La Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica (DGME) informó de que durante la Semana Santa ha reforzado los controles migratorios en las fronteras y ha detenido a 19 cubanos en condición irregular.

“Es conocido que el flujo de personas cubanas continúa en Panamá, lo que ha generado que la frontera sur se refuerce con presencia policial, realizando la tarea de supervisión y sobre todo, del debido control migratorio”, explicó la DGME en un comunicado.

La entidad agregó que durante esta semana han detectado a 19 cubanos en condición irregular, quienes “deberán atender a las medidas de control migratorio correspondientes con probabilidad de ser deportadas”.

El pasado 15 de marzo Costa Rica concluyó un operativo de salida de miles de cubanos que quedaron varados en territorio costarricense desde el pasado 15 de noviembre debido a que Nicaragua les negó el paso e interrumpió su ruta migratoria terrestre hacia Estados Unidos.

Costa Rica otorgó casi ocho mil visas de tránsito a los isleños y los acogió en albergues durante cuatro meses, pero el 18 de diciembre anunció que no entregaría más de estos permisos a los cubanos.

Al no poder ingresar a Costa Rica, más de 1.600 cubanos se han ido acumulando en territorio panameño desde hace unas semanas.

“Si bien (el operativo de salida de los migrantes) fue una tarea exitosa en coordinación con muchas instituciones, donde se involucraron desde comunidades, hasta una negociación internacional con los países de tránsito, es claro que para el país no es posible repetirla”, afirmó hoy la DGME.

La institución hizo un llamado al Organismo Internacional para las Migraciones (OIM), la Conferencia Regional para las Migraciones (CRM) y a los países involucrados en el flujo de cubanos a trabajar en una solución al problema.

El Gobierno panameño anunció hoy que los viceministros de Asuntos Exteriores de Centroamérica, Cuba, Ecuador y Colombia se reunirán en una fecha por definir del próximo abril para tratar la crisis de los migrantes cubanos que se han quedado varados en Panamá en su camino hacia EE.UU.

El País