El gobernador electo Ricardo Rosselló afirmó que en sus reuniones de ayer en Nueva York con acreedores y casas acreditadoras, ha planteado que habrá una “actitud diferente” en el gobierno de Puerto Rico en torno al manejo de la crisis fiscal y de deuda pública de Puerto Rico.

Rosselló se reunió esta mañana con un grupo representativo de la organización “Bonistas del Patio” y otros acreedores. Luego se reunió con ejecutivos de las casas acreditadoras Fitch Rating, Moodys y Standard & Poors.

“Cumpliendo nuestro compromiso con el pueblo, hemos iniciado las gestiones para que nuevamente los mercados financieros y el mundo confíe en Puerto Rico. Estamos demostrando que hay un nuevo gobierno; con una actitud diferente y con un plan detallado para enfrentar la crisis financiera de manera efectiva, responsable y con credibilidad en nuestras acciones”, indicó Rosselló en un comunicado de prensa.

Rosselló llegará esta noche a la capital estadounidense para reunirse mañana con líderes del Congreso.

El Nuevo Dia