Uruguay: la Academia de Economía señala como error retirarse de las negociaciones del TISA

La Academia de Economía señala tanto al Frente Amplio como al Poder Ejecutivo de haber tomado una decisión que impedirá conocer el contenido de las ofertas a recibir por el país, ni tampoco el de las que ofrecería Uruguay. Se sostiene que se ignorará si el saldo hubiese sido favorable o no a los intereses nacionales.

Comunicado de la Academia Nacional de Economía sobre la decisión de las Autoridades de retirarse de las negociaciones del TISA

10 de septiembre de 2015 a las 14:14

La Academia Nacional de Economía ve con profunda preocupación la decisión de las autoridades de retirarse de la mesa de negociación del TISA.

Hasta ahora no se conoce el contenido de las ofertas a recibir ni tampoco el de las que ofrecería Uruguay, por lo que no se sabe si el saldo sería favorable o no a los intereses nacionales.

Pero en este caso, las Autoridades le niegan al país la posibilidad de negociar: el hecho de estar participando. Uruguay no asumiría por ahora ningún compromiso, pues faltarían etapas como la eventual finalización de las negociaciones, la firma de los eventuales acuerdos, su envío al Parlamento, y la decisión de éste.

No aparece fundamentación sustantiva alguna sobre el pronunciamiento del Plenario del Frente Amplio o la decisión del Gobierno de retirarse de las negociaciones, lo que hace que estemos ante una toma de posición asumida sin razón valedera; y siendo así, se pierde una posibilidad valiosa de que Uruguay pueda beneficiarse con las aperturas de mercado que pueda brindarnos el TISA, frustrando así el desarrollo del sector de los servicios, que es uno de los más dinámicos de la economía mundial.

Un país pequeño, con un mercado interno de solo tres millones y algo de habitantes debe abrirse al mundo, como la teoría económica explica y la evidencia empírica avala: Singapur, Hong Kong, Suiza, Luxemburgo, Nueva Zelandia y Finlandia, entre otros.
Este error lo cometimos en 1930 con la Política de sustitución de importaciones, lo volvimos a cometer descartando un TLC con EEUU y ahora en 2015, rechazando las negociaciones en el marco del TISA.

Durante el Siglo XIX y hasta buena parte del Siglo XX, cuando Uruguay era un país abierto al mundo, tenía el nivel de vida de los países desarrollados y una clase dirigente de avanzada: tenía hacedores y pensadores.

Luego de 1930 el país se fue cerrando y fue perdiendo esa dinámica… Es mucho más que un acuerdo de comercio de bienes o de servicios lo que está en juego: es el nivel de vida y el espíritu emprendedor y pujante de los uruguayos.

Uy Press