Crisis fiscal: secretario de Tesoro de EEUU pide incluir a la isla en Ley de Quiebras

La administración del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, solicitó ayer al Congreso federal que apruebe el proyecto de ley que busca incluir a las corporaciones públicas de Puerto Rico en el capítulo 9 de la Ley federal de Quiebras, de manera que se puedan reestructurar los pasivos “insostenibles”.

En una carta firmada por el secretario del Tesoro, Jacob Lew, y enviada al presidente del Comité de Finanzas del Senado, el republicano Orrin Hatch, se indica que “al conceder acceso a Puerto Rico a un régimen de quiebra ordenada lo más pronto posible, el Congreso puede ayudar a poner a la Isla —y a los millones de ciudadanos americanos que allí viven— en el mejor camino para una recuperación sostenida”.

Actualmente, la Cámara federal tiene ante su evaluación el proyecto HR-870, de la autoría del comisionado residente Pedro Pierluisi que solicita incluir a Puerto Rico en el capítulo 9 de la Ley federal de Quiebras. Un proyecto similar fue presentado en el Senado federal (S-1774) y desde el lunes el gobernador de Puerto Rico, Alejandro García Padilla, se encuentra en Washington, D.C., cabildeando por la aprobación de ambos.

Lew afirmó que Puerto Rico ha hecho las decisiones fiscales “menos adecuadas” y que Washington no tenía ninguna intención de rescatar a la Isla, pero que no ayudar a Puerto Rico a que reestructure rápidamente su deuda puede conducir a un daño económico a largo plazo.

El funcionario federal agregó en su carta que, si no se diera a Puerto Rico esa protección dentro de la Ley federal de Quiebras, “una resolución de las obligaciones financieras de Puerto Rico probablemente sería caótico, prolongado y costoso, tanto para Puerto Rico y de manera más amplia para los Estados Unidos”.

Celebran la decisión en Puerto Rico

Al conocer la determinación, el comisionado residente expresó por escrito que daba la bienvenida a la defensa del secretario del Tesoro, a quien le da “toda la razón cuando señala que permitir que las corporaciones públicas de Puerto Rico tengan acceso a la protección del Capítulo 9, ‘no implica ayuda financiera federal y de ninguna manera constituye un rescate federal’”.

Por su parte, el secretario de la Gobernación, Víctor Suárez, manifestó por escrito que “las expresiones del secretario Lew validan que el plan puesto en marcha por esta administración es el correcto, incluyendo la propuesta de establecer un plan de ajuste fiscal y económico a cinco años”.

“Nos sentimos satisfechos de que el secretario reconozca y apoye los esfuerzos del gobernador en busca de la recuperación económica del país, teniendo presente el bienestar de los puertorriqueños”, agregó.

De los $72,000 millones de deuda pública de Puerto Rico, $24,000 millones corresponde a las corporaciones públicas, que sería la que estaría disponible para reestructurarse dentro del capítulo 9. Actualmente, solo la Autoridad de Energía Eléctrica se encuentra en un proceso de reestructuración.

Metro