El Gobierno comenzó ayer con la entrega de memorándums de designación e incorporación de personas con discapacidad a instituciones y empresas públicas, en el marco del inicio del Plan Nacional de Inserción Social. 500 personas serán capacitadas durante seis meses en entidades públicas percibiendo un salario de 1.805 bolivianos; luego podrán pasar a formar parte del personal de planta.

En el acto, el presidente del Estado, Evo Morales, destacó los avances del proceso de diálogo que consolidó un acuerdo de 42 puntos, entre los que se incluyó la incorporación de las personas con discapacidad. Dijo que el Gobierno quisiera atender todas las demandas de este sector, pero que existen otras consideraciones que se deben tomar en cuenta y recordó que fue su gobierno el que dispuso la transferencia para este sector de los recursos que antes se destinaban a la campaña de los partidos políticos.

“Fue una decisión del Palacio, que esa plata que recibían los partidos políticos se destine a las personas con discapacidad’, recordó.

Insistió en que es consciente de que ‘tal vez sea imposible atender todas las demandas, pero hacemos todo lo que se puede (…) felizmente el pueblo boliviano sabe que lo más importante es cuidar la economía del país’.

A su turno, la ministra de Salud, Ariana Campero, dijo que ‘son diez años en los que se han ido realizando cambios para las personas con discapacidad’ y que ahora se les puede ofrecer un sueldo digno para que puedan servir a la patria con su incorporación a empresas del Estado.

El Decreto Supremo 29608 dispone que todos los ministerios cumplirán con la inserción laboral del 4% de personas con discapacidad en sus planillas. Esta mañana se entregaron 45 ítems y 39 contratos de trabajo y se proyecta continuar paulatinamente hasta sumar los 500 puestos disponibles. También las empresas estatales como Mi Teleférico, Emapa, Sabsa, Quipus, Vías Bolivia, BoA, Comibol y el Hospital Corazón de Jesús brindarán empleos para este sector.

El representante de los discapacitados, Daniel Encinas Flores, luego de agradecer por las designaciones, convocó a las personas con discapacidad que aún se encuentran movilizadas a incorporarse a la firma del acuerdo de 42 puntos y les pidió no dejarse engañar “con políticos que están poniendo piedras en el camino del gobierno”.

Entre el 26 y el 29 de abril el gobierno procedió a registrar a las personas con discapacidad para que formen parte de la Bolsa de Trabajo y posteriormente sean insertadas en las entidades Públicas. En el caso de que el grado de discapacidad sea grave o gravísima y la persona no pueda trabajar, un familiar suyo podrá ocupar su lugar.

La Razón