Paraguay: abogado de campesinos acusados en caso Curuguaty recusa al fiscal

El abogado Víctor Azuaga, defensor de diez de los acusados por la masacre de Curuguaty, dijo que recusará al fiscal de la causa, Jalil Rachid, por actuar como abogado querellante y no como agente fiscal, porque ha perdido totalmente la objetividad, informó el sitio Judiciales.net.

“Por su conciencia y por ética debería salir del caso y dar paso a otros fiscales libres e independientes, nadie ya los respeta, los presentes le abuchearon, deja mucho que desear su actuación”, expresó Azuaga, quien ya había declarado que Rachid debe apartarse del caso tras el pedido realizado por el agente de remitir los antecedentes del defensor ante la Superintendencia de la Corte por los pedidos y recusaciones presentados.

“Rachid toma el caso como una cuestión personal, actúa como un abogado de la querella adhesiva y no como fiscal”, subrayó.

La investigación de Rachid es cuestionada porque solo se acusó a los campesinos y no hay un solo policía investigado ante las denuncias de torturas y ejecuciones extrajudiciales que habrían cometido las fuerzas de seguridad durante el procedimiento, en el cual también murieron once campesinos. Además, tiene vínculos políticos y de amistad con la familia Riquelme, que es parte interesada en la causa.

Por otra parte, la sala penal de la Corte rechazó el recurso de nulidad presentado contra la confirmación del Tribunal de Sentencia que debe juzgar a los campesinos acusados, calificando de inadmisible el pedido. Señalan que el recurso no se halla previsto en la legislación procesal penal.

De esta forma, quedan confirmados los jueces Ramón Trinidad Zelaya, Benito González y Samuel Silvero, quienes habían sido recusados por preopinión, puesto que el presidente, Trinidad Zelaya, al asumir la nueva defensa a principios de agosto había rechazado conceder más tiempo alegando que la ciudadanía y la prensa piden conocer la sentencia.

Para este miércoles 2 de setiembre, a las 8:00 horas, está convocado el reinicio del juicio oral para los doce acusados.

Rubén Villalba, Felipe Benítez, Luis Olmedo, Adalberto Castro, Arnaldo Quintana, Néstor Castro, Lucía Agüero, María Olmedo y Dolores López se encuentran acusados por invasión de inmueble ajeno, asociación criminal y homicidio doloso en grado de tentativa; Alcides Ramírez y Juan Carlos Tillería, por invasión de inmueble y asociación criminal; mientras que Felipe Nery Urbina está procesado por “frustración a la persecución penal” al haber pasado por el lugar tras el tiroteo e intentado auxiliar a uno de los heridos. La joven RRVO será sometida a un proceso penal adolescente porque al momento de los hechos era menor de edad, en tanto que el también menor RABC ya fue condenado en un proceso abreviado.