que la malnutrición aguda alcanza solamente el 1.1 por ciento de la población, sin embargo, los datos preocupan cuando se revela que el 19 por ciento de niños menores de cinco años son víctimas de la desnutrición crónica. “Se trata de infantes que han rebasado la situación crítica de desnutrición aguda y presentan un retardo en su crecimiento”, explica Márquez.

Ignacio Rivera, coordinador Subregional para Mesoamérica de la FAO, señala que el grado de subnutrición es mayor aún es zonas rurales donde la agricultura familiar está siendo afectada por el fenómeno de inseguridad y que está provocando la pérdida de decenas de empleos.

Datos de la coordinadora subregional prevén que en Centroamerica al menos 12 millones de personas se dedican a la agricultura familiar y producen más del 50 por ciento de la producción agropecuaria en la región.

Sin embargo, el fenómeno de la sequía ha provocado también múltiples pérdidas en cultivos que podrían ser destinados para reducir los índices de subnutrición. Sólo por esta causa agricultores salvadoreños perdieron 4 millones de quintales de maíz en la zona oriental durante su último periodo de cosecha 2013-2014.

Otros 45 mil quintales de frijol valorado en aproximadamente 2.6 millones de dólares se sumaron a los impactos negativos para casi 100 mil agricultores y a la pérdida de 70 millones de dólares por parte del Estado.

“No es una situación que la resuelva solamente el gobierno, todas las determinantes se basan en aspectos socioculturales, políticos, ambientales y de múltiples sectores” dice Márquez al asegurar que las iniciativas para superar los índices negativos de malnutrición han sido puestos en marcha a través de distintos sectores.

Al respecto, el Viceministro de Agricultura y Ganadería, Hugo Flores, no descartó que los avances fueran más trascendentales si el país decidiera aprobar definitivamente la Ley por la Soberanía Alimentaría, propuesta al Legislativo desde el 2013.

“Hay países en la región que a partir de decisiones políticas han ido avanzando y garantizando la seguridad alimentaria. Es importante posicionar la agricultura familiar como política que vaya reduciendo la situación de pobreza y hambre”, enfatizó el funcionario.

Actualmente, en América Latina hay 37 millones de personas que aún padecen hambre. Según proyecciones de la FAO, el objetivo es que dicha cifra disminuya a 34.5 millones en los próximos años y las esperanzas son muchas, luego que en la última década, según técnicos de la FAO, se redujera el hambre del 15.3 por ciento al 6.1 por ciento.

República Dominicana, Belice y Honduras siguen siendo los países con mayores niveles de sub nutrición en la región.

Contra Punto