Costa Rica: Diputados analizan proyecto de ley sobre Eutanasia

La Defensora de los Habitantes, Montserrat Solano, y los diputados de la Comisión de Asuntos Sociales analizaron la tarde de ayer las posibles modificaciones que se le podrían realizar al expediente 19. 940 Ley sobre muerte digna en pacientes en estado terminal.

La defensora ve factible que mediante esta ley las personas que padezcan una enfermedad de este grado tengan derecho a morir dignamente sin tener necesariamente que pasar por un proceso de dolor y complicaciones.

El proyecto establece que tienen derecho a una atención y muerte dignas y sin dolor, las personas con enfermedades en fase terminal, o con enfermedades crónicas, degenerativas e irreversibles de alto impacto en la calidad de vida o con pronóstico de vida menor de seis meses.

Con base en esta iniciativa se plantea que el Estado tiene la obligación de brindar al paciente los cuidados paliativos pero también la sedación paliativa, el derecho a un tratamiento integral del dolor y el alivio del sufrimiento que comprende la atención de los aspectos psicopatológicos, físicos, emocionales, sociales y espirituales.

La iniciativa modifica los artículos 115 y 116 del Código Penal y establece que: “Será reprimido con prisión de uno a tres años el que, instigare a otro al suicidio o lo ayudare a cometerlo, si el suicidio se consuma. Si el suicidio no ocurre, pero su intento produce lesiones graves, la pena será de seis meses a dos años. Si la ayuda es por piedad y proviene de un médico tratante la pena será de dos meses de prisión.

Además, se impondrá prisión de seis meses a un año al que, movido por un sentimiento de piedad, matare a un enfermo grave o incurable, ante el pedido serio e insistente de este aun cuando medie vínculo de parentesco. Si el acto es por piedad y proviene de un médico tratante la pena será de dos meses de prisión”.

Varios diputados consideran que para aprobar el texto o al menos dictaminarlo positivamente en la comisión se necesitan hace algunas modificaciones, entre las cuales se mencionó la posibilidad de clarificar el tema de la eutanasia pasiva que pretende ayudar a morir a las personas dignamente y no a la activa que es cuando a un enfermo terminal se le desconecta de las maquinas médicas que lo mantienen con vida.

Por su parte, la Defensora de los Habitantes, Montserrat Solano, dijo ante los diputados miembros de la comisión que al proyecto se le pueden realizar una serie de mejoras en cuanto al tema de las definiciones.

“Para legislar hay que respetar temas como la autonomía de la voluntad y contemplar algunos temas que no se contemplan, en términos generales la iniciativa está bien pero debe ser más puntual”, indicó la jerarca.

Solano mencionó que no existe para el país una obligación para legislar sobre este tema, pero al aplicar una legislación se debe respetar la autonomía de la voluntad y el no encarnizamiento terapéutico que no contempla el proyecto en discusión, que consiste en el empleo de todos los medios posibles, sean proporcionados o no, para prolongar artificialmente la vida y por tanto retrasar el advenimiento de la muerte en pacientes en el estado final de la vida.

La defensora explicó que para aprobar esta ley se deben crear comisiones médicas interdisciplinarias que analicen casos específicos y planteó algunas dudas relacionadas a las situaciones de muerte asistida en menores de edad; según dijo en la mayoría de países las edades para esta práctica oscilan entre los 16 y 18 años.

El País