Dos exfuncionarios peruanos que licitaron a favor de Odebrecht abandonaron el país

Dos exfuncionarios que trabajaron con el encarcelado Edwin Luyo en el comité de licitación de la Línea 1 del Metro de Lima, salieron del país días después de que la empresa Odebrecht reconociera ante la justicia estadounidense que pagó sobornos millonarios a funcionarios peruanos por esa obra. Así lo confirma los movimientos migratorios de Mariela Huerta Minaya y Santiago Chau Novoa, presidenta y miembro del comité que otorgó la licitación a la constructora brasileña.

El diario El Comercio constató que Chau Novoa viajó a Estados Unidos el último 28 de diciembre, una semana después que se desatará el escándalo. Mientras que Huerta Minaya tomó un vuelo a Panamá el pasado 3 de enero. Ese mismo medio menciona que la fiscalía señala a Santiago Chau Novoa como uno de los sospechosos en este esquema de sobornos de Odebrecht.

La advertencia de Luyo. En su alegato del domingo, antes de que le dictara 18 meses de prisión preventiva, Edwin Luyo había dicho que no tenía pensado “escapar, como ya hay algunos que están afuera” y que estaba dispuesto a colaborar con la justicia para “que se sepa la verdad a fondo”.

Momentos después, su abogado, José Luis Salazar, sostuvo que su defendido solo era uno de los integrantes del comité especial encargado de la licitación del Metro de Lima, y que la obra “no dependía de la decisión personal” del acusado. “Él no estuvo solo, la decisión la tomó el comité. En el transcurso de las investigaciones se van a establecer las responsabilidades de cada integrante”, dijo.

Comité sobornado. La afirmación anterior se condice con la confesión de Odebrecht ante la justicia de Estados Unidos. La empresa brasileña ha revelado que pagó sobornos a los “miembros de dicho comité de licitaciones”.

“A fin de lograr que el comité de adjudicación de licitaciones ayude a Odebrecht a asegurar el contrato, la empresa acordó pagar US$1.4 millones a un funcionario de alto nivel del gobierno peruano y a miembros de dicho comité de licitaciones por el proyecto (…) En el 2009 aproximadamente, Odebrecht ganó el contrato, valorizado en cerca de US$400 millones. La compañía hizo los pagos ilegales, aprobados por el Empleado 6 de Odebrecht, con fondos no registrados de la División de Operaciones Estructuradas”, se lee en ese documento.

Coimas de más de US$ 8 millones. Según la documentación entregada por Odebrecht al Ministerio Público entre el 17 y 19 de enero últimos, la empresa brasileña entregó US$8’100.000 en sobornos por las obras del metro de Lima en pagos escalonados. De ese monto, Edwin Luyo ha reconocido dos trasnferencias de US$ 196,000 y US$ 304,000 a la cuenta offshore Oblong International INC de la banca privada de Andorra. A su vez, la fiscalía ha determinado que el prófugo exviceministro de Comunicaciones Jorge Cuba Hidalgo, recibió US$2 millones. Aún falta saber quiénes fueron los otros beneficiados con la millonaria coima.

RPP