Gobierno costarricense declara emergencia nacional por sequía

La sequía de los últimos meses deja, hasta este momento, pérdidas por más de 14 mil millones de colones en los sectores agrícola y ganadero de Guanacaste. Para los próximos meses el panorama no es alentador, como tampoco es la momentánea ausencia de recursos para enfrentar la problemática, pese a que recién el Gobierno declaró estado de emergencia.

El decreto de emergencia propicia la fase de ‘reconstrucción’ de los sectores. En el caso de Guanacaste, los daños cuantificados ascienden a unos 4.500 millones en el sector ganadero, otros 4.500 millones en el cultivo de caña, mientras que en el sector arrocero las pérdidas suman casi mil millones. En resumen, las pérdidas en el sector agrícola alcanzan los 9.500 millones y en el ganadero unos 4.500 millones.

“El decreto de emergencia faculta a que las instituciones públicas y privadas, a través de la Comisión Nacional de Emergencia (CNE), puedan hacer los desembolsos y destinar fondos. La comisión en este momento está aceptando donaciones de entes públicos y privados para atender la situación que ya se dio… ¿Dónde están los recursos para atender esta pérdida por 14 mil millones? Eso no significa que el dinero esté”, reconoció José Joaquín Salazar, viceministro del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Cuando se tenga el dinero, la CNE coordinará con los comités locales de emergencia para hacer llegar los fondos. Ya tienen localizados los productores, los sitios y los sectores afectados. En el caso del MAG, reiteró que ya estaban preparados tras la declaración de la alerta amarilla semanas atrás. No obstante, echarán mano de recursos que forman parte de la subejecución presupuestaria.

“Tenemos unos 350 millones de colones que están por ser trasladados a la CNE y ya presentamos el plan de acción, es decir en qué invertir ese dinero. En la medida que vayan llegando más fondos y que ahora se habilita a las entidades públicas y privadas a que aporten fondos, el plan de acción se irá expandiendo”, describió el funcionario.

Con ese dinero del MAG, se construirán reservorios de agua para el verano, compra de pacas de heno, melaza y equipos de riego.

“Esto nunca se ha presupuestado”

La ley de la CNE establece que todas las entidades deben disponer de una reserva presupuestaria para enfrentar situaciones similares. En el caso del MAG, siendo el ente rector, confesó que ese rubro ‘nunca se ha presupuestado’.

“Nunca fuimos provisorios, siempre actuamos sobre y de una forma coyuntural… Hoy esos recursos vienen del MAG por la subejecución presupuestaria; cosas que consideramos que no se ejecutarán el presupuesto 2014 de una vez decimos: esto no se va a gastar y lo pasamos a este fondo”, manifestó el viceministro.

Salazar dijo que si el país hubiera previsto hace dos décadas este tipo de emergencias, la realidad actual sería distinta. Tomó como ejemplo el olvidado proyecto ‘Agua para Guanacaste’, que nunca se convirtió en realidad.

El funcionario no obvió el exceso de lluvia en el sector caribeño, reiteró que se debe crear la infraestructura necesaria para drenar los suelos. La declaratoria de emergencia también abarca cantones alajuelenses como Orotina o San Mateo, para estos sitios todavía no existe un informe sobre cuantificación de daños.

Felipe Arguedas, director de Operaciones Regionales del MAG, explicó a finales de agosto que tenían contabilizadas unas 58 mil cabezas de ganado en riesgo, por lo cual urgía de recursos para enfrentar las condiciones de la próxima época seca.

Gabriela Chinchilla, meteoróloga del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), dijo que en el caso del Pacífico Norte la época lluviosa estaría finalizando entre el 28 de octubre y el 1 de noviembre, siendo lo normal del 2 al 6 de ese mismo mes.

CR Hoy