La desaceleración económica en América Latina y el Caribe anotó un significativo aumento de la tasa de desempleo y un deterioro general de sus indicadores, concluyeron la Cepal y la OIT en un análisis conjunto.

En su informe del primer semestre de 2016 sobre la Coyuntura Laboral de la región, la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ofrecieron una visión poco optimista del rubro.

De acuerdo con el estudio, el producto interno bruto (PIB) regional se contraerá en -0,9% durante 2016 y en el primer semestre, la contracción incidió en una caída de 0,6 puntos porcentuales de la tasa de ocupación urbana.

Para el segundo semestre de 2016, a nivel regional no se prevé una mejora significativa de la situación laboral, indicó el informe.

La contracción del PIB regional y su impacto en la demanda laboral incidiría en que se mantenga la caída interanual de la tasa de ocupación.

‘Por otro lado, la expansión de empleos informales, sobre todo como trabajo por cuenta propia, atenuaría este impacto en términos cuantitativos, pero reflejaría un deterioro en la calidad del empleo’, precisaron la Cepal y la OIT.

Asimismo, consideró que es previsible el aumento de la tasa de desempleo abierto urbano regional y termine 2016 en 8,6%.

Si bien el desempeño negativo viene influenciado por el caso de Brasil y su peso en los promedios ponderados, todos los otros países de América del Sur con información disponible, excepto Perú, sufren incrementos en la tasa de desocupación, acotaron.

En cambio, en los países de América Central y del Caribe, excepto Panamá y Trinidad y Tobago, la tasa de desempleo se redujo, afirmaron Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, y José Manuel Salazar, director regional de la OIT.

El documento fue difundido en Santiago de Chile durante el seminario Protección y formación: instituciones para mejorar la inserción laboral en América Latina y Asia.

Prensa Latina


Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe (nº15): Cadenas mundiales de suministro y empleo decente

OIT