Daniel Ortega juramentó al gabinete ministerial de su nuevo período de gobierno

El Presidente Daniel Ortega y la Vicepresidenta, Rosario Murillo, juramentaron la tarde de ayer al Gabinete del Gobierno, cuyos miembros asumieron el compromiso de seguir trabajando por el bienestar del pueblo nicaragüense.

Daniel destacó que a muchos de los que fueron juramentados este miércoles también les tocó asumir enormes responsabilidades ante el pueblo en diferentes puestos, durante la primera etapa de la Revolución, desde 1979 hasta abril de 1990.

Daniel dijo que fue toda una década de lucha, y luego la batalla durante 17 años para defender las conquistas sociales, culturales y educativas de la Revolución.

“Ahora estamos, después de concluir esta década de gobierno del 2007 al 2017, entrando en este nuevo período donde tenemos el compromiso de seguirle sirviendo a nuestro pueblo”, indicó el comandante Ortega.

La juramentación fue dedicada al 150 aniversario del nacimiento del poeta universal y Príncipe de las Letras Castellanas, Rubén Darío, destaca el sitio oficial, El 19 Digital.

Durante la investidura de los ministros, asesores y secretarios generales del Gobierno Sandinista, el mandatario significó que Darío es un símbolo de Nicaragua ante el mundo, al cumplirse este miércoles el aniversario 150 del natalicio del Padre del Modernismo.

Añadió que en los últimos años Nicaragua viene avanzando, pese a las dificultades que se presentan en el mundo, con la consolidación de la unidad y las alianzas entre todos los sectores de su sociedad.

El presidente ratificó, citando unos versos de Darío, que su gobierno ofrecerá todo su empeño al pueblo nicaragüense para seguir prosperando en un país libre ‘porque eso es lo que cargaba (el poeta) en su alma, en su pensamiento y en su espíritu’.

Entre los homenajes al autor de Azul y Cantos de Vida y Esperanza, ayer, también la Asamblea Nacional efectuó una sesión solemne frente a la casa natal, con la participación de intelectuales y artistas.

En ese acto, varios diputados resaltaron los grandes ideales patrios del poeta nicaragüense, así como su permanente inclinación por la integración de los pueblos centroamericanos.

La Primerísima