Costa Rica: declaran alerta verde en Valle Central por las cenizas del Volcán Turrialba

La Comisión Nacional de Emergencias de Costa Rica (CNE) declaró alerta verde (preventiva) para el Valle Central debido a la constante ceniza que hay en el ambiente por las erupciones del volcán Turrialba.

Según los informes del Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Costa Rica (OVSICORI) y la Red Sismológica Nacional (RSN), en esta semana el volcán ha iniciado un periodo de erupciones constantes, marcadas por una permanente emisión de cenizas.

La columna con el material ha alcanzado alturas de hasta los 500 metros sobre la base del cráter y las condiciones meteorológicas han permitido que se disperse hasta el Valle Central afectando a las comunidades locales.

“La atmósfera sobre el país se encuentra influenciada por una masa de aire seco que afecta toda la región centroamericana, generando que las posibilidades de lluvias sean muy bajas; con vientos provenientes del noreste-este, con velocidades entre 20 y 50 kilómetros por hora”, lo que permite una mayor dispersión de la ceniza, explica en un reporte el Instituto Meteorológico Nacional.

La CNE solicitó a las instituciones de emergencias estar vigilantes ante cualquier situación, mantener los inventarios de recursos actualizado, monitorear los reportes de caída de ceniza, informar a la población que vive en zonas vulnerables y vigilar las áreas y poblados propensos a ser afectados.

También pidió cubrirse la nariz y boca con un pañuelo, lavar bien los vegetales antes de ser consumidos, mantener los animales bajo techo o en refugios y cubrir las fuentes de agua.

El volcán Turrialba, situado a unos 70 kilómetros al este de San José, entró en una fase activa de mayor constancia desde octubre de 2014 y a partir de ese momento ha presentado numerosas erupciones de cenizas, gases y material incandescente.

Después de algunas semanas de baja actividad, el pasado septiembre comenzó un nuevo ciclo eruptivo que se mantiene y que ha generado columnas de ceniza de hasta 4.000 metros sobre el cráter.

El País