A pesar de la caída de los precios de las materias primas, Bolivia mantiene hoy su previsión de crecimiento del cinco por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) para este año, gracias a la inversión pública.

En una conferencia de prensa en la ONU, donde se encuentra de visita, el presidente Evo Morales destacó que el alza del PIB será posible por la gran cantidad de proyectos en infraestructuras, sobre todo en carreteras, aeropuertos, industrias y otras obras.

Morales recordó que la situación del país cambió desde que su Gobierno decidió nacionalizar los hidrocarburos y recuperar las empresas públicas.

Antes la poca plata que se recaudaba se exportaba, ahora se queda con el pueblo, dijo.

La recuperación de los recursos permitió redistribuir las riquezas a los sectores más vulnerables mediante bonos y transferencias a las administraciones departamentales y municipales.

Ello trajo como consecuencia la reducción de la pobreza extrema de 38 por ciento al 18 por ciento, un indicador que el Estado Plurinacional prevé bajar a cero en 2025.

Bolivia pasó de uno de los países más atrasados del continente a uno de los de mayor crecimiento anual del Producto Interno Bruto, con un promedio de cinco por ciento en la última década.

Esa situación se mantiene y va a seguir, declaró recientemente el ministro de Economía, Luis Alberto Arce, en respuesta a una previsión del Fondo Monetario Internacional de sólo 3,8 por ciento.

De acuerdo con Arce, el país tomó las medidas oportunas y cuenta con un modelo económico sólido que está dando resultados en materia del alza del PIB, reducción de la pobreza y mayor igualdad social a través de la redistribución del ingreso.

Tanto el presidente, como el ministro de Economía, coinciden en la incidencia de la baja del precio del petróleo y de los recursos naturales, sin embargo, argumentan que la situación será sorteada por la estabilidad económica y el incremento de las inversiones.

El plan de desarrollo hasta 2020 prevé una inversión de más de 48 mil millones de dólares en infraestructura, producción y generación de empleo.

El mandatario afirmó que Bolivia seguirá siendo un modelo en incremento del PIB, con justicia social, redistribución de las riquezas y la ampliación del aparato productivo.

Prensa Latina