El peso continúa en bajada y acumula una devaluación de 26,6% en lo que va del año

El precio del dólar alcanzó un nivel sin precedente de 16.90 pesos en los principales bancos comerciales del país, 20 centavos más que en la víspera, con lo cual la divisa estadunidense se encuentra a un paso de llegar a los 17 pesos por unidad en las operaciones bancarias de menudeo.

Esa cotización fue resultado de que a las 14:55 horas de ayer el dólar en las grandes operaciones interbancarias llegó a 16.5982 pesos, nivel 1.15 por ciento superior al del cierre de la víspera, lo que orilló al banco central a activar el mecanismo de subasta de 200 millones de dólares con límite de precio. La presión sobre el peso continuó al cierre del mercado, al grado de que el Banco de México llevó a cabo a las 3 de la tarde la subasta extraordinaria de dólares.

El banco central sacó a subasta 200 millones de dólares, pero sólo asignó 33 millones a un tipo de cambio ponderado de 16.5961 pesos, más de 6 centavos superior al precio de 16.5342 pesos al que colocó otros 200 millones de dólares en la matutina subasta de divisas sin precio fijo. La participación del banco en las operaciones de mercado ayer fue de 233 millones de dólares en total.

Impulsado por la inminencia de que a mediados de septiembre la Reserva Federal de Estados Unidos inicie el proceso de elevación de las tasas de interés de los fondos federales, el dólar impuso su jerarquía, como ha ocurrido desde septiembre de 2014, a las monedas del resto del mundo, principalmente las de países emergentes, por la atracción de capitales que rehuyen el riesgo y buscan más seguridad en sus inversiones. La moneda nacional no ha sido la excepción.

El peso llegó ayer a una devaluación anual de 26.6 por ciento. Desde el 19 de agosto del año pasado hasta la misma fecha de 2015, la moneda mexicana ha perdido más de una cuarta parte de su valor frente al dólar, lo que equivale a 3.46 pesos; mientras en el tipo de cambio de la modalidad Fix, determinado diariamente por el Banco de México, la divisa estadunidense cotizó a 16.4908 pesos, alrededor de 6 centavos más elevado que en la jornada anterior.

A la par de un contexto financiero internacional adverso a la estabilidad monetaria, también hay factores internos que acentúan el debilitamiento de la moneda nacional como el tenue ascenso de la inversión y el consumo de los hogares, la desaceleración del crecimiento industrial, el deterioro de los términos de intercambio comercial con el exterior por la caída del precio internacional del petróleo y un desequilibrio ascendente en la cuenta corriente de la balanza de pagos, ahondan la devaluación del peso, el cual lleva una depreciación de 12 por ciento en el transcurso de 2015.

Gabriela Siller, directora de Análisis Económico-Financiero de Banco Base, comentó que el mercado comenzará a especular en cuanto a la revisión del PIB estadunidense la semana entrante y de la nómina no agrícola a publicarse el próximo 4 de septiembre.

La Jornada