Plan Cóndor: familiares de víctimas uruguayas apelarán el fallo en Italia que absolvió a 19 de los 27 represores juzgados

La organización de Madres y Familiares de Detenidos Desaparecidos de Uruguay presentará el recurso de apelación al dictamen emitido este martes por un tribunal italiano, que absolvió a 13 de los 14 represores condenados por delitos cometidos en el marco del Plan Cóndor.

Varios de los personajes absueltos son “genocidas muy reconocidos” declaró el vocero de la organización Javier Tassino, quien agregó que la decisión “no es muy buena para el mundo ni para las democracias”.

Tassino lamentó que los “elementos probatorios presentados no fueran suficientes” y precisó que la apelación del fallo de la justicia italiana los realizarán de forma individual y no como organización.

Por su parte, el vicepresidente uruguayo, Raúl Sendic, expresó sentirse defraudado por la decisión del tribunal, “pero no estoy en condiciones de emitir un juicio sobre el fallo”, declaró.

Sendic manifestó que existe mucho dolor acumulado durante años y adelantó que se evaluarán los pasos a seguir para el proceso de apelación, con los familiares de las víctimas.

El vicepresidente expresó sentirse tranquilo por los pasos dados por el Estado uruguayo en este proceso, en el acompañamiento a los familiares de las víctimas, y subrayó que algunos de los militares acusados están presos en Uruguay.

De los 27 imputados en el caso del Plan Cóndor solo ocho recibieron condena de la justicia italiana y los otros 19 fueron absueltos.

Los condenados

Los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama; el uruguayo Juan Carlos Blanco; los bolivianos Luis García Meza y Luis Arce Gómez y los peruanos Francisco Morales Bermúdez, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa.

Los absueltos

Cinco de los siete militares chilenos: Pedro Octavio Espinoza Bravo, Daniel Aguirre Mora, Carlos Luco Astroza, Orlando Moreno Vásquez y Manuel Abraham Vásquez Chauan.

También quedó absuelto el peruano Martín Martínez Garay. Asimismo, los uruguayos: José Ricardo Arab Fernández, Nino José Horacio Gavazzo, Juan Carlos Larcebeau, Pedro Antonio Mato Narbondo, Luis Alfredo Maurente, Ricardo José Medina Blanco, Ernesto Avelino Ramas Pereira, José Sande Lima, Jorge Alberto Silveira, Ernesto Soca, Jorge Néstor Troccoli, Gilberto Vázquez Bissio y Ricardo Eliseo Chávez.

Telesur


Condenas en Italia por el Plan Cóndor

La Corte Penal III del Tribunal de Roma condenó ayer a prisión perpetua a ocho ex altos mandos de dictaduras del Cono Sur por la muerte y la desaparición de ciudadanos italianos durante el Plan Cóndor en los años 70, en tanto absolvió a 19 militares, en su mayoría uruguayos, imputados por su responsabilidad directa en esos delitos. “Hay mucho dolor y bronca. El Estado uruguayo dio los pasos necesarios en este proceso pero va a haber una apelación. Estamos defraudados por la decisión del Tribunal”, afirmó tras la sentencia el vicepresidente uruguayo Raúl Sendic, presente en la sala.

El proceso que concluyó ayer en una sala de la cárcel de Rebibbia se inició con una investigación del fiscal Giancarlo Capaldo ante una denuncia de familiares de víctimas, incluidos argentinos, en 1999, cuando todavía regían aquí las leyes de impunidad. Sobre 146 represores acusados inicialmente por la fiscalía, entre ellos 61 argentinos, el tribunal llegó a imputar a 34 militares y civiles de Bolivia, Chile, Perú y Uruguay. El último acusado que murió fue el ex dictador uruguayo Gregorio Alvarez, a fines de diciembre.

Las condenas que leyó la presidenta del tribunal, Evelina Canale, recayeron sobre los ex dictadores bolivianos Luis García Mesa y Luis Arce Gómez, los chilenos Hernán Jerónimo Ramírez y Rafael Ahumada Valderrama, los peruanos Francisco Morales Bermúdez, Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa, y el ex canciller uruguayo Juan Carlos Blanco, quien cumple una condena en su país.

La mayor parte de los absueltos son uruguayos que forman parte de la treintena de represores condenados en ese país. Se trata de Ricardo Arab, José Gavazzo, Ernesto Ramas, Jorge Silveira, Gilberto Vázquez, Juan Larcebeau, Luis Maurente, Ricardo Medina, José Sande y Ernesto Soca. También fueron absueltos Pedro Mato, que se fugó a Brasil, y Jorge Tróccoli, el único presente durante el proceso ya que se fugó a Italia. Tróccoli estaba acusado por su participación en secuestros de ciudadanos ítalo-uruguayos en Buenos Aires, en diciembre de 1977. La lista de absueltos se completa con los militares chilenos Pedro Espinoza, Daniel Aguirre, Carlos Luco, Orlando Moreno y Manuel Vázquez, y al peruano Martín Martínez.

La fiscalía que encabeza Capaldo había pedido 27 condenas a perpetua por las desapariciones forzadas de ciudadanos italianos, entre ellos los nacidos en la Argentina Luis Stamponi (secuestrado en Bolivia), Alejandro Logoluso y Dora Marta Landi (secuestrados en Paraguay), y Lorenzo Ismael Viñas y Horacio Campiglia (secuestrados en Brasil).

Los familiares presentes en la sala de la cárcel, en las afueras de Roma, mostraron su descontento apenas leído el fallo y en medio de las lágrimas aseguraron que apelarán la sentencia. “Estamos defraudados”, admitió Sendic, que participó de la jornada final junto a la subsecretaria del gobierno italiano María Elena Boschi. “Haber conectado hechos trágicos ocurridos en países distintos de Sudamérica tiene una importancia histórica. Para el Estado italiano era fundamental que se hiciera Justicia, también por las víctimas de origen italiano”, afirmó Boschi.

El primer juicio por los crímenes del Plan Cóndor se realizó en la Argentina y concluyó el 27 de mayo del año pasado. Catorce ex jefes militares y oficiales de inteligencia argentinos y uno uruguayo fueron condenados a penas de entre ocho y 25 años de prisión por más de un centenar de privaciones ilegítimas de la libertad y otros delitos de lesa humanidad.

Página 12


Plan Cóndor: ¿cómo se extendió por el continente?

Un documento desclasificado de la CIA fechado el 23 de junio de 1976 explica el surgimiento del Plan Cóndor en las décadas de los 70 y 80 cuando agentes de seguridad de Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia se reunieron en Buenos Aires para preparar acciones coordinadas contra objetivos subversivos”. Luego se integrarían Brasil, Perú y Ecuador.

ARGENTINA

Fue el epicentro del operativo, y el país donde la represión contra nacionales y extranjeros alcanzó mayores dimensiones, con 30.000 desaparecidos según algunos organismos de derechos humanos. La secretaría de DDHH indemnizó a los familiares de 16.000 desaparecidos.

CHILE

El exdictador chileno Augusto Pinochet -quien se jactaba de que no se movía una hoja en Chile sin que él lo supiera- nunca admitió su participación en el Plan Cóndor, aunque colaboradores cercanos reconocieron su responsabilidad política al albergar en Chile en noviembre de 1975 una de las primeras reuniones de coordinación para la ejecución del plan.

En 2002 Pinochet perdió su banca de senador vitalicio, fue procesado y detenido por su participación en el Plan, en el juicio por los 75 asesinatos atribuidos a la “Caravana de la Muerte”, que recorrió Chile fusilando sumariamente a opositores, tras el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, pero nunca fue condenado.

Se cree que el asesinato del excomandante en jefe del Ejército chileno, Carlos Prats y su esposa, cometido en Buenos Aires en 1974, fue una de las primeras incursiones de este plan. También el ataque con explosivos en el que en 1976 murieron en Washington el excanciller chileno Orlando Letelier y su secretaria estadounidense Ronnie Moffitt.

La muerte en 1982 del expresidente Eduardo Frei fue calificada de homicidio en 2009 luego de una investigación, procesándose a seis personas.

La dictadura de Pinochet dejó otras 3.000 víctimas.

URUGUAY

En Uruguay, en ninguno de los juicios por violaciones de los derechos humanos en la última dictadura hubo procesados por haber participado en el Plan Cóndor, aunque sí hay condenados por asesinatos ejecutados en el marco del plan.

“Lo que hay es militares procesados que participaron del Plan Cóndor, pero los han procesado por desaparición forzada, que tipificaron como asesinato especialmente agravado”, dijo a la AFP Ignacio Errandonea, integrante de la organización Madres y Familiares de Uruguayos Detenidos Desaparecidos.

El exdictador Juan María Bordaberry (1973-1976) fue procesado en 2006 como coautor de homicidio especialmente agravado por el asesinato de cuatro uruguayos exiliados en Argentina en mayo de 1976: los legisladores Zelmar Michelini y Héctor Gutiérrez Ruiz, y los tupamaros William Whitelaw y Rosario Barredo.

El exdictador Gregorio Álvarez (1981-85) fue condenado en octubre de 2009 a 25 años por 37 delitos de “homicidio muy especialmente agravado” de presos políticos, la mayoría ejecutados tras su traslado clandestino desde Buenos Aires a Montevideo en 1978, en el marco del Plan.

Otro de los casos emblemáticos de la coordinación militar entre las dictaduras del Cono Sur, del que participaron uruguayos, es el de la nieta del poeta argentino Juan Gelman.

La nuera del escritor, María Claudia García de Gelman, fue secuestrada en Buenos Aires en 1976 a los 19 años con siete meses de embarazo y trasladada a Uruguay, donde dio a luz y desapareció. Su hija Macarena Gelman fue entregada ilegalmente a la familia de un oficial policial uruguayo y su identidad original fue establecida recién en el año 2000.

Precisamente por el caso Gelman, la Corte Interamericana de Derechos Humanos condenó en 2011 a Uruguay a investigar los crímenes de la dictadura.

Durante la dictadura uruguaya desaparecieron unos 200 opositores, en su mayoría en Argentina, en el marco del Plan Cóndor.

PARAGUAY

Los voluminosos “Archivos del terror” encontrados cerca de Asunción en 1992, muestran la participación de la dictadura paraguaya en el Plan Cóndor.

En una operación, los militantes uruguayos Gustavo Inzaurralde y Nelson Santana, que estaban detenidos en Asunción -donde habían sido interrogados por el coronel uruguayo Carlos Calcagno- fueron embarcados en mayo de 1977 junto a tres argentinos, José Nell, Alejandro Logoluso y Marta Landi, en un avión de la marina argentina y trasladados a Buenos Aires, donde desaparecen.

Investigaciones posteriores señalan que se trataba del avión personal del comandante de la armada argentina, almirante Emilio Massera, quien viajó con los prisioneros desde la provincia de Santa Fa a Buenos Aires.

BRASIL

“Brasil tuvo un papel poco conocido, pero activo, en la Operación Cóndor”, admite la Comisión de la Verdad instalada en 2012 para investigar las denuncias por la presidenta Dilma Rousseff, una exguerrillera detenida y torturada por la dictadura militar (1964-85).

En la página web de la Comisión se reconoce que el Plan incluyó “casos notorios de violencia, prisión, tortura, secuestro y desapariciones dentro y fuera de Brasil”.

Hay casos de secuestro y desaparición de brasileños en Argentina, Chile y Uruguay y de argentinos y uruguayos en Brasil. La comisión está oyendo declaraciones de víctimas y sobrevivientes en México, Perú, Argentina y Uruguay. En ocho estados brasileños se han localizado hasta ahora a unos 40 agentes o testigos del aparato represivo que actuaron o presenciaron acciones de la Operación Cóndor.

El grupo también investiga si las muertes de los expresidentes João Goulart y Juscelino Kubitschek estuvieron vinculadas a este plan.

El estado brasileño reconoce 400 muertos y desaparecidos durante el régimen militar.

PERÚ

En Perú, el ex dictador Francisco Morales Bermúdez (1975/80) negó en reiteradas oportunidades que el país hubiera participado del Plan Cóndor.

Sin embargo, un juez argentino pidió en febrero de 2012 su captura por acciones vinculadas al Plan, referidas a la privación ilegal de libertad y tormentos a 13 ciudadanos peruanos en Perú en 1978, quienes habrían sido trasladados a Argentina y alojados en un centro de detención, según una resolución del juez federal Norberto Oyarbide.

La Justicia italiana también pidió en 2007 la detención y extradición de Morales Bermúdez por la desaparición en Perú de 25 italianos en el marco del Plan Cóndor.

Y este martes el Tribunal de Roma condenó al expresidente a cadena perpetua junto a ocho exmilitares de Bolivia, Chile y Uruguay, entre ellos, los peruanos Pedro Richter Prada y Germán Ruiz Figueroa, por la muerte de una veintena de italo-latinoamericanos en la época del denominado Plan.

BOLIVIA

El exgeneral Hugo Banzer, presidente de facto entre 1971-1978, fue sindicado de haber coordinado la lucha antiizquierdista, principalmente con sus pares de Chile y Argentina, aunque él oficialmente negó cualquier relación o vinculación.

Sin embargo, Banzer fue señalado de tener vinculación con la detención en Bolivia y la entrega a militares argentinos en agosto de 1976 de la argentina Graciela Rutilo y su pequeña hija Carla. La madre figuraba como desaparecida, tras su detención el el centro clandestino de detención “Automotores Orletti”, en Capital Federal.

El expresidente boliviano Juan José Torres fue asesinado en 1976 en Buenos Aires, en un operativo del Plan Cóndor.

ECUADOR

Ecuador comenzó a participar en el Plan Cóndor a partir de 1978, según documentos desclasificados de la CIA.

“El Ejército es responsable por la información de inteligencia y el intercambio de información entre los miembros de la operación (Cóndor). La Armada es responsable por las telecomunicaciones y la Fuerza Aérea es responsable de la guerra psicológica”, señala un documento.

Correo