La Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), junto a médicos, judiciales y profesores universitarios nacionales realizaban un paro general de actividades en rechazo a los “despidos de trabajadores, el ajuste, la criminalización de la protesta social” y en reclamo de la realización de “paritarias libres”, en lo que constituyó la primera medida de fuerza nacional convocada por un sector sindical contra las políticas del gobierno del presidente Mauricio Macri.

Las protestas -desarrolladas con el respaldo de la CTA conducida por Hugo Yasky y la dirigida por Pablo Micheli- comenzaron esta mañana temprano en las principales empresas y organismos donde tiene presencia ATE, sumados a distintos cortes de tránsito protagonizados por organizaciones sociales y partidos políticos de izquierda en varios puntos de la Ciudad de Buenos Aires.

El paro de ATE “ha tenido un muy alto acatamiento”, según informaron a Télam voceros gremiales y tuvo su cierre con una multitudinaria movilización en la histórica Plaza de Mayo donde -según datos otorgados por fuentes policiales- unas 50.000 personas acompañaron los reclamos del sector.

Desde las 11, las columnas de manifestantes se fueron nucleando en la intersección de las avenidas de Mayo y 9 de Julio, mirando a Plaza de Mayo, provocando el corte de 9 de julio en la entrada desde el sur hacia el Obelisco, ante una importante presencia de las fuerzas de seguridad.

No obstante, la policía no intervino para aplicar el nuevo protocolo de seguridad del Estado para manifestaciones públicas.

Al hacer uso de la palabra, Hugo “Cachorro” Godoy, secretario general de ATE-Nacional, criticó con dureza “las políticas de ajuste, despidos y de represión a la protesta social aplicadas por este Gobierno”, y en forma paralela hizo un “fuerte llamado a la unidad de todos los sectores para alcanzar una victoria, parar frenar los despidos de trabajadores, alcanzar la reincorporación de los despedidos y para parar las políticas de (Mauricio) Macri contra los trabajadores y el pueblo”.

“Nos despiden en los sectores de la Nación, nos despiden en los municipios y en las provincias, nos estigmatizan a los trabajadores, quieren separar a los trabajadores del Estado del pueblo con el que trabajamos todos los días. Sentimos angustia cuando no podemos lograr incorporar a un compañero despedido y sentimos angustia cuando vemos que tenemos más de 300.000 trabajadores en municipios y en las provincias que cobran sueldos por debajo del salario mínimo vital y móvil”, dijo Godoy en su discurso.

El titular de ATE recordó además que el anterior gobierno “de Cristina Fernández de Kirchner nos dejó 95.000 trabajadores precarizados en el Estado nacional y 600.000 trabajadores precarios en las provincias y en los municipios”.

“Estamos viviendo una real crisis económica y social en el país, con aumento de la desocupación y la pobreza. Por cada punto de aumento de precios y de inflación significa 30.000 nuevos argentinos que están por debajo de la línea de la pobreza. Tenemos que pelear juntos, los sindicatos, las organizaciones sociales y políticas para parar estas políticas, para cambiar esta realidad y generar un destino de grandeza para todos los argentinos”, denunció.

“Queremos decirle al presidente (Mauricio) Macri que no vamos a permitir ningún despido más en ningún organismo público. Decimos con claridad también a los gobernadores y a los intendentes que esta muestra de capacidad de pelea, en la unidad de todos los sectores, de solidaridad y organización se va a multiplicar en cada rincón de la Patria si no abren la paritaria, si no terminan con la precariedad laboral, si no logramos aumentos dignos y no logramos la reincorporación de todos los trabajadores despedidos”, advirtió Godoy.

La jornada nacional de lucha de ATE, junto a los médicos, judiciales y profesores universitarios nacionales contó con el apoyo y movilización de un amplio abanico de organizaciones sindicales, sociales, políticas y de los organismos de derechos humanos.

Entre ellos se hicieron presentes el Movimiento Evita, Barrios de Pie, el Movimiento Político Los Pibes, el partido MILES-FTV, el MST, el MAS, el Movimiento Octubre, el Movimiento Martín Fierro, Peronismo Militante y algunos sectores de Nuevo Encuentro.

También estuvieron presentes varias seccionales de ATE de la provincia de Buenos Aires, como así delegaciones de la Unión Ferroviaria, del Sindicato de Aceiteros, del Neumático, Aeronáuticos, de los hospitales públicos, FOETRA, SADOP y de la UOM.

Por su parte, el secretario general de ATE-Capital Federal, Pablo Catalano, destacó “este grado de unidad en la lucha con la presencia de los compañeros Hugo Yasky y Pablo Micheli” ambos secretarios generales de la CTA. “Esta es una gran alegría de este marco de unidad en la lucha, como así también el acompañamiento de otros sindicatos que nos apoyan en esta lucha”, dijo.

Finalmente, Catalano advirtió que los estatales “no” aceptarán “ningún techo para las paritarias” ni “el ajuste económico sobre los trabajadores, como no aceptamos los grandes aumentos y los tarifazos en los servicios públicos”.

Télam