¿Piropos o acoso callejero? Lo que implica ser mujer en América Latina

Este contenido ha sido publicado originalmente por teleSUR bajo la siguiente dirección:
http://www.telesurtv.net/news/Piropos-o-acoso-callejero-Lo-que-implica-ser-mujer-en-America-Latina-20160202-0045.html. Si piensa hacer uso del mismo, por favor, cite la fuente y coloque un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. www.teleSURtv.netDiversas organizaciones defensoras de los derechos de las mujeres han exigido leyes que las protejan del acoso callejero. El piropo puede llegar a tener connotaciones radicalmente opuestas según el lugar y las circunstancias en las que se pronuncie.

En muchos países de América Latina es casi natural que una mujer vaya caminando por la calle y al pasar frente a uno o varios hombres escuche pronunciar demostraciones de poesía, de mucha creatividad y, a veces, algunas palabras que exceden los límites de lo permitido.

“Eres bella, mamita”, “Con una así yo no duermo”, “Tienes todo en su puesto”, “Si te llevo, no te devuelvo”, son algunas de las expresiones con las que los hombres saludan a las féminas en las calles de Venezuela.

El término piropo suele ir de la mano del acoso callejero, en los primeros resultados que arroja la búsqueda en Internet. Piropo está definido como “un dicho breve con que se pondera alguna cualidad de alguien, especialmente la belleza de una mujer”.

Sin duda, en la región existen muchas de estas manifestaciones, pero ¿qué pasa cuando lo que se dice resulta ofensivo para quien va dirigido? Algunas mujeres lo califican como hostigamiento e, incluso, una invasión a su espacio personal, pues hay quienes quieren caminar sin escuchar ninguno de estos comentarios.

El dato: Según una investigación del Instituto Nacional de la Juventud (INJUV) de Chile, un 68 por ciento de las jóvenes chilenas y un 24 por ciento de los chilenos de 15 a 29 años han sufrido acoso sexual callejero.

De acuerdo a un trabajo publicado por RT, el piropo callejero puede llegar a tener connotaciones radicalmente opuestas según el lugar y las circunstancias en las que se pronuncie.

Explican que, por ejemplo, en Australia un comentario adulador siempre es visto como algo reprobable e irrespetuoso, mientras que en Latinoamérica hay un punto de vista completamente distinto.

“No tendría que ofenderme algo así. Si es con respeto, te halaga. Yo soy de Argentina y en México todo el tiempo te sientes halagado y te crees bonita”, afirma Gabriela, una mujer de 20 años del estado mexicano de Guerrero citada por RT.

El debate se abre precisamente porque no todas opinan igual que Gabriela. Campañas en redes sociales contra el acoso callejero rechazan que cualquiera opine sobre el cuerpo de otra persona.

Ni las autoridades se han salvado de la controversia que genera este debate. El actual presidente de Argentina, Mauricio Macri, tuvo que disculparse por unas declaraciones que emitió en 2014 en las que aseguró que “en el fondo, a todas les gusta que les digan un piropo, por más que esté acompañado de una grosería, como ‘qué lindo culo que tenés'”.

Para luchar en contra de lo que consideran violencia sexual en las calles, en Chile se creó el Observatorio contra el Acoso Callejero y en Argentina la iniciativa Acción respeto se dedica a “realizar intervenciones en la vía pública para concientizar sobre el acoso callejero”.

Telesur