Bolivia y Perú tratan por vía diplomática caso de empresario prófugo

La situación del empresario peruano Martín Belaúnde Lossio, procesado por presuntos hechos de corrupción en su país, es una cuestión diplomática entre los gobiernos de Bolivia y Perú, indicó ayer la ministra de Justicia, Sandra Gutiérrez.

“Es una cuestión diplomática, que ambos países tendrán que analizar”, explicó Gutiérrez en declaraciones a los periodistas tras el acto de rendición pública de cuentas de su despacho.

“Si este personaje (Belaúnde) no cumple con los requisitos para que esté presente acá y si es que ingresó de una manera ilegal, entonces, se lo tendrá que devolver, pero ya es una cuestión diplomática”, insistió.

En tanto, en Perú, el presidente Ollanta Humala en una entrevista con RPP señaló “estamos haciendo todas las gestiones necesarias a través de la Cancillería y el Ministerio de Justicia, para poder traerlo en el plazo más corto y ponerlo ante el juez, porque nadie tiene corona acá”.

Los hechos
Belaúnde participó en 2006 en la campaña electoral del actual Presidente del Perú. Fue acusado de gestionar intereses de empresas particulares para adjudicarles contratos con el Estado peruano en gobiernos regionales y obtener beneficios económicos personales.

Un tribunal ordenó en mayo de 2014 la detención preventiva del empresario durante 18 meses, mientras es investigado por la presunta comisión de los delitos de asociación ilícita, lavado de activos y peculado (mal uso de fondos públicos).

Según el medio digital Perú21, el empresario peruano ingresó ilegalmente a territorio boliviano, por Desaguadero, el 1 de diciembre de 2014. “No tiene sello de Migraciones”, reveló César Siles, presidente de la Comisión Nacional del Refugiado en Bolivia (Conare).
“En este momento él (Belaúnde) tiene la condición de solicitante de refugio, y nosotros, como lo establece nuestra ley, tenemos un plazo máximo de 120 días para resolver esta solicitud”, refirió el 2 de enero el canciller boliviano, David Choquehuanca, quien aclaró que “Bolivia no va a proteger a personas que huyen de procesos por delitos comunes y más aún de corrupción”.

En tanto, el presidente Evo Morales comentó el 4 de enero que “Belaúnde entraba y salía de Bolivia cuando quería. La última fue el 27 de diciembre de 2014 que salió y no se registra entrada al país, eso muestra que reingresó ilegalmente. De ser así, eso obedece a una captura, ¿cómo es posible que no respete las instancias correspondientes para entrar a Bolivia?”.

El presidente del Conare indicó ayer que “todavía no se definió ninguna fecha” para escuchar los argumentos de Belaúnde para solicitar el refugio.

Cambio