Colombia: el Festival de Teatro más antiguo de la región se despliega en Manizales

Manizales vibra al ritmo del XXXIX Festival Internacional de Teatro

Cambuyón, obra inaugural, de compañía Enlace SC, prendió este lunes el Festival Internacional de Teatro de Manizales en su XXXIX edición.

Espectáculo de danzas percusivas y urbanas donde se sigue el recorrido cultural de los ritmos, sus encuentros fusiones y mestizajes.

Siete personajes viajan en un barco a través del tiempo y el espacio intercambiando conocimientos, experiencias y sobre todo ritmo, mucho ritmo. Bailarines de claqué, hip-hop y percusión corporal, cantantes y músicos nos llevan de la mano en este recorrido actual por la reciente historia del ritmo occidental.
El Cambuyón fue, además de una forma de vida, una actividad nacida el siglo XIX, cuando los grandes barcos fondeaban en la bahía de los puertos de las islas atlánticas como Canarias y Madeira, los comerciantes locales acudían a los buques a intercambiar productos. Durante los años 40 y 50 del siglo pasado se convirtió además en una de las pocas vías de comunicación con el exterior, en la puerta de entrada cultural de una sociedad cerrada al mundo a pesar de ser un puerto estratégico.

Cambuyón muestra el recorrido, los encuentros y sus frutos totalmente mestizos con la clara intención de entretener al espectador a través de la fuerza y la importancia que el ritmo tiene en la vida del ser humano.
Todo esto es posible gracias al equipo de intérpretes de primer nivel internacional que han formado parte de compañías como Camut Band, Brodas o Terekitetap.

Todo cuenta

Este año participan 34 compañías teatrales entre internacionales, nacionales y locales. Se realizarán 92 funciones con 35 obras; 56 funciones serán en sala y 36 en calle.Durante esa semana están en la ciudad 250 artistas y se espera que asistan 53 mil espectadores.

No estamos locos

Dentro de las compañías colombianas, una vez más Teatro Petra llega con una nueva obra Yo no estoy loca, dirigida por Fabio Rubiano y con la actuación magistral de Marcela Valencia.

Sobre este nuevo trabajo, Rubiano explica que «yo tomo todo el material que me da Marcela (Valencia) y lo organizo en una estructura dramatúrgica. Es el punto de vista de una mujer, hablando de la mujer».

La obra se basa en hechos reales, «en este país todo tiene una categoría del absurdo. Por eso cuando uno dice: basado en hechos reales, posiblemente se ven más ficcionales» dice Rubiano. «Es la historia de una mujer que pasa por diferentes situaciones en las cuales exige sus derechos y por ese hecho, le dicen que está loca. Son situaciones diferentes unidas por una sola historia», explica.

«Ella siempre se pregunta: ¿yo estoy loca? A veces el peso del comportamiento colectivo la lleva a decir: si me roban y me matan es culpa mía». Es una pieza muy ágil, que no para; es frenética. «La actriz está sola en el escenario, pero el espectador nunca la siente así porque ella puebla el espacio con una gran cantidad de personajes que ella hace que el público vea».

Desde hoy estaremos suministrando información detallada de las obras y entrevistas con los directores, para que puedan replicar en los diferentes medios de comunicación.

Motivo de celebración

La razón por la cual este año el Festival se celebra en el mes de octubre es porque el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral (CELCIT), con sede en Buenos Aires, Argentina, propuso el 8 de octubre como la fecha para la celebración del Día Internacional del Teatro y conmemorar así la apertura del Festival de Teatro de Manizales, el cual dio inicio el 8 de octubre de 1968. La propuesta fue muy bien recibida por la comunidad teatral latinoamericana para rendirle un merecido homenaje a unos de los eventos culturales más importantes de habla hispana y el más antiguo de América Latina.

Eje21


La calle también será escenario en el Festival Internacional de Teatro

México, Francia, Holanda y Costa Rica, son los países que vendrán con sus compañías teatrales a invadir las calles con sus puestas en escena durante la edición 39 del Festival Internacional de Teatro de Manizales, que comienza mañana y que se extenderá hasta el domingo.
LA PATRIA | MANIZALES
México, Francia, Holanda y Costa Rica, son los países que vendrán con sus compañías teatrales a invadir las calles con sus puestas en escena durante la edición 39 del Festival Internacional de Teatro de Manizales, que comienza mañana y que se extenderá hasta el domingo.

A ellas se le unen compañías locales y de municipios de Caldas como Riosucio y Filadelfia que harán sus presentaciones en la Plaza de Bolívar, Parque Ernesto Gutiérrez, Media Torta de Chipre, El Cable, universidades de Caldas y Autónoma de Manizales y en barrios como Bosques del Norte, La Enea y Villahermosa.

Sinopsis

*La compañía mexicana Puño de Tierra llega con su obra Galileo o la abolición del cielo que narra un juego escénico en el que se cuestiona qué habría sucedido si Galileo no se hubiera retractado. Su presentación será el viernes a las 3:00 p.m. en la Plaza de Bolívar y el sábado a las misma hora, pero en el Parque Ernesto Gutiérrez.

*La compañía Colectivo de zanqueros de Filadelfia (Caldas) presentará La nave de los locos, en la que plantea una alegoría a la pintura del Bosco, en un mundo donde quizás un viaje signifique una expedición a nuestro interior, a la ignorancia de nuestro proceder y a la razón desde nuestro espíritu devastador. Estará el jueves a las 11: 00 a.m en la Universidad de Caldas y en la Plaza de Bolívar a las 3:30 p.m. El viernes estará a las 3:00 p.m. en el Parque Ernesto Gutiérrez.

*La compañía X2 teatro, de Riosucio (Caldas) mostrará Vino, pan y chicharrines. Expondrá la encrucijada emocional del hombre rural que, apasionado por la vida, defiende su entorno y costumbres frente a la amenaza de la modernidad y el avance de la contaminación y deforestación de su territorio. Presentación: jueves a las 10:00 a.m. en la vereda La Cabaña y a las 4:00 p.m. en el Parque Ernesto Gutiérrez. El viernes la presentación será a las 3:00 p.m. en el barrio Bosques del Norte.

*Desde Costa Rica llega Ex-ÁNIMA con su obra Genkidama, un espectáculo que combina elementos como la manipulación de objetos y el clown para dar cabida a una función cómica inspirada en la estética y en el estilo de las series de Animé japonés. Presentación: jueves en la Universidad de Caldas a las 3:00 p.m., viernes en el Parque Ernesto Gutiérrez a las 4:00 p.m. y el Sábado a las 4:30 p.m. en la Plaza de Bolívar.

*Padox es la compañía francesa que estará con Padox, maestros del desorden. Padox, eres tú, soy yo, es él y es el otro. Es migrante, transeúnte, precario, mujer, habitante, trabajador, farola, hombre, entre otros. Se presentará el sábado a las 10.00 a.m. en La Enea y a las 4:00 p.m. en el Parque Ernesto Gutiérrez. El domingo la función será a las 11:00 a.m. en El Cable y a las 4:30 p.m. en la Plaza de Bolívar.

*Holanda hace presencia con L’chaim y la obra que lleva el mismo nombre. L’chaim. Sus presentaciones generosas, las cuales cantan en cinco idiomas, son ideales para desencadenar un repentino impulso de bailar a cualquier hora. Presentaciones: jueves en El Cable a las 5:00 p.m. Viernes a las 11:00 a.m. U. Autónoma y 3:00 p.m. en la U. de Caldas. El sábado estará a las 3:30 p.m. en la Plaza de Bolívar y el domingo a las 10:00 a.m. en el barrio Villahermosa y a las 4:30 p.m. en el Parque Ernesto Gutiérrez.

Talleres

Este año el Festival Internacional de Teatro de Manizales trae encuentros académicos dirigidos a estudiantes y profesionales en artes escénicas. Por tal motivo, se dictarán cuatro talleres formativos moderados por representantes de México, Chile, España y Francia.

1. Actuación para la calle

Encargado: Compañía de Francia

Fecha: 3, 4 y 5 de octubre.

Lugar: Universidad de Caldas, área Gallera

Horario: De 8:00 a.m. a 1:00 p.m.

2. Proceso de montaje y exposición fotográfica de la obra Una bestia en mi jardín.

Encargado: Compañía de México

Fecha: 6 de octubre

Lugar: Hall de la Universidad de Caldas

Horario: De 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

3. Workshop sobre proceso creativo e investigativo

Encargado: La compañía de Chile

Fecha: 6 de octubre

Lugar: Universidad de Caldas, área Gallera.

Horario: De 9:00 a.m. a 1:00 p.m.

4. Una práctica sensorial y dinámica creativa

Encargado: Compañía de España

Fecha: 6 de octubre

Lugar: Sala principal del Centro Cultural y de Convenciones Teatro Los Fundadores

Horario: De 10:00 a.m. a 12:00 p.m.

La Patria


El hombre que le abrió las puertas al teatro latinoamericano

La imagen de un actor disfrazado de demonio rojo que caminaba por la plaza de Bolívar de Manizales, con el fondo de la catedral basílica de Nuestra Señora del Rosario, no fue un sueño surrealista.

Una escena paradójica, sí, pero también un reflejo del espíritu del encuentro artístico que no solo ha marcado la ciudad, sino que se convirtió en piedra angular de la escena latinoamericana: el Festival de Teatro de Manizales.

Nació en 1968, pero la fiesta teatral durmió un letargo de diez años hasta que Octavio Arbeláez, que tenía 25 años y venía de ser decano de la Facultad de Artes de la Universidad de Caldas, empezó a dirigirla.

“Yo usaba barbas y gafas y era un tipo muy serio, entonces creo que no se daban cuenta de mi edad”, bromea Arbeláez, quien desde 1984 está a la cabeza del festival, que les abrió el camino a otros eventos artísticos, como el Festival de las Artes de Costa Rica.

Fue un antiguo profesor de Arbeláez, Óscar González, que tenía contactos con las directivas de la Beneficencia de Manizales –que manejaba el Teatro Los Fundadores–, quien le pidió crear un proyecto para revivir el festival. Aquella resurrección también contó con el apoyo de Elvira Escobar; Amparo Sinisterra de Carvajal, directora de Colcultura, y del presidente Belisario Betancur, entre otros.

“En primer lugar, intenté que fuera incluyente –cuenta Arbeláez–, que tuviera un abanico de la realidad teatral del continente, porque entendía que la dimensión política era muy importante, que era fundamental incluso, pero que no era la única, entonces la pluralidad y la diversidad eran nuestro criterio”.

Pero no solo se presentaban las piezas teatrales, también se realizaban las ‘Noches musicales’, en las que participaban grupos y chirimías de diferentes regiones, como Iván y Lucía y Jorge Velosa y sus Carrangueros. “A la plaza de Bolívar no le cabía un alma, era realmente una fiesta, pero era una fiesta de carácter marcadamente cultural”, recuerda el director.

Teniendo en cuenta que la capital de Caldas era una ciudad de arraigadas tradiciones religiosas, aquellas imágenes de celebración no cayeron muy bien en las autoridades de la iglesia. Arbeláez cuenta que en los primeros años de esa segunda etapa, el festival cargó con un veto de la curia diocesana y en particular del arzobispo de Manizales en el momento, José de Jesús Pimiento Rodríguez. 

“No nos censuraban por razones políticas, sino por razones, entre comillas, morales. Veían pecaminosos algunos desnudos, veían, según las personas que le informaban a monseñor, algunos cuestionamientos a la religión… La cosa llegó incluso a que recogieran firmas para que acabaran el festival”.

La polémica se calmó con el tiempo y la relación con la iglesia se fue normalizando. El festival entonces tuvo el camino abierto para seguir experimentando con los nuevos creadores del continente
 y abriéndoles las puertas a las figuras que empezaban a destacarse en la escena nacional.

Esos primeros pasos construyeron una filosofía que diferenciaba la apuesta curatorial de la primera etapa, que se acercaba más a los grupos universitarios y edificaba su impacto a partir de invitados como Mario Vargas Llosa, el polaco Jerzy Grotowski, Pablo Neruda, Ernesto Sábato y Miguel Ángel Asturias.

“En aquel primer momento se trabajaban referencias que tenían que ver con escritores importantes, pero nosotros priorizamos el teatro por encima de hitos de carácter cultural”.

Respondiendo a la subjetiva pregunta de cuáles montajes lo han marcado, Arbeláez destaca piezas como ‘El bar de la calle luna’ y la versión de ‘El emperador de Asiria’, de Fernando Arrabal, ambas dirigidas por el antioqueño Samuel Vásquez; Crónica civil, del grupo español Ananda Danza, que suscitó críticas por programar danza en un festival de teatro, pero conmovió por su visión de la guerra civil española; Tango varsoviano, del extinto Teatro del Sol de Argentina; la estremecedora En un sol amarillo, memorias de un temblor, del Teatro de los Andes de Bolivia, y la brasileña Bésame mucho, de Aderbal Freire Filho.

“Hay hitos fundamentales, como el Teatro do Ornitorrinco de Brasil, que estuvo en los dos primeros festivales y después llegó al festival del Central Park de Nueva York, con comentarios elogiosísimos de The New York Times. En realidad, por Manizales ha pasado lo más importante del teatro iberoamericano y no tengo ningún temor de hacer esa afirmación”. 

También hubo momentos difíciles, como esa edición de 1986 que estuvo a punto de suspenderse, debido a que la ciudad aún estaba conmocionada por la tragedia de la erupción del volcán Nevado del Ruiz. Pero, finalmente, se realizó. También queda en la memoria una apertura que estuvo marcada por una amenaza de bomba, pero los espectadores en lugar de abandonar la sala se pusieron de pie y cantaron el himno nacional. 
“Han sido momentos en que hemos vivido muchas crisis, como el típico signo del desfinanciamiento que ha estado siempre presente, pero hemos logrado salir adelante, nunca hemos dejado deudas ni hemos dejado de pagarle a nadie”.

Red de gestores

Paralelo a ese trabajo de escudriñar en las agendas teatrales de Colombia y de Iberoamérica para seleccionar potenciales obras, Arbeláez también fue armando una red de gestores que tuvo su epicentro principal en Salvador de Bahía, donde nació la Red de Promotores Culturales de Latinoamérica y el Caribe.

El objetivo era promover el empresarismo cultural y las plataformas para la circulación de las agrupaciones latinoamericanas. 

“A partir de ahí empezamos a idear figuras innovadoras que sustituían a los festivales, en tanto se comprometían con la posibilidad y la perspectiva de la circulación como una forma de sostenibilidad del sector. Además, teníamos como principio y precepto ético que el artista viviera de su trabajo”, cuenta.

De allí surgieron otras empresas como el Mercado Cultural de Bahía, que reunía a grupos musicales y de artes escénicas, y a consolidarse redes que confluyeron en otros mercados de países como México, Argentina y España.

Recientemente, por ejemplo, dirigió el Festival de Teatro de Caracas, que tuvo como invitado de honor a Colombia. A Costa Rica cuenta que llegó por invitación de la ministra de Cultura de ese país, Sylvie Durán, que conocía su trabajo y quiso “reconceptualizar” el festival después de una crisis que sufrió en el 2015. “Quiso que fuera yo, por reunir una trayectoria académica y profesional como curador, ya que podía generar nuevos discursos”.

Una de las cosas que más enorgullece a Arbeláez es el trabajo con la música colombiana, labor que ya se vaticinaba desde las ‘Noches musicales’ de esos primeros años del Festival de Manizales. La catapulta de todo este trabajo fue Circulart, una plataforma de la industria musical que nació en el 2010 en Medellín, con el apoyo del secretario de Cultura de la época, Luis Miguel Úsuga.

“La verdad es que ha crecido exponencialmente y puso a Medellín en el mapa de las ciudades creativas de la música. Gracias a esa plataforma están circulando sistemáticamente las músicas actuales de Colombia. Es verdad que hemos logrado, con la labor que hace el BOmm en Bogotá y el Mercado del Caribe en Cartagena, entre otros, proyectar la escena colombiana en el mundo”, dice el director.

Gracias a alianzas como la que generaron con el área de emprendimiento del Ministerio de Cultura, tanto las agrupaciones como los nuevos empresarios culturales han podido tener presencia en mercados mundiales como el Womex (World Music Expo) y el MaMA Festival de París.

Y hay otro hijo que está por nacer. “Y al parecer, según nos dice el ginecólogo, va a nacer muy grande”, dice Arbeláez sobre Mapas, mercado de artes performativas que se realizará en Tenerife, España, del 12 al 16 de julio. “Es un proyecto que construimos en asocio con el cabildo de Tenerife y la empresa Una Hora Menos de las Islas Canarias y responde a la vocación tricontinental y a una especie de clúster que busca articular América Latina y África con el continente europeo”, dice.

El hijo mayor, el Festival de Manizales, está ad portas de celebrar sus 50 años y el director anticipa que la programación del 2018 les rendirá tributo a esos grupos históricos que siguen vigentes, como La Candelaria, el Teatro Libre, el Malayerba de Ecuador y La Cuadra de Sevilla de España;
 también reconocerá a la nueva generación que está innovando en el continente, como Matías Umpierrez, de Argentina, y Gabriel Calderón, de Uruguay, y, finalmente, tendrá espacio para esos creadores consolidados que también se acercan al medio siglo, como Fabio Rubiano y Ricardo Bartís, de Argentina.

Colombia, en Costa Rica

Este jueves comenzó el Festival de las Artes de Costa Rica, con la dirección artística de Octavio Arbeláez.

En la programación teatral se destacan invitados colombianos como Teatro Petra, que presentará este viernes y sábado su obra ‘Labio de liebre’, escrita y dirigida por Fabio Rubiano.

También estarán La Maldita Vanidad con sus obras ‘El autor intelectual’ y ‘Los autores materiales’, y La Libélula Dorada, con su espectáculo ‘La peor señora del mundo’.

En la sección musical, van el acordeonista Carmelo Torres y Elkin Róbinson.

El Tiempo