Así se desarrollaron las concentraciones en la Tribuna de los Shyris y la Plaza Grande por reforma tributaria 

Este jueves, 7 de abril del 2016, desde las 17:00, se autoconvocaron grupos afines y contrarios al Régimen de Rafael Correa, motivados por el proyecto de Ley Orgánica para el Equilibrio de las Finanzas Públicas, que propone aumentar los impuestos a la cerveza, cigarrillos y bebidas azucaradas.

La normativa busca, además, imponer restricciones para sacar dinero en efectivo del país. La propuesta plantea reducir de USD 11 170 a 1 098 el monto exento del 5% del Impuesto a la Salida de Divisas. Los manifestantes fueron convocados en dos sectores de Quito. Los oficialistas llegaron a la Plaza Grande, en el Centro Histórico de Quito; mientras que los opositores se concentrarán en la Tribuna De los Shyris, en el norte de la ciudad. En la Plaza, manifestantes de Cotopaxi, Tungurahua, Pichincha y otros puntos del Ecuador respaldaban la gestión del Primer Mandatario. El lugar estaba copado de personas, quienes tocan tambores y agitan banderas verdes de Alianza País. “¡Alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina!”, es el grito que retumba en el ambiente.

Mientras que en la Tribuna, una bandera gigante del Ecuador se exhibió en el norte de Quito. Los participantes de la convocatoria opositora llegaron vestidos de negro, pocos usan una camiseta de Selección Ecuatoriana de Fútbol y otros agitan sus banderas negras. Los gritos son diversos: “fuera, Correa, fuera”, “más trabajo, menos impuestos”…

El tránsito vehicular en Quito El tránsito se normalizó en la Tribuna de los Shyris, tras la manifestación de la oposición. Mientras duró la concentración en la Plaza Grande, frente al Palacio de Gobierno, la Agencia Metropolitana de Tránsito desvió el flujo vehicular por el viaducto de la avenida 24 de Mayo, calles Imbabura, Cuenca, Río Frío, San Gregorio, Luis Felipe Borja y las avenidas Mariscal Sucre, Pichincha, América, Patria, Tarqui, Gran Colombia y Velasco Ibarra. En Guayaquil ​ Simpatizantes de Alianza País de Guayaquil y de varios cantones de la provincia se concentraron en los exteriores de la Gobernación del Guayas, en el centro de la ciudad como muestra de apoyo al Gobierno.

En el lugar se instaló una tarima, desde donde habló a los asistentes el vicepresidente Jorge Glas y el gobernador Julio César Quinónez. Sin embargo, en la manifestación de la oposición, una persona resultó herida y dos fueron detenidas. El incidente se produjo cuando los uniformados, que permanecen en los alrededores de la Gobernación avanzaron abruptamente y arrebataron a los protestantes un monigote con la imagen del presidente Rafael Correa. En Cuenca Militantes y simpatizantes del partido de Gobierno se ubicaron en los bajos de la Gobernación de Azuay, donde se instaló un parlante que difundía consignas a favor del régimen y recordaron las obras ejecutadas en la provincia. Además, los dirigentes provinciales pronunciaron discursos de apoyo al Mandatario y en contra de los manifestantes que se apostaron a una cuadra de distancia, en otra esquina del parque Calderón.

En las calles Sucre y Luis Cordero se concentraron los manifestantes en contra del Régimen. Su objetivo era avanzar hacia la Gobernación de Azuay, pero un contingente de policías impidió su paso. Ellos vestían ropa negra y portaban las banderas del Ecuador. También gritaron consignas en contra de Correa.

elcomercio

Restauración conservadora quiere desgastar e inmovilizar a los gobiernos de la patria grande, dice Rafael Correa

“Nadie dijo que el cambio histórico del país iba a ser fácil, recordemos lo que paso con la revolución liberal, lo que pasó con Eloy Alfaro, en manos de las mismas oligarquía, en manos de los medios de comunicación”, dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa, a la ciudadanía que se apostó ayer en las afueras del palacio de gobierno para respaldar su gestión.

Desde el balcón de Carondelet, sede del gobierno, el mandatario señaló que las marchas de la oposición buscan desestabilizar al gobierno y forman parte de una estrategia de la restauración conservadora que se está reproduciendo en varios países de América Latina.

“Que nadie se equivoque no es que están protestando por ponerle un centavo a los cigarrillos, no es la marcha solamente del tabaco y ron, es una estrategia para impedirnos gobernar, para inmovilizarnos, para desgastarnos, para de ser posible desestabilizarnos, es la estrategia de la restauración conservadora a lo largo y ancho de la patria grande, pero aquí no pasarán”, aclaró Correa.

Según el mandatario los opositores cuentan con el apoyo de los imperios, de los medios de comunicación, del poder económico, “de las supuestas cámaras de producción que son sucursales de partidos de la extrema derecha pero nosotros los tenemos a ustedes, al pueblo sencillo, ya no anónimo, cotidiano y somos más y seremos siempre más”, puntualizó.

Además señaló que la oposición busca el menor pretexto para quejarse y que esa es su estrategia de desgaste. “Hoy se quejan por el tabaco y ron, ayer era por el seguro de desempleo, anteayer por las enmiendas, tras anteayer por las salvaguardias, se han quejado por todo, todo el tiempo. Entendamos que es su estrategia”.

En un discurso efusivo ante miles de ciudadanos, Correa dijo que “a los de luto” (calificados así porque se identifican con banderas negras) les molesta que su gobierno está cambiando el país, que beneficia a las grandes mayorías y que ya no recibe órdenes de nadie.

Lo mismo ocurre en otros países, aseveró y añadió que la restauración conservadora está presente en toda Latinoamérica como en Brasil en donde buscan perjudicar al expresidente Luis Inácio Lula Da Silva y que el mejor aliado que tienen es la difícil situación económica que vive el mundo.

“Por la centésima parte de lo que hemos hecho, dictaduras militares apoyadas por Estados Unidos nos hubieran aplastado, nos hubieran pisoteado, hubieran existido guerras civiles. Lo hemos logrado en paz, en democracia, con apoyo popular, por eso el menor de los problemas es que los de luto griten, lloren, se amarguen. Ya no pueden volver a esa América Latina del pasado que imponían dictaduras para aplastar cualquier intento de justicia, de cambio social”, dijo el mandatario.

El presidente terminó su intervención con un llamado a seguir luchando por la democracia. “A nunca perder la alegría, dejémosle la amargura a los de luto pero a no descuidarnos ni un segundo, a estar listos para lo más rápidamente posible repletar casa, barrios, esquinas y defender nuestra revolución. Que viva nuestra revolución ciudadana”, finalizó.

andes


Volver