Algunas de las mayores brechas que enfrentan los países de América Latina en la actualización de sus Comunicaciones Nacionales y sus Informes Bienales de Actualización ante la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), están relacionadas con la elaboración de sus inventarios nacionales de gases de efecto invernadero (INGEI) y el mantenimiento de sistemas de inventario estables en el tiempo.

Otros desafíos son la creación y el mantenimiento de capacidades técnicas sostenibles para poder informar y apoyar las políticas nacionales sobre cambio climático, así como para cumplir con los requisitos internacionales de los reportes establecidos por la CMNUCC. Esto se torna crítico también para que las Contribuciones Naciones o planes climáticos de los países cuenten con una base técnica e informativa apropiada, acorde con sus ambiciones.

Es por eso que el pasado 30 de junio fue establecida formalmente la Red Latinoamericana de Inventarios Nacionales de Gases de Efecto Invernadero, como una iniciativa de cooperación Sur-Sur con la participación de 12 países de la región: Chile, Argentina, Colombia, Ecuador, El Salvador, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Uruguay y República Dominicana.

La Red tiene como objetivo facilitar el desarrollo sostenible de capacidades técnicas e institucionales por medio del intercambio de experiencias y la adopción de las mejores prácticas. Es apoyada por el Global Support Programme del PNUD/PNUMA, que actúa como facilitador, proporcionando apoyo técnico y financiero para su operación, y cuenta con una Secretaría pro-tempore para la coordinación general que hasta la fecha está a cargo del Gobierno de Chile.

La iniciativa tiene la particularidad de ser impulsada por los mismos países participantes, quienes tienen la responsabilidad de establecer el plan de trabajo que incluye la agenda anual de la Red, identificar las prioridades técnicas y participar activamente en el intercambio de experiencias, tanto positivas como negativas.

Coordinación con otras redes

Cada país es representado por lo menos por dos puntos focales técnicos. Además, se realizarán esfuerzos concretos de coordinación con redes existentes para facilitar sinergias y fomentar el valor agregado de cada iniciativa específica, evitando repeticiones y duplicaciones innecesarias. Se espera que otros asociados y donantes proporcionen también apoyo técnico y, cuando sea posible, apoyo financiero.

La Red facilitará el intercambio de conocimiento mediante una diversa gama de herramientas y mecanismos, como redes virtuales, webinars, talleres temáticos, intercambios bilaterales y apoyo técnico en aspectos como el fortalecimiento y creación de capacidades en el uso de las Directrices del IPCC de 2006 y cómo enfrentar barreras en la recolección de datos y en la implementación de sistemas de control y garantía de calidad. También se realizarán evaluaciones por parte de expertos y se simularán ejercicios.

De acuerdo con Paulo Cornejo, coordinador de inventarios de GEI del Ministerio del Medio Ambiente de Chile, “esta Red, que el Gobierno de Chile ha venido impulsando desde 2013, significa un importante avance en materia de inventarios de GEI a nivel regional. Sabemos que en la región hay una amplia experiencia en el desarrollo de inventarios de GEI, pero hasta el momento ha sido aislada y queremos aprovecharla para impulsar una cooperación beneficiosa para todos”.

Para Cornejo, la idea final de la Red es incrementar la calidad de los inventarios de GEI para contar con valiosa información que los tomadores de decisión podrán usar para definir políticas públicas apropiadas.

La Red llevará a cabo su primer taller regional el 11 de octubre en Santiago de Chile con el propósito de facilitar el intercambio inicial de experiencias entre los diferentes representantes de cada país, así como desarrollar el plan de trabajo.

Latin Clima