Uruguay: Plenario del partido gobernante Frente Amplio se pronuncia contra la participación del país en el acuerdo comercial TISA

El Plenario Nacional del oficialista Frente Amplio, reunido este sábado 5, tomó posición contraria a la participación de Uruguay en las negociaciones del Acuerdo de Comercio de Servicios, más conocido como TISA, por sus siglas en inglés (Trade In Services Agreement).

RESOLUCIÓN

EL PLENARIO NACIONAL DEL FRENTE AMPLIO reunido en el día de la fecha expresa:

Visto:  la responsabilidad y el compromiso que tanto el gobierno como el Frente Amplio asumen en este período que reafirma la necesidad de trabajar en la construcción de definiciones como orienta nuestro Programa.  En ese marco abordamos el debate ante el proceso de negociación del TISA y en consecuencia RESUELVE:

1.    Saludar la iniciativa de nuestro Presidente al sostener que en este tema se debe facilitar el conocimiento y la discusión en general en la Sociedad y en particular consultar a la fuerza política

2.    En virtud de lo anterior, el Frente Amplio ha recorrido un proceso de análisis y discusión, el cual permite arribar a conclusiones en relación a este tema.

3.    Por lo expuesto  y en atención a nuestra visión sobre el desarrollo integral de la Nación, enmarcado en las definiciones programáticas, declaración constitutiva y Estatutos de nuestro Frente Amplio, planteamos la inconveniencia de seguir participando de las negociaciones del TISA.
APROBADA POR MAYORIA

Montevideo, 05 de setiembre de 2015

Web Frente Amplio

Resolución del Frente Amplio sobre el TISA

¿En qué consiste el TISA?

En su etapa más reciente, el borrador del Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA, por sus siglas en inglés) que negocian en secreto 50 gobiernos, entre ellos el de México, y que pretende regular de manera supranacional servicios de salud, agua, financieros, telecomunicaciones, transparencia y transporte, entre otros, plantea que los países firmantes den a los proveedores de servicios financieros extranjeros el mismo trato que a los nacionales. El instrumento, por añadidura, pasaría por encima de regulaciones establecidas por diversas naciones por razones culturales, sociales, ambientales (como para enfrentar el cambio climático) o de desarrollo y establecería, en caso de que llegue a firmarse, la facultad de “tribunales ‘comerciales’ privados” de decidir la forma en que los países regulan actividades que son fundamentales para el bienestar social”, asegura un análisis publicado por Wikileaks sobre el TISA.

Lo anterior se desprende de los borradores secretos de la negociación del TISA proporcionados a La Jornada por WikiLeaks, así como del análisis de los 17 documentos realizado por esa organización fundada por Julian Assange. Se trata de los anexos relativos a servicios financieros, regulación nacional, transparencia y telecomunicaciones, entre otros, y que fuero entregados a este diario, en exclusiva para México, y a otros cinco medios de Europa y América.

“Servicios turísticos, de salud y medio ambiente, así como finanzas, telecomunicaciones y transporte, forman parte crucial de la vida cotidiana (y) los gobiernos las regulan con varios objetivos; sin embargo, el TISA los trata como transacciones comerciales entre un proveedor y un consumidor, dentro de un mercado que debería estar sujeto a una regulación suave y basada en el mercado”, señala uno de los análisis publicados por Wikileaks. El TISA, agrega, “va contra las regulaciones que restringen el tamaño y la forma de los mercados locales de servicios (acceso al mercado), y aquellas que discriminan a las empresas extranjeras (trato nacional)”.

El convenio en negociación incluye, en su rubro de “transparencia”, una cláusula por la cual los gobiernos firmantes se comprometerían a informar acerca de regulaciones antes de que éstas entren en vigor, a fin de que los consorcios extranjeros  puedan tener conocimiento de ellas y, señala WikiLeaks, con el propósito de “dar a los intereses comerciales la oportunidad de cabildear a favor o en contra de las propuestas”.

En abril y junio del año pasado La Jornada informó de versiones previas del borrador del acuerdo, que también le fueron proporcionadas por WikiLeaks. Se alertaba ya entonces que la negociación, impulsada inicialmente a principios de 2012 por Estados Unidos y Australia, era respuesta a “los repetidos fracasos en el seno de la Organización Mundial de Comercio (OMC) por lanzar una nueva fase de liberalización del comercio internacional, conocida como Ronda Doha”. En los tratos para el TISA participan, además de los ya señalados, Canadá, Chile, Taiwán, Colombia, Costa Rica, Hong Kong, Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, México, Noruega, Nueva Zelanda, Pakistán, Panamá, Paraguay, Perú, Corea del Sur, Suiza, Turquía, la Unión Europea y Uruguay. En total, representan más de dos tercios del comercio de servicios en el mundo. Significativamente, ningún gobierno integrante del grupo BRICS –Brasil, India, China, Rusia y Sudáfrica– toma parte en las negociaciones.

En el contexto de la Organización Mundial del Comercio ya se negocian temas como los tratados en el TISA, pero actualmente las conversaciones están estancadas, sobre todo porque Estados Unidos y la Unión Europea no quieren ceder en temas como agricultura y desarrollo. Por lo tanto, esas partes buscan otra plataforma en la cual conseguir una mayor liberalización en el sector servicios.

La red Internacional de Servicios Públicos (PSI, por sus siglas en inglés), con sede en París, alerta que el acuerdo tiene una cláusula que no permitiría que algunos servicios vuelvan al control público, luego de haber sido privatizados, aún cuando el servicio privado haya fracasado.

Sin embargo, según la Unión Europea, el TISA “no va a forzar a los gobiernos a privatizar o desregular ningún servicio público”.

Hasta ahora se ha mantenido el carácter secreto de las tratativas, hasta el punto de que en los anexos de los borradores obtenidos por WikiLeaks se especifica que deben tratarse como documentos clasificados hasta cinco años después de que entre en vigor el TISA o, si la negociación fracasa, hasta cinco años después del cierre de las negociaciones. La misma cláusula rige los textos del Acuerdo de Asociación Transpacífico (ATP), en cuya conformación también participa el gobierno mexicano, y que busca, al igual que el TISA, acotar las facultades de los Estados miembros para regular los mercados y controlar a las empresas transnacionales.

A continuación se presentan algunos puntos relevantes de los documentos referidos.

Transparencia gubernamental
El TISA incluye un rubro en materia de transparencia (hay dos versiones filtradas, una fechada el 16 de abril de 2014, la otra el 23 de enero de 2015 ). El acuerdo establecería que los gobiernos informen acerca de regulaciones antes de que entren en vigor, para que las empresas tengan conocimiento de ellas. Según el análisis del portal de filtraciones, esto se haría con el propósito de “dar a los intereses comerciales la oportunidad de cabildear a favor o en contra de las propuestas”.

Aviación
Otro anexo filtrado concierne al transporte aéreo. Al respecto, la sección de la Aviación Civil, de la Federación Internacional de Trabajadores del Transporte (ITF, por sus siglas en inglés) opinó: “El TISA trasladará de un jalón el sistema de aviación a un modelo multilateral completamente liberalizado y esto podría ser muy perturbador para muchos países y para la fuerza laboral de ese sector. El TISA llevaría a una industria de la aviación completamente dominada por los gigantes globales, o sea, por una estructura marcadamente oligopólica y no por una competencia de libre mercado. Esto afecta la distribución global de los derechos económicos y laborales de los trabajadores”. “La industria de la aviación no debería ser colocada en un ambiente de libre comercio, el cual debilita los controles gubernamentales nacionales sobre una industria que depende de la supervisión gubernamental para garantizar su seguridad operativa”, dijo Gabriel Mocho, secretario de Aviación de la ITF.

Movimiento de personas y datos
El TISA incluye un anexo sobre el movimiento de personas que ofrecen de manera temporal un servicio (el filtrado está fechado el 13 de febrero de 2015). Para solicitar empleados del extranjero, el empleador no estaría obligado a mostrar la falta de disponibilidad de personal local para hacer el trabajo deseado. En esa modalidad, además, el empleado dependería por completo del empleador, quien en cualquier momento podría prescindir del trabajo de éste y mandarlo de regreso a su país de origen. El anexo no menciona derechos laborales.

El TISA también incluye un anexo sobre el flujo transfronterizo de datos (el filtrado está fechado el 16 de septiembre de 2013) y el derecho a la privacidad. “Si Estados Unidos consigue lo que quiere, el TISA reducirá la privacidad del usuario (de Internet) al permitir la recolección y transferencia sin límites de datos personales”, advierte al respecto un informe de la PSI.

Nodal.am