El presidente de la Confederación Nacional de Cooperativas de Bolivia (Concobol), Albino García, aseguró el lunes que se buscará sorprender al Gobierno con una movilización escalonada que será planificada por cada federación sectorial.

El dirigente recordó que en la primera etapa de sus movilizaciones se precisaron los detalles del bloqueo de caminos y por eso los policías los esperaron en las carreteras para reprimirlos, por lo que ahora cada federación planificará distintas medidas de presión en una suerte de protesta escalonada.

“Definitivamente será escalonada porque guerra avisada es guerra perdida, porque la última vez determinamos la hora y el lugar y antes de que anunciemos los policías nos estaban esperando, no queremos cometer ese mismo error”, explicó a los periodistas.

Aseguró que algunas federaciones comenzarán sus medidas de presión “en las próximas horas” e insistió que definirán los detalles de sus acciones.

Remarcó que la promulgación de la Ley 149, sobre la sindicalización en las cooperativas es una provocación al sector, pero fortalece la decisión de asumir medidas de presión que permitan su anulación.

Ratificó que los cooperativistas mineros exigirán la liberación de los 10 afiliados detenidos en el penal se San Pedro, tras el enfrentamiento con policías en el desbloqueo de caminos a la altura de Mantecani.

Por su parte, el ministro de Minería, César Navarro, criticó la postura de los cooperativistas mineros porque condicionan el diálogo al cumplimiento de sus demandas y dijo que esa actitud no demuestra voluntad para solucionar el conflicto.

“Ello nos han condicionado el diálogo a la liberación de los detenidos y eso está ahora en el Ministerio Público y la justicia, donde no tenemos absolutamente nada que ver”, remarcó.

A su juicio, las demandas de los cooperativistas solo reciben el rechazo de la población boliviana, porque en el fondo buscan la privatización de yacimientos mineros.

La Razón