El canciller costarricense Manuel González anunció la tarde de este miércoles que un primer grupo de 180 migrantes cubanos saldrá en un vuelo chárter hacia El Salvador la noche del próximo martes, para que de allí prosigan por tierra hacia Estados Unidos.

El viaje despegará a las 10:55 p. m. desde el aeropuerto Daniel Oduber, en Liberia, y el costo para cada persona será de $555 (¢300.000), lo que incluye el pasaje aéreo, los impuestos de salida y cánones de Costa Rica ($29), El Salvador ($60) y Guatemala ($10), así como los recorridos en bus hasta México, la alimentación y hasta un seguro médico.

Ese monto es para las personas mayores de 13 años, mientras que los niños entre 2 y 12 años deberán pagar $370 (¢200.000).

González explicó que el vuelo lo ofrecerá la empresa Avianca y que será una prueba dentro del plan piloto negociado con los demás países centroamericanos, con excepción de Nicaragua.

El paquete lo preparó una empresa a petición de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), luego de una gestión del Sistema de las Naciones Unidas.

infografia

La mayoría del monto lo deben pagar los cubanos en Costa Rica e, incluso, el costo del paso por Guatemala se cancela ante un consulado móvil que llevarán las autoridades de ese país a Liberia.

El monto para cruzar tierra salvadoreña se deberá pagar en ese país. El resto del paquete se cancela antes de abordar el avión en el Daniel Oduber.

La idea es que los cubanos arriben a la frontera entre México y Guatemala la noche del miércoles, pues el plan es que sea un viaje continuo sin paradas para dormir.

Kathya Rodríguez, directora de Migración, dijo que no irán niños en el primer viaje y que en este participarán las personas a las que se les extendió la visa costarricense de tránsito el 14 de noviembre, es decir, los que tienen más tiempo varados en Costa Rica.

Los grupos familiares sí serán considerados para el segundo vuelo. Los migrantes saldrán según la antigüedad de su visado aquí, según el orden en que se emitió ese documento. Según el canciller, el segundo vuelo debería darse a más tardar una semana después del primero.

México les dará 20 días a los isleños para que crucen su territorio rumbo a la frontera con Estados Unidos, adonde aspiran a acogerse a la Ley de Ajuste Cubano, que ordena recibirlos una vez que pongan un pie en suelo estadounidense.

Evaluación.

Luego de hacer una reunión de evaluación de ese vuelo de prueba, se abrirían viajes también desde el aeropuerto internacional Juan Santamaría, pues esta terminal es más cercana a varios de los albergues que refugian a los migrantes cubanos en Costa Rica en la zona sur.

Los recorridos desde Alajuela tendrán un valor de $570 (¢308.000), ya que es más caro el desplazamiento desde los refugios hacia el aeródromo.

González enfatizó que este mecanismo extraordinario es solo para los 7.802 cubanos a los que se les dio visa de paso. Esto no se convertirá en un mecanismo ordinario, insistió.

“No está abierto para otras nacionalidades. Esta situación se generó por la Ley de Ajuste Cubano, sobre la que varios países hemos manifestado su inconveniencia. Pero sabemos que esa ley va a persistir”, dijo el canciller.

Añadió que todos los cubanos están debidamente documentados, en lo que se diferencian a los nacionales de otros países que entran indocumentados.

Normalización.

La directora de Migración aseguró que, una vez que salgan los 7800 isleños varados en Costa Rica, el Gobierno volvería al trámite de visas para cubanos de forma restringida.

Rodríguez añadió que la entrega de visas de tránsito en frontera terminó el 18 de diciembre y que quien busque ingresar al país desde Cuba tiene que pasar por la solicitud ante una comisión institucional que revise la petición.

En cuanto a los caribeños que están en Panamá, también detenidos en su paso hacia Estados Unidos, las autoridades explicaron que las autoridades panameñas han estado siempre en la mesa de negociación y conocen los detalles del plan piloto, pero que en cuanto a los que tienen en su país, ellos son los responsables de buscarles una salida.

La Nación