La trata, fuera de juego (Argentina) – Por Mariana Carbajal

El gobierno nacional estrenó spots de tevé y lanzará afiches callejeros para generar conciencia en quienes viajen a Brasil. Se suma así a la movida de otros países y organizaciones. “No manches la camiseta” es el eslogan.

Un grupo de hinchas argentinos, con camisetas, vinchas y gorros celestes y blancos, celebra un supuesto –y esperado– triunfo de la Selección en un bar brasileño. Uno de ellos propone seguir los festejos “con unas chicas” que “me ofrecieron”. Sorpresivamente, sus amigos cuestionan la invitación con miradas censurantes y la rechazan de plano, contrariamente a lo que el sentido común esperaría. “Amargo”, “muerto”, “cualquiera”, le replican. La escena es parte de un spot del Gobierno contra la explotación sexual de mujeres durante el Mundial, que integra una campaña integral contra la trata de personas, que comenzó a difundirse ayer. “No manches la camiseta” es el eslogan del spot, que se verá durante las transmisiones de Fútbol para Todos. La Argentina se suma así a las iniciativas de ONG internacionales, redes de religiosas y Estados europeos y latinoamericanos, con Brasil a la cabeza, para generar conciencia y alertar contra el turismo sexual a los simpatizantes que viajan para presenciar la Copa Mundial de Fútbol, donde se estima que miles de mujeres y niñas serán víctimas de trata para ser explotadas sexualmente en las ciudades en las que se disputan los partidos.

El spot que interpela a los hinchas argentinos forma parte de una campaña integral contra la trata, promovida desde el Comité Ejecutivo de Lucha contra la Trata y la Explotación de Personas que coordina la ex diputada Cecilia “Checha” Merchán, un organismo creado en octubre a partir de la reforma a la ley de trata y que articula las acciones de distintos ministerios contra ese flagelo. En la campaña trabajó el Programa Memoria en Movimiento, de la Secretaría de Comunicación Pública, la propia Secretaría y el Comité.

“En todos los eventos deportivos ocurre esta situación, donde miles de mujeres y niñas son explotadas sexualmente y se naturaliza el mal llamado turismo sexual. Todo el mundo puede disfrutar del Mundial, pero consumir el cuerpo de mujeres esclavizadas, explotadas, es otra cosa. Queremos transmitir que eso no puede ser parte del festejo”, señaló Merchán a Página/12. Desde la Secretaría de Comunicación Pública destacaron que es la primera vez que el Estado nacional decide hacer una campaña sobre el delito de trata donde explicita los vínculos estructurales entre trata y prostitución, y se pone el énfasis en las conductas sociales que están en la base de ese delito y que llevan a naturalizar la demanda de sexo pago.

La campaña consta de varios spots y también de afiches para la vía pública. El foco, además de en los “clientes” prostituyentes, está puesto en alertar sobre las distintas formas de captación de las víctimas de explotación sexual y visibilizar la trata laboral en talleres textiles y explotaciones agrarias (ver aparte).

Merchán señaló que desde el Ministerio de Seguridad están trabajando en los controles migratorios para detectar situaciones de trata de mujeres reclutadas en el país para ser llevadas a Brasil. “Tenemos que frenar el tráfico y estamos reforzando las miradas de Gendarmería, con los sistemas de transporte, con las aerolíneas, para tratar de detectar casos de chicas captadas por las redes”, agregó la funcionaria. Puntualmente, en Aerolíneas Argentinas se instruyó a los empleados para detectar y denunciar eventuales casos de trata.

En Brasil
Desde hace meses, la presidenta Dilma Rousseff viene expresando a través de su cuenta de Twitter y con distintas acciones de su gobierno una posición firme para luchar contra la trata y la explotación sexual de mujeres y niñas durante el Mundial. Incluso, el gobierno se sumó a la campaña lanzada por la Coalición Regional contra el Tráfico de Mujeres y Niñas en América Latina y el Caribe (Catwlac, por sus siglas en inglés) y la CATW-International, “¡Di no al turismo sexual: comprar sexo no es un Deporte!”. También la campaña de la coalición apunta a desalentar a los turistas a pagar por sexo. La campaña consta de posters, videos, spots para radio, la canción oficial “Mete gol”, una Tarjeta Roja, un manifiesto para recabar firmas y un acuerdo con las líneas aéreas que vuelan a Brasil para que incluyan la Tarjeta Roja en todos sus vuelos diciendo que el turismo sexual es un delito que se castiga con cárcel en sus países de origen y en Brasil también.

Según la Catwlac, Brasil es el segundo destino de turismo sexual después de Tailandia. En 2006 –advierte la Coalición–, un estudio de la Universidad de Brasilia encontró que alrededor de una cuarta parte de los destinos turísticos contaba con un mercado sexual activo para la explotación de niñas, niños y adolescentes. Y se presume, como sucedió en mundiales anteriores, como Alemania 2006 y Sudáfrica 2010, y otros eventos deportivos de gran magnitud, que la oferta sexual de mujeres y niñas, muchas de ellas reclutadas bajo engaño y esclavizadas, crecerá aún más.

Se calcula que aproximadamente 600 mil turistas asistirán al Mundial, mayoritariamente varones, que viajan en grupos exclusivamente de varones. Una reciente encuesta realizada por el Diario Popular en su sitio web reveló que siete de cada diez argentinos pagaría por sexo en caso de ir a Brasil para ver al equipo de la Selección Nacional.

Justamente, frente a ese escenario, las campañas se multiplicaron en los últimos meses en Brasil. Algunos las protagonizan futbolistas consagrados como Kaká. Con consignas como “Jugá a favor de la vida. Denunciá la trata de personas”, “No desvíes la mirada” y “Los hombres de verdad no compran mujeres”. Una de ellas la impulsa la red internacional de monjas Talitha Kum, una articulación de religiosas presente en 19 de los 26 estados federales del país (ver aparte).

Rousseff hasta pidió a Adidas, uno de los patrocinantes oficiales de la Copa, que saque de la venta dos remeras cuyo diseño promocionaba a Brasil como un destino para consumir cuerpos femeninos. En una de las prendas, de color verde, aparecía escrita la frase “I love Brasil”, pero dentro de un corazón se veía un triángulo que aludía a la parte trasera de una tanga. En la otra, de color amarillo, se podía ver a una mujer en traje de baño junto a la leyenda “Lookin’ to score” (Buscando el gol), lo que puede llegar a ser entendido como “buscando chicas”. Prontamente, la multinacional informó en un comunicado que las camisetas formaban parte de una serie especial y limitada lanzada exclusivamente en Estados Unidos y que, por su política de escuchar a los clientes y socios, suspendería las ventas. El pedido a Adidas fue hecho directamente por la estatal Empresa Brasileña de Turismo (Embratur). “La explotación sexual es un crimen inaceptable y no puede confundirse en modo alguno con un tipo de turismo”, manifestó en ese momento el presidente de Embratur, Flavio Dino.

En ese marco, la presidenta brasileña promulgó días atrás una ley que endurece las penas previstas contra la explotación sexual de menores de edad y que impide que los acusados de ese delito se beneficien con la libertad bajo fianza, indultos o perdones de condenas. La ley, aprobada por la Cámara de Diputados, incluye la explotación sexual de menores de edad y de personas vulnerables, y la promoción de la prostitución infantil entre los crímenes calificados en Brasil como “repugnantes”, cuyas sanciones son mayores. La nueva legislación obliga a los condenados a permanecer más tiempo en prisión para obtener el derecho a la reducción de penas o a libertad provisional, por un delito que es castigado en Brasil con entre cuatro y diez años de cárcel. La promulgación de la ley se hizo en una ceremonia en el Palacio de Planalto, en el que participaron como invitados la presentadora de programas infantiles de televisión Xuxa, conocida defensora de los derechos de la niñez, y los creadores de una aplicación para teléfonos móviles y tabletas electrónicas que permite denunciar violencias contra menores, y cuya iniciativa fue elogiada por la jefa de Estado. “A partir de hoy Brasil cuenta con un fuerte instrumento legal en la lucha contra la explotación sexual de niños y adolescentes”, afirmó la mandataria en su cuenta en Twi-tter, a días del inicio del Mundial.

Paralelamente, se anunció que el gobierno se apoyará en las listas de Interpol, que serán distribuidas en los puestos fronterizos, para impedir el ingreso a Brasil de personas condenadas por pedofilia o acusadas de abusar sexualmente de niñas o niños. Aunque todavía no empezó el Mundial, hay otro partido que se está jugando por fuera de los estadios y es contra la trata.

http://m.pagina12.com.ar/diario/sociedad/3-248133-2014-06-08.html