Puerto Rico: gobernador electo dice que cuestionará las decisiones de la Junta Fiscal impuesta por EEUU

El gobernador electo Ricardo Rosselló Nevares se cantó anoche dispuesto a enfrentar la Junta de Supervisión Fiscal (JSF) si no le gustan las medidas que ese cuerpo sugiera para sacar al País de su crisis económica.

Rosselló Nevares enfatizó en que no despedirá empleados públicos, ni siquiera con la carta más reciente que le envió la JSF detallando medidas que deben tomarse a corto plazo para aprobar el Plan Fiscal que a su vez permita reestructurar la deuda.

Entre esas medidas sugeridas en la carta de la Junta se incluye una reforma estructural y recortes en el tamaño del gobierno.

“Es nuestro deber ministerial hacerlo (enfrentar la Junta si pide unas medidas con las que no esté de acuerdo), para eso tenemos un representante en la Junta y para eso tenemos un gobernador, para eso tenemos líderes electos”, declaró el mandatario entrante, tras reunirse casi dos horas con los 33 alcaldes de su colectividad.

“Ellos podrán en algunas circunstancias proponer algunas cosas que nosotros entendamos que hay otra alternativa para ejecutar… habrá momentos en que tengamos diferencias; se van a exponer y nosotros siempre estaremos velando por los mejores intereses del pueblo”, agregó.

Por otro lado, Rosselló Nevares dijo que explicó a los alcaldes la situación fiscal, lo que pide la Junta y el plan del task force económico nombrado por el Congreso.

“A base de esa evidencia y de los datos hemos creado unos grupos de trabajo que van a efectuar medidas de emergencia que tenemos que tomar rápidamente para Puerto Rico y mi pedido (a los alcaldes) ha sido su colaboración y su participación”, afirmó.

Aseguró que hay consenso acerca de los proyectos de ley que se aprobaron en este cuatrienio que afectaron las arcas municipales. Sin embargo, metió el pie en el freno cuando se le preguntó si hubo algún compromiso para eliminarlas.

“No queremos hacerlo unilateralmente. Queremos hacerlo con los alcaldes de una manera inteligente con todos los datos de frente para ver cuáles de estas leyes se van a enmendar, cuáles son los cambios o si en efecto hay otras iniciativas que puedan proveer beneficio”, señaló.

Los comités determinarán las medidas que se deben tomar antes del 15 de enero, las que deben estar listas antes del primer mes de su mandato y las que se deben aprobar antes de los 60 días.

Rosselló Nevares dijo que no hubo espacio para discutir la futura elección a la presidencia de la Federación de Alcaldes, organización que presidía el ejecutivo municipal de Guaynabo Héctor O’Neill, quien de hecho no acudió a la reunión.

Dijo que se limitaron a hablar de trabajo y que cada uno de los aspirantes, Carlos Molina (Arecibo), Mayita Meléndez (Ponce) y Edwin García (Camuy) tiene libertad para reunirse con quien desee para buscar su voto.

Al mismo tiempo criticó la segunda sesión extraordinaria convocada por su antecesor Alejandro García Padilla.

“No entiendo el objetivo”, indicó.

Primera Hora