Dos cooperativistas mineros murieron ayer por heridas de bala en medio del desbloqueo de la carretera Cochabamba-Oruro, aunque las circunstancias no son claras. El reporte de la Defensoría del Pueblo señala que a uno de ellos se le extrajo un proyectil de la espalda y sobre el otro aún no había datos. El Gobierno pidió a la Fiscalía investigar las muertes.

Anoche había 31 detenidos en la Felcc de Quillacollo y los mineros anunciaron que hoy velarán a los muertos en la carretera.

El Defensor del Pueblo en Cochabamba, Nelson Cox, confirmó que uno de ellos murió en Sayari, en un enfrentamiento con la Policía. En la autopsia, dijo, se le extrajo un proyectil del omóplato izquierdo. “No queda claro en qué circunstancias ha muerto”, señaló y dijo que, según reportes policiales, murió en lo alto de un cerro, en la localidad de Cruce Arque, lugar del primer desbloqueo realizado ayer por la Policía.

El presidente de la Federación Departamental de Cooperativistas Mineros (Fedecomin) Cochabamba, Víctor Inocente, dijo anoche a este medio que el fallecido es Fermín Mamani de la Cooperativa Patacallani. También reportó que hay otros dos heridos, uno en el ojo y otro herido de bala en una pierna.

Añadió que esperan poder recoger el cuerpo de Mamani para velarlo hoy en la carretera. “Vamos a continuar con el bloqueo, ni un camión va a pasar”, aseguró.

Por su parte, el Ministerio de Gobierno confirmó la muerte del minero cooperativista y pidió a la Fiscalía “que se practique de manera inmediata un examen médico forense y una pericia de balística para determinar objetivamente las causas y autoría de ese deceso”, reportó ANF.

Al mismo tiempo, el Ministerio Público informó que envió fiscales y médicos forenses a Sayari para investigar la muerte de Mamani.

“De manera inmediata, una vez conocido el hecho se ha enviado fiscales y personal del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) para investigar las causas y en qué en circunstancias perdió la vida Fermín Mamani, de la Cooperativa Minera Patacallani”, informó el Fiscal Departamental, Ever Veizaga, según un comunicado de la institución.

Por la tarde, el secretario de Tesorería de Fencomin, Cecilio Alanes, reportó que el segundo cooperativistas minero, de 45 años de edad, recibió un disparo en la cabeza cuando participaba en el bloqueo en la localidad de Bombeo, sobre la carretera Cochabamba-Oruro, reportó ABI.

Mediante otro comunicado, el Ministerio de Gobierno rechazó “de manera enfática las acusaciones políticas, temerarias e infundadas de la Federación de Cooperativas Mineras de Bolivia (Fencomin)” que le responsabilizan por “la lamentable muerte de un cooperativista minero por arma de fuego”.

Los bloqueos comenzaron pasadas las 05:00 de ayer en tres puntos de la vía a Oruro: Cruce Arque, Sayari y Pongo.

El primer desbloqueo fue en Cruce Arque, donde había unos 300 policías que avanzaron sobre el cerro hacia un número similar de mineros que huyeron al ver que les lanzaban gases lacrimógenos. Mientras emprendían la retirada, hacían explotar dinamita.

La Policía avanzó hacia Sayari, donde no halló resistencia porque no había mineros. Sin embargo, detectó a cuatro mineros ebrios y uno de ellos, Crispín Flores, que resultó ser el tesorero de la Cooperativa Estrella del Sur, llevaban en su mochila 4.200 dólares y 10 mil bolivianos, además de varias ligas de las que se usan en los bancos para hacer fajos de dinero.

Él dijo que venía de compras a la ciudad para la cooperativa; pero la Policía presume que el dinero estaba destinado a pagar a los mineros movilizados. Flores y sus tres compañeros fueron detenidos y llevados a la Policía de Quillacollo.

El contingente avanzó hacia Pongo, donde un gran número de cooperativistas estaba diseminado en lo alto de los cerros, desde donde lanzaban dinamita y rocas hacia los policías que estaban sobre la carretera, donde también había pasajeros y vehículos retenidos por el bloqueo.

Los policías subieron a tomar el cerro a pesar de que los mineros los superaban en número. Los gases lacrimógenos que lanzaban eran respondidos con dinamitazos que no sólo estallaban muy cerca de los policías, sino que también alcanzaron las viviendas que hay sobre la carretera, causando destrozos en techos, ventanas y paredes.

Varios comunarios escaparon de sus viviendas, las clases se suspendieron y, mientras el enfrentamiento se desarrollaba en el cerro, varios pasajeros cruzaban el lugar a pie buscando hacer trasbordo.

Los mineros también trataron de dinamitar la radio Andina, una estación local cuyo operador, Ladislao Villca, contó que recibieron amenazas para dejar de transmitir.

El exdirigente de Control Social de la comunidad, Gerónimo Gutiérrez, protestó por la presencia de los mineros, pues para repeler a los policías incendiaron sus terrenos de forraje, mataron llamas y, con las detonaciones, hicieron que huyeran las vacas y ovejas de los pastores.

“¿Por qué vienen a joder aquí? Nosotros no somos mineros, que se vayan a bloquear a su lugar”, protestó.

Entre las demandas de los cooperativistas está la concesión de más áreas de explotación, la flexibilización de normas ambientales, tener autorización para asociarse con empresas privadas y tarifas preferenciales de energía eléctrica, entre otros pedidos.

ABREN POSIBILIDAD DE DIÁLOGO

El defensor del Pueblo, David Tezanos Pinto, informó que en Panduro acordó con la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin) que se levanten los bloqueos una vez que se instale el diálogo con el Gobierno, reportó Erbol.

“El acuerdo es de convocar al Órgano Ejecutivo, establecer el lugar y hora de una mesa de diálogo, de manera que puedan sentarse las partes sobre los puntos de esta temática, y una vez lo hagan se procedería de parte de la movilización al desbloqueo”, explicó.

Tezanos hizo este anuncio en una conferencia de prensa conjunta con el presidente de Fencomin, Carlos Mamani, reportó el periodista Carlos Magne.

Mamani agradeció al Defensor por presentarse en Panduro y le pidió que sea el mediador de una posible reunión con el Gobierno.

Sin embargo, más tarde, el ministro de Minería y Metalurgia, César Navarro, reiteró que el diálogo con los cooperativistas mineros está abierto y se instalará inmediatamente después que ese sector deponga sus medidas de presión en el país y levante los bloqueos.

TAMBIÉN AMENAZAN

Auríferos se desmarcan de Concobol

El secretario general de la Federación de Cooperativas Mineras Auríferas de Bolivia (Fecmabol), José Manuel Loza, informó ayer que una asamblea del sector decidió redactar una plataforma propia de demandas sectoriales, ya que la Confederación Nacional de Cooperativas de Bolivia (Concobol) no los incluyó en su pliego petitorio enviado al Gobierno.

En conferencia de prensa, Loza advirtió que el Gobierno tiene hasta el viernes para responder a su pliego petitorio de 12 puntos, caso contrario, asumirán una serie de medidas de presión, como bloquear las carreteras del norte de La Paz.

El dirigente dijo que este viernes se volverá a reunir el sector en una asamblea central, donde se definirán las acciones a seguir, en base a las respuestas a su pliego de demandas sectoriales.

Por otro lado, convocó al Gobierno y a los cooperativistas mineros movilizados en las carreteras, a reanudar el diálogo para solucionar el conflicto con Fencomin.

TEMEN A FENCOMIN

Mineros de Colquiri en emergencia

El Sindicato Mixto de Trabajadores Mineros de Colquiri se declaró en estado de emergencia ante las amenazas del sector cooperativista, que exige ampliar sus áreas de explotación. La dirigencia arribó a la sede de Gobierno para pedir garantías a las áreas de explotación estatal y aclaró que la estatal no está en situación de déficit.

“Nos declaramos en estado de emergencia por la constante amenaza, particularmente del sector cooperativista del distrito de Colquiri, donde categóricamente advertimos que no vamos a permitir más amenazas y vamos a pedir al sector cooperativo que acuda al diálogo que el Gobierno está convocando”, señaló el secretario general de la Empresa Minera de Colquiri (EMC) Eleuterio Mamani.

El dirigente, que arribó junto a una delegación a la sede de Gobierno, sostuvo una reunión con el ministro de Minería, César Navarro, para solicitar garantías para la Empresa Minera Colquiri.

Los Tiempos


Cooperativistas mineros del sector aurífero piden al Gobierno la atención a 12 demandas

La Federación Regional de Cooperativas Mineras Auríferas (Ferreco) y la Federación de Cooperativas Mineras Auríferas del Norte de La Paz (Fecoman) se declararon este miércoles en estado de emergencia, en demanda a la atención del Gobierno a un pliego de 12 demandas. Anticiparon que si hasta el viernes no tienen una respuesta, iniciarán movilizaciones.

Dirigentes de ambas organizaciones, conformadas por unas 950 federaciones, se reunieron ayer en una asamblea de emergencia donde analizaron la situación que atraviesa el sistema cooperativo minero y las movilizaciones que se reactivaron desde ayer en varias carreteras del país ante la desatención del Gobierno a sus demndas.

En la asamblea se aprobó un pliego de 12 demandas que contemplan una agenda jurídica y otra productiva y que incluyen, por ejemplo, el pedido de ampliación de las áreas de trabajo en áreas de trabajo con potencial aurífero y la derogación de la cuestionada Ley 149 que permite la sindicalización en el sector cooperativo.

Dicha norma fue rechazada por el secretario General de Fecoman, Angel Ergueta, quien aseguró que afecta a todo el sistema cooperativo. “Es por esta razón que el movimiento cooperativo minero está en estado de emergencia”, sostuvo.

“Esta es una plataforma de reivindicaciones del sector minero aurífero del departamento de La Paz, a la vez se ha aprobado una resolución donde esta plataforma le estamos presentando hoy a las autoridades del Gobierno a fin de que nos atiendan como sector minero aurífero”, agregó.

El presidente de Ferreco, Remberto Chávez, advirtió que si hasta el viernes no tienen una respuesta a sus demandas, podrían “tomar las medidas que el caso aconseje”.

Asimismo, instó al Gobierno a convocar al diálogo a la dirigencia de la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin) y a la Confederación de Cooperativas de Bolivia (Concobol) para encontrar una solución al conflicto que persiste.

La Razón