El Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS) de Costa Rica anunció este viernes que extenderá en los próximos meses el beneficio de herencia de la pensión por muerte a parejas del mismo sexo.

El pasado 10 de junio, la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS) informó de una modificación a su reglamento del régimen de Invalidez, Vejez y Muerte para otorgar la pensión a las parejas del mismo sexo en caso de muerte de uno de los dos.

Ese beneficio se extenderá a los regímenes de pensiones a cargo del MTSS.

Los regímenes que tiene bajo su poder el MTSS son el del Ministerio de Hacienda, el del Registro Nacional, el del Instituto Nacional de Ferrocarriles, el de Obras Públicas y Transportes y el de Comunicaciones.

En esta lista no se incluye al régimen de Pensiones y Jubilaciones del Magisterio Nacional porque está amparado POR una legislación diferente.

El ministro de Trabajo y Seguridad Social, Carlos Alvarado, declaró en un comunicado que se siente “muy complacido” de que el Gobierno sea parte “del avance en el reconocimiento de derechos para la población sexualmente diversa”.

“Este avance tiene que ver con darle a muchas familias conformadas por parejas del mismo sexo la tranquilidad de saberse protegidas y amparadas por los mismos derechos que hasta hoy solo disfrutaba una parte de la población, cuando deban enfrentar una situación dolorosa como la muerte de su compañera o compañero”, dijo el ministro.

Se prevé que en un plazo aproximado de dos meses entrarán a regir los cambios en los regímenes de pensiones de la CCSS, que es el más grande del país, y del MTSS.

En mayo de 2014, la estatal CCSS aprobó reformas a su reglamento que permiten a los miembros de parejas del mismo sexo asegurarse entre ellos y tener garantizada la visita hospitalaria.

El Congreso de Costa Rica estudia desde hace varios años proyectos de ley para avalar las uniones civiles entre personas del mismo sexo y garantizarles derechos patrimoniales como las herencias y acceso conjunto a créditos bancarios, sin embargo, no ha sido emitida una ley sobre el tema.

Esta legislación, que no ha sido prioritaria en las agendas de discusión, enfrenta la posición de diputados de tendencia cristiana y de grupos religiosos del país, que defienden a ultranza la unión tradicional entre hombres y mujeres.

El País