Nicaragua ratificó ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU) su modelo democrático, en el que el pueblo elige libre, directa, transparente y ordenadamente a sus autoridades, y que ya no son los tiempos en que Estados Unidos era el que supervisaba las elecciones.

La declaración de la representación nicaragüense, responde a la intervención del embajador de Estados Unidos que se refirió a la decisión de la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) sobre la Litis entre grupos del Partido Liberal Independiente (PLI), que llevó a la destitución de varios diputados ante la Asamblea Nacional Legislativa.

Afirma que las decisiones judiciales a las que se refiere el embajador estadounidense, no son las más que la solución apegada a derecho, de un conflicto interno de cuatro facciones del PLI que data desde el año 2005 y quienes disputaban la representación legal y sus autoridades locales.

Nuestra delegación también recordó que tras de 50 años de dictaduras financiadas por el gobierno de EEUU, actualmente los nicaragüenses viven una verdadera democracia en la que se elige de manera libre y transparente.

Destacan la participación de 16 partidos políticos en los comicios del próximo seis de noviembre, que refleja el pluralismo político existente.

A continuación, la réplica íntegra de Nicaragua:

Señor Presidente,

La delegación de Nicaragua hace uso de su derecho a réplica para referirse a lo expresado por el distinguido delegado de los Estados Unidos.

Llamamos la atención de este Consejo al hecho de que después de cerca de cincuenta años de dictaduras, creadas, sostenidas, apoyadas y financiadas por los Estados Unidos, tenemos ahora en nuestro país una democracia en la cual el pueblo nicaragüense elige de manera libre, directa, transparente y ordenada, a sus autoridades locales, regionales y nacionales.

En el proceso electoral de este año, participan 16 partidos políticos, organizados en dos alianzas electorales, cuatro partidos nacionales y un partido regional. Un reflejo del pluralismo político de nuestra democracia.

Asimismo, aclaramos a los miembros y observadores de este Consejo, que las decisiones judiciales referidas por el Señor Embajador, no han sido más que la solución, apegada a derecho, de un conflicto interno que data desde el año 2005, entre cuatro facciones del que hoy es un partido de oposición, que se disputaban por la representación legal y las autoridades locales de este. Los querellantes recurrieron a los mecanismos administrativos y legales que la legislación nacional les confiere, y la causa siguió su debido proceso hasta concluir con una decisión del Supremo Tribunal.

Habiendo aclarado esto, Señor Presidente, tenemos a bien llamar a la atención de la distinguida delegación estadounidense que ya no son los tiempos en que Estados Unidos era el que supervisaba nuestras elecciones. Hoy, es el propio pueblo de Nicaragua, ejerciendo su soberanía, el que supervisa y decide su propio proceso electoral, en el marco de nuestra Constitución Política y la forma de organización política que hemos decidido las y los nicaragüenses.

Señor Presidente,

Recordamos que, en la Quinta Cumbre de las Américas, realizada en Trinidad y Tobago, el actual Presidente de los Estados Unidos decía que quería un nuevo tipo de relaciones con América Latina, relaciones de respeto y más cordiales.

Pues bien, Nicaragua siempre ha tenido la mano tendida para fortalecer esas relaciones, tanto con los Estados Unidos como con todos los países de la región. Relaciones que, como está consagrado en nuestra Carta Magna, basamos sobre el respeto, la igualdad soberana de los Estados y el respeto al derecho a la libre autodeterminación de los pueblos.

Gracias Señor Presidente

Radio La Primerisima