Jimmy Morales, ganador de la primera vuelta en las presidenciales de Guatemala: “Es bueno que los militares participen en política”

Por Martín Rodríguez

El candidato a la Presidencia de Guatemala Jimmy Morales, del Frente de Convergencia Nacional (FCN), es el virtual vencedor de las elecciones generales celebradas este domingo, aunque será necesaria una segunda vuelta para conocer al próximo mandatario del país. De 46 años, el actor agradeció a Dios la victoria, quien, a su juicio, bendijo y ayudó para saborear la gloria.

Con un 82,21 por ciento de las mesas contabilizadas (16.079 de las 19.582 existentes), Morales se perfila como el ganador de estos comicios, con el 25,70 por ciento del apoyo electoral (1.046.514 votos), que no es suficiente para evitar una segunda vuelta, fijada para el 25 de octubre.

Licenciado en Administración de Empresas, aunque más conocido por su trabajo de cómico en televisión en el programa “Moralejas” junto a su hermano Sammy, ha sido la gran sorpresa de las 14 candidaturas que peleaban por la Presidencia del país.

Él mismo reconoció, en declaraciones a la prensa, que su victoria era inesperada, pero que la vinculación de muchos partidos con la corrupción fue el detonante de que la población acudiera de forma masiva a las urnas y le otorgara su confianza a través del voto.

El periodista Martín Rodríguez, director de Nómada, entrevistó a Morales previo a la elección y preparó esta entrevista con el que es ya la gran sorpresa de la política guatemalteca, el hombre que es empresario de éxito, pero que no tiene ninguna experiencia política y su única fuerza es la forma de su discurso, tan grandilocuente que se compara con el ex presidente revolucionario Juan José Arévalo.

A Jimmy Morales le gusta decir sin decirlo que es un hombre hecho a sí mismo. Le gusta contar su historia de niño pobre que fue a la universidad y se hizo empresario de éxito en la televisión. Le gusta contarlo en mítines y entrevistas. Lo cuenta siempre igual. Como buen actor, se sabe de memoria el guión de la lágrima, el guión de su vida, el que usa desde 2015, el año en que quiso ser presidente. “Yo soy hijo de una viuda, yo vendí plátanos en el mercado de Santa Luis, sé lo que es jalar agua porque en mi casa no había agua, se lo que es tener letrina en la casa”. Jimmy Morales tiene un discurso que le gustaría contar como presidente, que no le incluye fomentar la desigualdad contra la pobreza.

Sin programas sociales claros, lo único que sí dice es lo que no hará: legalizar el matrimonio homosexual. En el fondo de su discurso, hay un gran silencio, como el que queda cuando se apaga la tele.

No ha participado en la política y no tiene experiencia en el Estado, que es un aparato muy difícil de manejar. ¿Qué argumentos da usted para decir que puede ser un presidente de calidad si nunca ha puesto un pie en el Estado?

Mi acompañante, mi compañero de fórmula, el doctor Jafet Cabrera (exrector de la universidad nacional) sí tiene mucha experiencia en la administración pública; administró presupuesto y personal de la Universidad de San Carlos. Trabajó en el sistema de salud y conoce bastante el tema de administración pública. Me acompañan personas como José Carlos Castañeda, José Ramón Lam, Shely Ordoñez, personas que tienen experiencia en el estado y, lo más importante, no tienen señalamientos [de corrupción]. [Ninguno de los nombres son conocidos en la política nacional.]

Yo no tengo la experiencia de aquel lado del mostrador, pero soy administrador de empresas, soy licenciado en administración de empresas, y los últimos diez años me he preparado para servir dentro de la administración pública: he ido a las emergencias de los hospitales y he visto las necesidades de la gente. Antes era admirado y criticado por el gremio, hoy estoy siendo vituperado, estoy siendo blanco de campañas negras, estoy siendo indagado e investigado como ningún otro, para los demás es una raya más al tigre y a mí me exigen pureza absoluta, y está bien. No voy solo. Mi función como presidente es cumplir la ley y velar porque se cumpla, optimizar la tributación, transparentar la inversión y todos los servicios sociales, salud, educación, seguridad, justicia, infraestructura y todo lo que se necesita. Hoy por hoy tengo a un buen referente en Juan José Arévalo… ¿Qué experiencia tenía [el ex presidente de Guatemala] Juan José Arévalo?

Arévalo era doctor en educación y antes no podía ser parte del gobierno porque estaba exiliado.

¿Y cuál era su experiencia en la cosa pública?

Había sido maestro.

Yo fui docente universitario en dos unidades académicas, tengo una maestría en políticas públicas y tengo un doctorado en seguridad estratégica que es la seguridad democrática. [en realidad son estudios en el doctorado, no el grado completo]

Doctorado iniciado por iniciativa del señor Avidán Ortíz (el clientelar decano de Derecho de la USAC) y de Ricardo Bustamante, el secretario de inteligencia del ex presidente Otto Pérez, para dar un grado a exmilitares.

¿Y eso le quita méritos al doctorado?

No, solo es diametralmente opuesto al doctorado de Juan José Arévalo. En uno de sus vídeos menciona al líder estudiantil Oliverio Castañeda como unos de los mártires del país. Para usted, ¿qué representa Oliverio Castañeda?

Oliverio Castañeda era hijo de una prima de mi abuelo, según me cuenta mi abuelo. Es la muestra de un joven intelectual, un buen estudiante, un hombre que realmente creía en que la preparación académica impartida en la Universidad de San Carlos le comprometía con una conciencia social y la lucha por el mejoramiento de la población más desposeída. Es un ejemplo de lucha.

Entonces cómo explica que, para hacer política, usted se alió con los ex militares que mataron a Oliverio Castañeda (en 1978, tras un discurso en el Parque Central).

De entradita, hay un pequeño error de información. El FCN fue un partido fundado por un grupo de personas entre las cuales había militares retirados.

Todos los directivos, secretarios generales y el secretario general adjunto de FCN eran militares.

Pero no todos estaban cuando yo llegué al partido en 2015. Ya todos se habían ido. Cuando nosotros llegamos, en las actas del comité ejecutivo ya no estaban ellos. Es más, el nombre del partido es FCN Nación, que fue la fusión de dos instituciones: un partido que estaba formado y un comité pro formación de partido. Este partido fue literalmente abandonado por toda su dirigencia, había también civiles y muchos más que hasta la fecha tengo el gusto de conocerlos. Mas no tengo amistad ni relación ni con los civiles ni con los militares que fundaron ese partido.

FCN es el partido de Avemilgua, lo fundó Avemilgua. [La Asociación de Veteranos Militares, la más radical de derecha, odiadora de la democracia]

No, no, no. Es una institución pública formada por personas. El FCN fue formado por personas. Después del 2011 sufre una debacle, el candidato que iba a participar, Ricardo Sagastume [hoy ministro de Economía por orden del magnate Mario López, de Tigo], un día antes de la asamblea llama y dice que no va. El partido queda abandonado. Yo para ese momento ni sabía de la existencia del FCN. Yo recibo la invitación de FCN en el 2011 para ver si quería participar con el partido y les dije que no, porque estaba formando una agrupación. Me dijeron que la agrupación ya estaba formada, pero yo no estaba comprando instituciones. Me contestaron que no me estaban vendiendo sino me invitaban a participar. Gabriel Tzian y Yolanda Tzian, Edgar Ovalle, Gregorio López, Milton Sánchez y Erwin Maldonado. Nosotros nos incorporamos y hoy el movimiento Nación es un movimiento netamente ciudadano. No tengo la más mínima relación, ni la más mínima comunicación con militares, ni la más mínima intención de ocultar algo porque no hay esa información.

Es un hecho que se metió a un partido fundado por personas que eran parte de Avemilgua.

FCN no lo fundó Avemilgua, lo formaron personas individuales. Cuando yo llegué a ese partido, ya no tenía esas personas. El machete es mal o es bueno, no es ni bueno ni malo, en manos de un trabajador, es una herramienta de trabajo, en manos de un criminal es un arma homicida. El partido en sí, no podés decir que es malo, es una institución pública y hoy la gente tiene que evaluar en base a las personas que están; en segundo lugar yo soy egresado de la San Carlos, soy un hombre con el derecho de poder defender cualquier causa social partiéndose por eso vamos a justificar la ideología de una persona, y que alguien pueda decir te metiste a un partido, eso es muy subjetivo, muy subjetivo, totalmente subjetivo.

En FCN Nación siguen fundadores de Avemilgua: Edgar Ovalle, Gregorio López, Alsider Arias…

Bueno, bueno, si lo quiere jalar de esa forma. Ahí si no hay pierde. Yo creo que estás sacando de su contexto el tema (del video suyo de campaña, en el que aparece el estudiante revolucionario Oliverio Castañeda), porque también está Jorge Carpio [político centrista asesinado en 1993]. Estás sacando de contexto un elemento y sacar de contexto las cosas no es bueno. ¿Qué dice el texto de ese video por el que usted me está sacando de contexto?

Que usted no tiene miedo de ser un mártir.

Guatemala ya no necesita mártires. Saqué la figura de Oliverio Castañeda y saqué la figura de Jorge Carpio porque son dos crímenes políticos importantes o mártires políticos que representan de una forma las cosas que no deben suceder en Guatemala. No estoy valiéndome de la figura de Oliverio Castañeda de una forma ideológica, es un hecho que sucedió. Te sugeriría que no saquemos de contexto esa figura porque creo y me gustaría que presentaras el video del que estamos refiriéndonos.

Con gusto. No es sacarlo de contexto, lo que le planteo es que puede haber una contradicción en tener cercana a gente del ejército.

Pero insisto, no están cercanos, que haya dos, tres, cinco personas (militares) inscritas entre 700 te da la idea de la inclusión. Nosotros tenemos que ser incluyentes. Con César Cabrera [su candidato a ministro de Gobernación] fuimos compañeros en el doctorado de seguridad estratégica [fundado por Ricardo Bustamante, jefe de inteligencia de Otto Pérez]. Es un excelente ingeniero, sabe mucho de seguridad digital. Parte de su proyecto es poder al fin tener una sola estadística [que ya existe], y que pueda funcionar para el Ministerio Público, para la PNC. Pero si hay que hacer los señalamientos correctos porque creo que los periodistas están sacando de contexto muchas cosas.

Platiquemos de su carrera dentro de los canales con su programa exitosísimo de Moralejas. Usted estuvo a punto de hacer una fusión con Luis Rabbé [diputado de Líder, presidente del Congreso, cuñado del dueño de los canales, Ángel González] con los grupos Mío y País. Usted dijo en una entrevista con Sylvia Gereda que era amigo de Rabbé. ¿Cuál es su opinión del político Luis Rabbé?

Sí, pero yo fusión con Luis Rabbé, no. Yo iba a participar en Movimiento Integral de Oportunidades (MIO), al que me invito el periodista Lico Castillo, un periodista precisamente de izquierda, y parece ser que ahí se estaban fusionando dos agrupaciones. Pero hubo problemas; no entendía cuáles eran los problemas, y me retiré. Por País estaba el señor Luis Rabbé y yo no sé qué problemas tuvieron, simplemente decidí alejarme. En el caso de Luis Rabbé, tuve el gusto de conocerlo cuando él era director de Radio Sonora y yo trabaje en deportes, allá por 1997. Tuvimos una relación muy escasa, hablamos dos o tres veces. Me pareció una persona que respetó los acuerdos que hicimos. Estuve dos años en Radio Sonora y nunca más tuve relación con Luis Rabbé. Volvimos a tener dos o tres pláticas, nada político sino coloquial. Nada que ver con alguna relación ni de amistad ni de política. A la pregunta que me estás haciendo de que opino, creo que él ha tenido algunos señalamientos, a mí no me consta nada, no tengo relación directa con él, no tengo una amistad con él; yo creo que la gente tiene la libertad de poder externar de acuerdo a los señalamientos que él ha tenido.

¿Qué opina de Ángel González [propietario de Radio Sonora y el monopolio de la televisión abierta, donde hizo carrera con su programa cómico] y su papel en la democracia y la relación en el estado?

No tengo el gusto de conocer al señor Ángel González. Con las empresas que tengo con mi hermano, hemos tenido relación con los canales. Fundamentalmente con Moralejas, con la que hemos producido no solamente el programa de televisión sino películas, comics y otras producciones con la que le hemos vendido servicios. Todo lo que tengo de referencia de él, es a través de conversaciones, comentarios, me parece un empresario de éxito, que ha influido como todos los medios en la democracia y en la política nacional.

¿Usted renovaría las concesiones a los canales 3, 7, 11 y 13 si llegara a ser presidente?

Creo que no me correspondería puesto que el vencimiento no es en ese plazo.

¿Cree usted que debería renovarse?

Debiera hacerse la investigación. Mientras más opciones haya, más competencias, es beneficioso.

El presupuesto general de la nación otorga un porcentaje de la publicidad estatal a esos canales. ¿Qué opina usted?

El Estado no debiera tener tanta publicidad y para continuar pienso que no debe asignarse una cantidad tan alta en ningún medio.

¿Usted lo cambiaría?

Sí.

Y si le tocara, ¿consideraría no renovar la licencia a los cuatro canales?

No solamente es una decisión política sino también una decisión legal. Te insisto, todo aquello que lesione el beneficio nacional, definitivamente hay que revisarlo y hay que cambiarlo en beneficio de la nación, eso es un hecho.

En el caso de los canales, durante los últimos 25 años han hecho que se endeuden los políticos y a cambio tienen que pagar favores y después retribuirlo por medio de publicidad estatal.

No es mi caso, no es mi caso. No he hecho publicidad con ningún medio abierto, mi campaña se ha basado en realizar publicidad exterior y redes sociales con lo que yo puedo pagar [hasta antes de agosto, era un candidato que recibió pocos infomerciales; durante agosto, esa publicidad creció a vallas y anuncios caros]. El que se quiere comprometer, se compromete no con un medio sino con todos los medios. En Guatemala, hay un problema de corrupción a todo nivel, no solo dentro del gobierno. De nosotros, de mi persona muchos medios han dicho muchas cosas, escudándose en distintas cosas. Se hace un periodismo investigativo pero no finaliza la investigación.

¿Por qué cree que Baldizón le gustaría enfrentarse con usted en segunda vuelta y no con Sandra Torres?

Yo no creo que a él le interese enfrentarse conmigo y te voy a decir porqué. Porque él representa el mal y yo represento el bien. Hay tres partidos que hoy son indeseables en la canasta política, yo no soy uno de ellos, yo representaría precisamente todo el caudal anti voto de la política tradicional, a él no le conviene bajo ninguna circunstancia enfrentarse con Jimmy Morales; a mí sí porque tengo toda la capacidad de poder ver al frente y decir aquí está la verdadera diferencia.

Usted dice que son diferencias de día y noche, pero el FCN presenta al hijo de un diputado de Líder como candidato, Adín Maldonado, y están militares que fueron candidatos con el FRG [un gobierno corrupto, 2000-2003], están dos asesores ministeriales del PP [2012-2015], pareciera que algunos de su equipo ya han hecho gobierno.

Que Adín esté con nosotros no nos liga con ellos. Adín llegó, me habló y con mucho gusto le abrimos la puerta para que participara. Lo revisamos a él y no tiene ningún señalamiento. Él es un joven que se ganó la posición y está trabajando para el proyecto.

Se lo pregunto porque es una práctica general en el Congreso que muchos caciques que quieren salir de la escena pública, ponen a sus hijos como monigotes para que han su trabajo en el Congreso [como Mario Estrada, UCN, o Juan José Giordano, Líder].

Sí, pero hablaste de caciques y este no es el caso. Él no es un cacique, es un empresario y el hijo es un abogado que se va a graduar y quería participar. No tenemos nada que ocultar y hemos pedido a la CICIG y a los medios que nos investiguen y todo lo que vean va tener una explicación. La explicación de Adín es que es un joven profesional que está luchando porque quiere participar y nosotros le dimos la oportunidad.

Hablemos de otro joven. Edgar Chín que era candidato a diputado de FCN. ¿Por qué llegó él?

Él llegó hace dos años a trabajar al partido a tocarnos la puerta para poder participar, él no es hijo de ningún político de nada.

Es hijo de uno de los accionistas de Siga, la opaca empresa del Transurbano.

Ah, bueno.

¿El papá de Edgar Chin no aportó a la campaña de FCN?

Hasta donde yo sé, hacia nosotros no. Lo que hizo Edgar Chin fue entrar y aportar para su campaña. Todos los que vamos a ir a una posición, aportamos para nuestra campaña. Edgar Chin, estudiante de la Universidad Rafael Landívar, estudió unos semestres de derecho en la Universidad de San Carlos de Guatemala, estaba sacando una maestría en la universidad San Pablo y sus señalamientos fueron por algunas fotos que le circularon [en referencia a las imágenes para descreditarle por ser homosexual]. Yo respeté su decisión. Quién decidió renunciar fue él y sigue trabajando con nosotros aun cuando ya no es candidato por su renuncia.

¿Siente usted que hizo falta defenderlo como líder de su partido?

No para nada, nosotros y te podes dar cuenta cuál ha sido nuestra política, en el partido establecimos ya canales de comunicación, cuando el ataque es a Jimmy Morales, Jimmy Morales sale en la respuesta, cuando el ataque es al partido, el partido sale en la respuesta, cuando el ataque fue a Edgar Chin, Edgar Chin salió en la respuesta, cuando Javier Hernández Franco fue atacado, Javier Hernández Franco salió en defensa de su honorabilidad.

Yo creo que somos un partido de personas serias, de ciudadanos adultos, de ciudadanos que debemos dar cuenta de nuestros actos. Yo no puedo salir defendiendo todas las causas del partido por tres razones, primero no es el trabajo del secretario general de un partido ni del candidato presidencial, no es cuestión de defender, es cuestión de demostrar las pruebas y las pruebas se fueron mostrando y cada quién se tiene que amparar a las conductas que han realizado.

Para cerrar con el caso de Chin, ¿cuál es su opinión sobre los derechos de los gays?

Todas las personas tienen libertad y eso está establecido en todos los acuerdos internacionales sobre derechos humanos y en la misma Constitución se habla de los derechos humanos.

¿Cree que debería de legalizarse el matrimonio gay en Guatemala?

No es el momento ni estamos preparados para eso. He sido claro siempre en decir que no debe legalizarse.

Pero se contradice porque acaba de decir que los gays tienen todos los derechos.

Y tengo el derecho a oponerme. No dije que no tuvieran derechos, te dije que no estoy de acuerdo con una ley, no estoy diciéndote que estén en sus derechos o no estén en sus derechos. Si lo quieren hacer y aquí es prohibido, pueden ir a un lugar donde sea legal.

Sobre la desigualdad, ¿qué opina? Guatemala es uno de los 10 países más desiguales del mundo ¿cómo lo contrarrestaría en su gobierno?

Tratando de no tener el pensamiento que muchos tienen, es bueno que los militares participen en política.

No… me refiero a la desigualdad económica.

Yo me refiero a todas las desigualdades. Creo en la igualdad, todas las personas debemos ser tratados con la misma justicia.

¿Usted le cobraría más impuestos al 1% de más ricos?

No, volvemos al punto de la igualdad

¿Cómo va a fomentar la equidad económica?

Empecemos por el principio, que todos paguen los impuestos y después vayámonos a los temas que son el siguiente paso, nosotros no podemos igualarnos a una conducta de vida europea.

En su programa Moralejas, su personaje Black Pitaya [un garífuna que vive en Livingston] tenía muchos tintes racistas, ¿qué hará para combatir el racismo?

Ser inclusivos. En Livingston, los hermanos garífunas me aman y les fascina Black Pitaya; en el occidente mis hermanos de etnias mayas también; en el oriente, les fascina Nito y Neto. No estamos tratando de ofender a nadie, es cultura, es comedia.

Además de la inclusión, ¿qué políticas públicas específicas va llevar a cabo contra el racismo?

Las políticas precisamente que están hoy por hoy. No se necesita tanta legislación, estamos honestamente bien legislados. Las políticas públicas tienen que plantear lo que es la verdadera cultura guatemalteca, más que dividirnos en tanta cosas. Tenemos que generar una expresión de orgullo y dignidad para que empecemos a distanciarnos de todas esas cosas.

Yo le pregunto esto, porque si bien nadie puede disentir de esa aspiración política de soluciones propias o unir al país, yo lo que quiero es que los lectores quede claro: ¿Qué haría usted para lograr una mejor Guatemala?

José Mujica [ex presidente de Uruguay] dijo: educación, educación, educación. Pero en Guatemala no se puede hacer eso.

Porque no hay recursos. ¿De dónde va sacar dinero?

El Estado solo puede sacar dinero de los impuestos.

Pero, ¿qué impuestos va cobrar?

No vamos a cambiar los impuestos. IVA, ISR, ISO, los hidrocarburos, IUSI todos estos. El problema ahorita más fuerte es hacer que todos paguemos los impuestos.

Muchas empresas no pagan los impuestos que hay, ¿qué va hacer usted con eso?

La gran empresa no genera empleo, a menos que sean las maquilas. Parte de la gran empresa va hacia la automatización y la automatización lo que persigue es eliminar la mano de obra. Si nosotros queremos generar empleo sin estar beneficiando a empresas nacionales o extranjeras, tenemos que fortalecer la pequeña y mediana empresa, y desde la economía informal, porque cómo te conté yo vendí plátanos en el mercado, plásticos en la Terminal, y ropa en la 18 calle.

¿Cuál es la política pública más urgente que llevaría a cabo su gobierno?

La política de Seguridad Alimentaria Nutricional. En Guatemala el año pasado se nos murieron 152 niños de desnutrición aguda, si vas a Río Hondo y vas a la fundación Esperanza de Vida y vas a ver más de 300 niños que quedaron con lesiones mentales, con lesiones físicas a causa de la desnutrición aguda porque ya no se pudieron recuperar.

¿Qué va tener diferente respecto a la actual?

La focalización y la transparencia. El enfoque es mujeres embarazadas, niños mayores de 0 a 5 años, ancianos, mujeres y hombres, en ese orden en extrema pobreza. Nosotros estamos evaluando si la bolsa de alimentos es realmente la forma de combatir la desnutrición o si enfocamos hacia las escuelas, el problema de la escuela es que ya es tarde. Yo quiero y demando un pueblo comprometido. Yo soy hijo de una viuda y sé lo que es tener necesidad, pero a pesar de eso mi mamá nunca agarró un programa social. ¿Qué vamos a hacer? Conciencia social.

Mi campaña es lo que tengo para mostrar mi vida… ¿De qué han vivido estos políticos que han gobernado antes de la política?, ¿de dónde sacan dinero para vivir?

Es un misterio.

Yo he sido trabajar y tengo muestras de que me ganado a pulso el lugar en donde estoy y mi campaña ha sido de esfuerzo porque sé lo que cuesta ganarse el dinero, eso lo que puedo tener.

Confidencial