Argentina: trans y travestis abandonan la prostitución y abren una peluquería

Hace poco más de un mes, diez chicas trans y travestis de La Plata dejaron de ejercer la prostitución y abrieron un centro de belleza.

“Las Charapas” –organizada a modo cooperativa de trabajo- funciona en la calle 18, entre 39 y 40, y ofrece servicios de peluquería y manicuría a precios muy accesibles, “cuidados” dicen ellas.

Como no encontraban quién les alquilara un local –estuvieron más de un año buscando- Claudia Vásquez Haro, presidenta de Otrans La Plata y organizadora de la iniciativa, acondicionó su propia casa para poner el negocio.

“Tuve que dividirla y reformarla porque nadie nos quiso alquilar nada”, cuenta Vásquez Haro a LA CAPITAL. “Cuando llamábamos por teléfono a un propietario o inmobiliaria nos daban los precios y los requisitos, pero cuando íbamos cuatro o cinco chicas a verlo empezaban a poner excusas. Y teníamos todo en regla. Entonces nos dimos cuenta de que era por nuestra identidad de género”, agrega.

“Pensarían que íbamos a poner ahí cualquier cosa menos una peluquería”, comenta esta docente e investigadora de la Facultad de Periodismo de La Plata.

Así, de a poco y en forma auto-gestionada, fueron armando el local: hicieron rifas, organizaron peñas y vendieron comidas. Para hacer las refacciones, cada una de las integrantes puso además plata que tenía ahorrada.

El nombre “Charapas” remite al lugar de origen de las mujeres, una zona selvática del nororiente peruano. Ahora, están también tras un proyecto gastronómico de comidas típicas de esa región.

La Capital