En Contexto
Tras la aprobación en la Cámara de Diputados, la apertura del proceso de impeachment contra Dilma Rousseff se encuentra en trámite en el Senado, donde se espera la votación para el 11 o 12 de mayo. Si 41 de los 81 senadores votan a favor, se abrirá el juicio político a la presidenta, que será suspendida de su cargo por un lapso máximo de 180 días, el tiempo que tendrá la Cámara alta para el desarrollo del proceso. En ese caso, la presidencia será asumida durante ese período por el vicepresidente Michel Temer, del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), quien también enfrenta un pedido de impeachment.

 

Por Jorge Rubem Folena de Oliveira*

En la hipótesis de que el Senado Federal brasileño acepte el pedido de apertura de proceso de juicio político (impeachment) de la Presidenta Dilma Roussef,  es necesario esclarecer a la opinión pública que

1)     Dilma Roussef  no dejará de ser la Presidenta, pues lo que se iniciará es solamente el juzgamiento de su proceso de separación del cargo por parte del Senado, bajo la presidencia del Supremo Tribunal Federal (artículo 52, I y su parágrafo único de la Constitución). Esa separación deberá realizarse en respeto al debido proceso legal, a la contradictoria, a la amplia defesa y la presunción de inocencia (artículo 5.º, LIV y LV y LVII, de la Constitución).

2)     Aceptado el prosecución del proceso de juicio político se inicia el juzgamiento, durante el cual la Presidenta apenas quedará suspendida de sus funciones (artículo 86, parágrafo 1.º , II, de la Constitución). O sea, la Carta Magna no dice que su gobierno quedará destituido. El gobierno electo permanece, con sus ministros nombrados por la Presidenta, quienes deben continuar en sus cargos hasta el final del proceso de juicio político.

De la misma forma, la Presidenta de la República deberá continuar ocupando los Palacios del Planalto y de la Alvorada, de donde solamente debería salir  si el  Senado Federal la condenara. La Presidenta retomará sus funciones en  caso de que el Senado no la juzgue en los próximos 180 días (art. 86, parágrafo 2.º, de la Constitución Federal).

3)     Las funciones y atribuciones del Presidente da República están previstas en el artículo 84 de la Constitución Federal y entrfe ellas constan: nombrar y exonerar ministros de Estado; iniciar procesos legislativos; sancionar leyes, expedir decretos, nombrar ministros del Tribunal de Cuentas etc.

Hechas estas aclaraciones, es importante añadir que el Vicepresidente de la República solamente sustituirá al presidente en caso de su impedimento o lo sucederá en caso de vacancia del cargo presidencial. Además de eso, el vice-presidente auxiliará al presidente cuando sea convocado por éste para misiones especiales. Es lo que dispone el artículo 79 de la Constitución Federal. La suspensión de atribuciones no implica impedimento o sucesión por su vacante. Son tres hipótesis distintas.

El impedimento presidencial solamente ocurrirá en caso de que se materialice la condena por dos terceras partes de los senadores, después de concluido todo el debido proceso legal; sólo entonces se dará la hipótesis de pérdida del cargo, con la inhabilitación, por ocho años, para el ejercicio de la función pública (Artículo 52, parágrafo único)

La sustitución del o la presidente(a) de la República solamente ocurrirá en caso de condena definitiva en el proceso de juicio político o impeachement (después de agotadas todas las etapas del impedimento) y en caso de quedar el cargo vacante por muerte o renuncia.

Cabe resaltar que el  impedimento no es la misma cosa que la suspensión de las funciones, pues esta no tiene el poder de retirarle el status de presidente de la República. Por lo tanto, el vicepresidente solamente sucedería a la presidenta Dilma, y solo entonces podría constituir un nuevo gobiernos, en los casos de condena definitiva por juicio político, o de producirse la vacante por muerte o renuncia.

Fuera de esto, no existe posibilidad constitucional alguna de que el vicepresidente constituya un nuevo gobierno, con el nombramiento de nuevos ministros, en la medida en que Brasil aún tiene una Presidenta electa por la mayoría del pueblo brasileño, que apenas estará separada de sus funciones para defenderse de las acusaciones en el Senado federal.

Entonces, lo que viene siendo vehiculado por la prensa tradicional es apenas una tentativa de implantar un golpe institucional en Brasil, con el establecimiento de un gobierno paralelo ilegítimo. Así, por medio de leyendas urbanas ha sido anunciado que el vicepresidente nombrará ministros y tendrá un plan de gobierno, anunciado el 28 de abril de 2016, que no procura esconder sus objetivos de reducción de los derechos laborales y previsionales, además de cortar programas sociales, como el de Bolsa familia.

Queda claro que el vicepresidente no tiene atribuciones para instituir un nuevo gobierno ni nombrar o despedir ministros de Estado y, de esta forma, deberá limitarse a esperar, en silencio y con todo el decoro posible, el resultado final del juicio político, en el Palácio do Jaburu, su residencia oficial.

*Abogado constitucionalista y cientista político

Traducción: Nodal

Carta Maior


Brasil: el vicepresidente Temer acuerda con Aécio Neves la participación del PSDB en su eventual gobierno


Temer e Aécio acertam participação de PSDB em eventual governo

O vice-presidente Michel Temer e o presidente nacional do PSDB, Aécio Neves, acertaram na noite desta quinta-feira (28) a participação do partido de oposição no eventual governo do peemedebista caso a presidente Dilma Rousseff seja afastada temporariamente do cargo em maio pelo Senado Federal.

Em encontro na capital paulista, Aécio informou a Temer que o partido aceita integrar a administração interina com a ocupação de cargos na equipe ministerial.

Ficou combinado, no entanto, que só serão oficializados convites a tucanos após a entrega pela cúpula nacional do partido de documento com propostas de mudanças para o país, o que está programado para ocorrer na próxima terça-feira (3).

Mais cedo, o senador José Serra (PSDB-SP) foi sondado pela equipe do peemedebista para comandar o Ministério das Relações Exteriores em um eventual governo peemedebista e, segundo a Folha apurou, ele demonstrou disposição de assumir o posto.

Além dele, Temer cogita entregar a Secretaria de Direitos Humanos para a deputada federal Mara Gabrilli (PSDB-SP).

Em um aceno público ao PSDB, o vice-presidente afirmou nesta quinta-feira (28) que não será candidato à sucessão presidencial em 2018 e que apoiará proposta de fim da reeleição no país caso seja apresentada ao Congresso Nacional.

A declaração teve como objetivo atrair o apoio das diferentes alas do maior partido de oposição do país ao peemedebista.

Um dos mais resistentes à participação do PSDB no provável governo Temer, o governador Geraldo Alckmin recuou e afirmou nesta quinta que o “partido não vai proibir ninguém de ter cargos” na gestão peemedebista.

“O partido não vai proibir ninguém que queira aceitar participar [do eventual governo Temer], se for convidado”, disse Alckmin.

A declaração foi feita depois de Alckmin ter se reunido por mais de uma hora com o presidente nacional do PSDB no Palácio dos Bandeirantes.

Antes, também em São Paulo, Aécio se encontrou com ex-presidente Fernando Henrique Cardoso o para discutir a redação final do texto que reúne um conjunto de “sugestões emergenciais” para o país em um provável governo Temer.

De acordo com Aécio, há hoje uma convergência no partido de que o PSDB não deve se negar a dar sua contribuição ao governo Temer, mas que isso “não depende de nenhuma contrapartida de cargos”.

“Saio daqui hoje percebendo que há uma absoluta convergência tanto em relação ao que o governador Alckmin pensa, o que o presidente Fernando Henrique pensa e o conjunto do partido”, afirmou Aécio.

Folha de Sao Paolo